Para desgracia del PP, el ex secretario del PP valenciano, Ricardo Costa, ha reconocido en su declaración ante el Tribunal del caso Gürtel, que el Partido Popular valenciano se financiaba en elecciones con dinero negro de los empresarios contratistas de la Generalitat. Además, ha culpado al ex presidente de la Comunidad valenciana, Francisco Camps, de contratar directamente a la empresa Orange Market.

El caso Gürtel llega así a su máximo momento de tensión, con declaraciones de Costa quien durante años fue el brazo ejecutor de Camps y de todos los movimientos fraudulentos que se desarrollaron, según está reconociendo en directo en sede judicial.

Costa se enfrente a una petición de la Fiscalía de 7 años y 9 meses de prisión por delitos electorales y de falsedad documental.

La intervención del ex secretario general del PP de Valencia ya había mostrado los últimos días su distanciamiento de Francisco Camps, de hecho Costa, ha llegado a denunciar en los medios de comunicación presiones de Camps por su posible confesión, ha culminado con este tirar de la manta que, sin lugar a dudas pone las cosas muy complicadas judicialmente a Francisco Camps.

“Es cierto que el PP se financiaba con dinero negro” afirma Costa. Una frase que cierra el capítulo más importante de la financiación ilegal del PP en Valencia.

La declaración de quien fuera el máximo responsable del PP en Valencia podría ser la estocada final para Francisco Camps, que está a salvo de cualquier implicación jurídica por haber prescrito el delito, pero no de la presión para que deje su puesto en el Consell Juridic i Consultiu.

La presión no a hecho mella en Camps y sigue aferrado al sillón.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + diecisiete =