Por tercer año consecutivo, un equipo español será campeón de la  Champions League.

Ningún país había conseguido, en el Siglo XXI, ganar con alguno de sus equipos la Champions tres años seguidos.

Lejos quedan ya los seis títulos, que de forma consecutiva, fueron a parar a Inglaterra entre las tempordas 1976-77 y 1981-82. Tres títulos del Liverpool, dos del Nottingham Forest, sí, del Nottingham que ahora milita en la segunda división inglesa, y uno del Aston Villa.

También persiste una maldición; ningún equipo ha conseguido proclamarse campeón dos temporadas consecutivas desde que se cambió la nomenclatura de Copa de Europa a Uefa Champions League en la temporada 1992-93.

El último equipo capaz de hacerlo fue el Milán de Arrigo Sacchi, Gullit y Van Basten en las temporadas 1988-89 y 1989-90.

En 2016 habrá de nuevo campeón español, y si gana el Atlético de Madrid, serían tres campeones diferentes del mismo país en tres años; Real Madrid, FC Barcelona y Atlético de Madrid.

Con estos datos, se puede pensar que la española es la mejor liga del mundo, sobre todo, si tenemos en cuenta que en la final de la UEFA Europa League se ha colado también el Sevilla. Puede haber, por lo tanto, campeón de Champions y UEFA españoles como ha ocurrido en las dos últimas temporadas.

El dominio en Europa contrasta con una Liga con demasiada desigualdad entre los equipos de arriba y los humildes, lo que se ha conocido muchos años como la Liga de dos, hasta la irrupción del Atlético de Madrid. Muchos añoran los tiempos en los que Deportivo de la Coruña, Valencia, Real Sociedad o Athletic de Bilbao, pudieron alzarse con el campeonato liguero.

Desde la temporada 2004-2005, Real Madrid y Barcelona se han ido alternando como campeones domésticos con la excepción de la temporada 2013-2014 en la que el Atlético se proclamó campeón.

La eterna comparación entre La Liga y La Premier League inglesa está ahí. A nivel organizativo, siempre se ha puesto como ejemplo la Premier; cada vez que algo falla en nuestra liga, se habla de la competición inglesa como el modelo a seguir. Lo que sí parece claro que deberíamos revisar es el reparto por los derechos de televisión que perciben los diferentes equipos en España. La clase media baja del fútbol español está muy lejos de los equipos punteros y no se da con demasiada frecuencia que los equipos pequeños den la sorpresa. Demasiados partidos descafeinados porque la goleada del grande al pequeño es bastante previsible.

En España Real Madrid y FC Barcelona perciben unos 140 millones de euros anuales en derechos de televisión, y el tercero baja a los 48 millones. En Inglaterra hasta nueve equipos reciben más de 100 millones de euros y el que menos ingresa  de la Premier, supera los 70 millones. En nuestra liga, por ejemplo, el Rayo Vallecano ingresa 18 millones de euros, casi diez veces menos que Real Madrid y Barça.

En la liga inglesa, hasta cuatro equipos si incluimos al Leicester esta temporada, se han ido alternando como campeones desde la temporada 2004-2005. Tres han predominado: Manchester United, Chelsea y Manchester City, pero a diferencia de España, un equipo que un año queda campeón, al año siguiente puede ni entrar en Europa y también otros equipos como Liverpool o Arsenal, aunque no se han llevado ningún título recientemente, sí que han conseguido alcanzar la segunda o tercera posición. En resumen, se da más alternancia y no hay un pódium tan establecido y previsible.

Este año, el Leicester se ha proclamado campeón, menos de un año después de haber estado a punto de descender de categoría. Cierto es que lo de esta temporada es casi un milagro y se ha dado la circunstancia de que casi todos los grandes han fallado.  El segundo clasificado es el Tottenham, un histórico pero que lleva sin ganar la Premier desde el año 1961 y que la temporada pasada terminó quinto a más de 20 puntos del Chelsea.

Más llama la atención, que precisamente el Chelsea, campeón la temporada pasada, se sitúe en ésta a 29 puntos del Leicester y ocupe la novena posición.

Cuesta imaginar en la liga española a un Real Madrid o FC Barcelona a casi 30 puntos del primer clasificado.

El debate está servido, ¿preferimos tener una liga más competitiva en la que en casi cualquier partido pueda darse la sorpresa o una liga en la que los dos grandes (ahora tres) arrasen pero sigamos dominando Europa?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × cuatro =