La semana pasada tuve la inmensa fortuna de coincidir en la Asamblea con un grupo de más de 100 alumnos de toda España, acompañados de sus profesores, que acudían a la fase final de la V Olimpiada Nacional de Filosofía. Daba gusto ver, escuchar, observar y aprender a esta parte de nuestros jóvenes, cómo se expresaban, cómo transmitían los procedimientos de procesar la información que les habían enseñado y sobre todo, cómo explícitamente se establecía una comunión con toda la Comunidad. Agradeciendo lo que son y en lo que se están convirtiendo gracias a un sistema educativo y a un entorno que les había impulsado.

En este punto, es cuando nos percatamos de la necesidad de recuperar, a sus iniciales propósitos, asignaturas como Educación para la Ciudadanía. Reconocer el esfuerzo que ha hecho la Consejería de Educación y Empleo en incorporar el número de horas adecuadas a materias como Filosofía.

Vemos, recordando a las maestras de la República lo importante que es enseñar a aprender. O, siguiendo algunos lemas, atreverse a pensar. En esta ocasión un jurado ha podido analizar sus disertaciones sobre un tema muy ocurrente: revolución y utopía. Era curioso verles reivindicar la imperiosa necesidad de dotarse de un espíritu crítico. Pelear porque la sociedad en la que se desenvuelven no se corrompa. Inmiscuirse en todo lo que les rodea ( y les va a rodear).

Estaban presentes lo mejor de cada Comunidad y se palpaba la cooperación científica y filosófica en un lugar, como muy bien precisó una de las ponentes, completamente idóneo: la Asamblea, en griego ecclesía.

Es el mejor sitio para compartir los argumentos, para perseguir la excelencia. Así, estos chic@s han podido mostrar sus habilidades en disertación, dilema, fotografía o vídeo. Cuatro categorías donde han deleitado a todos sus compañeros con su sabiduría.

Por último, el miércoles se celebró el Día de Europa en Yuste. Me sorprendió muy alegremente la intervención de una alumna de 15 años del IESO de Ceclavín, Manifestó a todos los presentes que seguramente a su edad estaba falta de años, pero le sobraban ilusiones por los años venideros. Esperanzador.

Sin duda, estamos muy bien acompañados. Hay garantía, como también se comentó, de una buena base.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 3 =