No es un buen día para Albert Rivera, el presidente de Ciudadanos. Y es que el líder del partido naranja esperaba que Mariano Rajoy, tal y como llegó a proponerle, cediera su presidencia a otro miembro del PP. Lo que fuera, antes de que la moción de censura prosperara y ver en Moncloa a Pedro Sánchez.

Ciudadanos ha pasado en pocos días de abandonar al PP a darle una nueva oportunidad desde que la sentencia del caso Gürtel acelerara que el PSOE presentara una moción de censura contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Si en los primeros contactos se ofrecía al PP que Rajoy dimitiera y convocara elecciones, según fuentes del partido de Rivera, ahora se aminora la presión y se pide que Rajoy se vaya y que “ponga a otra persona al frente del Gobierno hasta las elecciones”.

En Ciudadanos no verían mal la idea de que la persona que pudiera ocupar el cargo de Rajoy fuese Soraya Sáenz de Santamaría pero “sólo para gestionar los asuntos prioritarios y convocar comicios”.
Pero finalmente Rajoy ha seguido su propia ruta e ignorando a Albert Rivera. La cara del líder de Ciudadanos es un poema.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa mujer de Bárcenas consigue en 24 horas 200.000 euros para salir de prisión
Artículo siguienteQuim Torra se querella contra Alfonso Guerra por llamarle “nazi”
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − siete =