La exalcaldesa de Valencia y senadora aforada Rita Barberá, después de haber recibido el respaldo del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, uno de los pocos dirigentes populares que la ha apoyado públicamente, ha anunciado que descarta por completo dimitir, ni se lo plantea, porque según ella no ha “contribuido” a ningún blanqueo de dinero en el grupo popular municipal ni tampoco en el partido. “Soy una persona honrada”, ha afirmado. Y en una estrategia similar a la del calamar y su famosa tinta, Barberá ha instado a redirigir los pasos de la justicia sobre los casos que afectan al PSOE en Andalucía y también apunta sobre Ciudadanos, al que acusa veladamente de financiarse ilegalmente. “Sin estructura de partido han pagado tres campañas casi seguidas”, subraya respecto al partido de Albert Rivera.

La senadora popular, que está siendo investigada por la justicia valenciana antes de que su caso pase al Supremo por su condición de aforada, ha asegurado también que no ha ordenado, ni conocido ni ha sabido nada de ese blanqueo, ni tampoco ha tenido nunca el menor conocimiento de una caja B, y añade que “todo lo que se ha dicho al respecto es falso”.

La ex regidora valenciana ha hecho estas afirmaciones en su primera rueda de prensa desde que se produjeron las detenciones por el denominado caso Imelsa y desde que concejales, exediles y asesores del grupo popular municipal declararon como investigados por un presunto caso de blanqueo en el Ayuntamiento de Valencia. Barberá dice “muy clarito y muy fuerte” que no dimite, porque no conoce nada de lo que se le acusa ya que el sumario está declarado secreto, porque cree que no ha cometido “ningún delito o ningún ilícito” y porque hacerlo sería asumir una responsabilidad sobre algo que no ha cometido.

“Me quieren hacer aparecer como la jefa de una trama criminal y corrupta porque he dado voluntariamente mil euros para una campaña criminal sin que se me devolviera nada”, ha lamentado Barberá, quien ha reclamado “sosiego” y “templanza” a los miembros de su partido que le han pedido explicaciones.

La senadora valenciana ha dado las gracias a varios miembros de su partido, entre ellos el presidente nacional del PP “y buen amigo” Mariano Rajoy. Igualmente, ha agradecido su actitud a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal; al ministro de Justicia, Rafael Catalá –“que no ha podido ser más claro”, ha recalcado– y al expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps, entre otros cargos del PP nacional. Así lo ha indicado en su primera comparecencia pública para dar explicaciones tras la investigación de la operación Taula, en la que ha negado haber contribuido ni ordenado ningún blanqueo en el grupo municipal en el Ayuntamiento.

Rita Barberá difundió el pasado 2 de febrero un comunicado en el que aseguró que “ningún contrato del Ayuntamiento de Valencia se ha amañado, ni ha habido ninguna mordida, ni desvío a financiación ilegal”. Barberá aseguró que las adjudicaciones del Ayuntamiento de Valencia, durante los 24 años que fue alcaldesa, en ningún caso se habían “puesto en duda”. Añadía en su nota que deseaba así salir al paso de la “pública petición por algunos miembros” de su partido y por “la presión de los medios de comunicación” para que diera “explicaciones de la situación judicial” del grupo popular del Ayuntamiento de Valencia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 2 =