La Generalitat de Cataluña sigue ofreciendo un nuevo espectáculo cada día, que no hace sino dañar de una manera irreparable la imagen de esta región de cara al resto del mundo. 

Hace pocos días asistimos al enésimo ridículo del Sr. Puigdemont, al anunciar que suspendía su viaje a Marruecos por algo tan sencillo como que nadie quería recibirle. Quizás habría sido más fácil si este país albergase una de las Embajadas que el Govern catalán tiene en el extranjero.

La verdad es que cada día se superan. Se superan al tener un Departamento de Exteriores, dígame usted para qué; se superan al anunciar que habrá un referéndum, con o sin un acuerdo con el Estado; se superan al presentarse ante un juez y decirle que incumplen las sentencias del Tribunal Constitucional porque “no las entienden”; se superan tantas veces, que nunca sabes por dónde podrán salirte.

Y es una pena. Es una pena, y una vergüenza, que estos señores que se supone que representan al conjunto de los ciudadanos catalanes estén actuando única y exclusivamente para defender sus intereses y los del minoritario sector independentista. Es indignante que no sepan reaccionar con el talante que se espera de un representante público ante las numerosas quejas de la sociedad civil reclamando su derecho a seguir dentro de España.

Y es, cuanto menos incomprensible, que los autores del “España nos roba” se disfracen de corderitos cuando se reúnen con Montoro y se lleven de vuelta a Cataluña miles de millones de euros del FLA, que dejan de destinarse a Comunidades Autónomas que cumplen las leyes y acatan las sentencias.

Pero no queda ahí la cosa. Es que luego resulta que tienes que escuchar, sin poder contestar lo que te gustaría, que Jordi Puyol, Artur Mas o Francesc Homs son hombres “honorables” que constituyen un “ejemplo” para los líderes catalanes.

La tomadura de pelo debe ir tocando su fin, y hay que ponerse manos a la obra para acabar con este constante despropósito y esta permanente agresión al Estado democrático y de Derecho que debe regir nuestra vida diaria.

La verdad es que compadezco la tarea que tiene la Vicepresidenta del Gobierno para dialogar con gente que se niega al diálogo y para hacer ver la realidad de la situación a alguien que no quiere verla.

Pero no podemos ampararnos, porque es lo que ellos quieren, en que hay que dialogar y negociar lo innegociable y pactar lo que es legalmente imposible, sino que tenemos que actuar con la firmeza que los españoles reclaman, en la calle, a diario, para que realmente todos seamos iguales ante la ley, los que incumplen las normas y las sentencias vayan a la cárcel y las decisiones que afectan a toda España las decidamos todos los españoles.

Las actuaciones de estos personajes perjudican la imagen de toda España y desestabilizan todos los esfuerzos que se están haciendo para salir de la delicada situación económica que hemos pasado.

Ya no vale eso de dejarles hacer lo que quieran para que aprendan de sus errores por sí mismos, porque en esas “pruebas” perdemos todos. Hay que ser firmes y contundentes, y marcar bien clara la línea que no deben cruzar. Las amenazas sin consecuencias… pocas veces resultan efectivas, y esta ocasión lo demuestra con meridiana claridad.

Pero está claro que el Gobierno no puede estar solo en esto, sino que todos los partidos políticos constitucionalistas han de estar unidos y actuar conjuntamente para parar los pies a los que no quieren más que la ruptura del sistema y del equilibrio democrático.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl futuro de Europa
Artículo siguienteUn diez para Los Guardianes de la Galaxia
Actualmente me formo en el Colegio San Agustín de Salamanca, donde estoy acabando 2º de Bachillerato, y en mi tiempo libre me dedico a mis dos grandes aficiones: la política y el periodismo. En el primer ámbito, formo parte de las NNGG del Partido Popular de Salamanca y en el segundo colaboro, como es el caso, con todos aquellos medios de comunicación en que tenga oportunidad de expresarme, ya sean digitales o impresos, locales, regionales o nacionales.

7 Comentarios

  1. Buenas tardes. Me parece que un joven del PP no es precisamente el más idóneo para argumentar sobre la poca honradez de algunos políticos catalanes- . Mire las manos sucias de su partido. Pregúntese por qué el señor Moix frena a la investigación del 3% si no es para evitar que una vez más un partido muy popular quede ensuciado por la corrupción.
    Después de aguantar 25 años de pujolismo solamente nos falta que los corruptos del PP nos den lecciones de honradez. Y por favor elimine las águilas franquistas de Salamanca, ya va siendo hora.
    Apestan a fascismo.

    • Mira por donde, a mí me parece muy oportuno y valiente que este chaval exprese lo que piensa. Pertenece, según el mismo dice, a las juventudes del PP. No por eso estará de acuerdo en todos los mangoneos en que los dirigentes del PP están involucrados. Todos somos ciudadanos, no me mueve ni una mano izquierda ni una mano derecha, sí que me une a la opinión de este muchacho el sentimiento de humanidad, Él tiene y usa la libertad de expresión y la usa para opinar sobre un tema público. Usted, arremete contra El, dando por supuesto lo siguiente.
      1.- Que está de acuerdo con la ideología franquista
      2.- Que está de acuerdo con la corrupción
      3.- Que es un ignorante y no se ha preguntado por lo del Señor Mis
      De la primera el chaval no da muestra en absoluto. De la segunda tampoco y de la tercera, seguramente tendrá su propia opinión a estará informado.
      Porque no nos humanizamos un poco?
      Que tendremos que pensar los lectores de Usted, al dar por sentadas las acusaciones personales que Usted le dedica?
      No todos estarán de acuerdo con la independencia de Cataluña ni con la forma de gestionar la misma, pero estará de acuerdo conmigo en que, con respeto y educación, todos podemos opinar. O no?

      • Muchas gracias por tu consideración!
        Efectivamente, una persona no suele estar de acuerdo nunca al 100% con las convicciones políticas de un determinado partido, aunque en mi caso comparta gran parte de la esencia del Partido Popular y, por ello, forme parte del mismo.
        Tengo, como muy bien afirmas y como le acabo de decir a tu compañero, libertad de expresión, y pienso seguir utilizándola.
        Y, evidentemente, ni estoy de acuerdo con la ideología franquista, ni con la corrupción, ni me considero un ignorante.
        Como decía antes, quien se esconde bajo un pesudónimo y no da la cara no demuestra sino la cobardía que tiene.
        Gracias, y un saludo.

    • Simplemente dejaré unas líneas para usted:
      No voy a entrar, porque estoy muy cansado de ello ya, en el “y tú más” que algunos os empeñáis en usar como arma arrojadiza entre partidos políticos. Tengo la firme convicción de que no sirve para nada.
      No tiene sentido ninguno que, unos a otros, nos acusemos con casos, sumarios… es del todo inútil.
      Es por ello que te animo a aportar tus ideas a un partido político, el que más te guste, y a que trabajes conjuntamente con ellos a mejorar la sociedad y contribuyas, en la medida de tus posibilidades, a lograr que España sea un país mejor, más justo, más social y más unido.
      Abrazo,
      Javier Marcos

  2. Lo que no se entiende, después de casos como los del pequeño Nicolás y el criadero de corrupción que integra las filas del PP… que chavales como este tengan voz en un medio de comunicación serio (o que pretende serlo). La opinión, construirla, conformarla, expresarla y lanzarla, no puede confiarse a cualquiera. Y menos cuando se hace una defensa a ultranza de los valores de un partido (de sobra, demostrado) corrupto, de la base al tejado.
    El discurso de este chico, por juventud, inconsciencia o inocencia, está vacío. Nadie duda de su capacidad dialéctica, pero si se rasca un poco entre los ramajes del lenguaje, queda claro que no hay más que el mensaje oficial del partido. Es una pena que un chaval tan joven tenga ya tan lavado el cerebro.
    Todos podemos opinar, pero cuando la opinión es personal y no un discurso en diferido de una ideología ajena. Que lo formen, lo aconsejen y le enseñen cómo funciona el mundo fuera de los enchufismos que vertebran las bases del PP. Mientras tanto seguirá con su discurso vacío, creyéndose alguien. Ridículo permanente.
    Da la impresión de que se le ha aupado hasta posiciones para las que aún no ha conocido vida suficiente. Ojalá me equivoque. Si gente como esta llega a altos cargos sin conocer la realidad, mal futuro nos espera…

    • Hasta hoy no he tenido posibilidad de leer estos comentarios. Quiero decirte, en primer lugar, que el nombre de DonNadie te viene que ni pintado…
      Una persona, no por ser yo, sino por ser persona, tiene derecho a hablar, a expresarse, a opinar sobre temas que verdaderamente le importen y le preocupen. Diario16 es, como usted dice, un medio de comunicación serio, al que agradezco enormemente la oportunidad que me ha dado, siendo tan joven, para expresarme a través de una columna de opinión.
      Si tú crees que puedes hacerlo: adelante, escríbeles y, si convences, te espera un apasionante futuro en estas filas.
      Jamás defenderé la corrupción, venga de donde venga, pero jamás consentiré, de igual modo, que gente como usted tenga la “valentía” de, tras un pseudónimo cobarde, insultar y desacreditar a todo un partido político por el simple hecho de que no comulgue con sus ideas.
      No defiendo a ultranza los valores de nadie, defiendo mis principios, mis ideas y mis convicciones que, por cierto, coinciden (y a mucha honra) con las tesis del Partido Popular.
      Siento que no te haya gustado mi artículo, pero no haré como tú: yo sí que respetaré tu opinión y me esforzaré, todo lo que pueda, para que el próximo te convenza.
      Un saludo,
      Javier Marcos

      • Escucha, observa, analiza, reflexiona, saborea y palpa la realidad.
        No solo la realidad “triste” de esta España actual, sino la realidad de esos partidos políticos que nos ¿defienden?, ¿movilizan?, ¿conciencian?…
        La corrupción del PP está demostrada, como la del PSOE y todas esas grandes figuras políticas que han caído en el vicio de las puertas giratorias. Esa es la realidad política española.
        Si tú, chico, tienes la oportunidad de entrar con aire nuevo y cambiarla, hazlo. Pero si alabas y defiendes la gestión de la política de vieja escuela… más de lo mismo.
        Intenta convencerme en tus artículos, te invito a ello. Pero expresa tu opinión, no un programa oficial del partido de turno.
        Espero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + cinco =