Tan sólo unas horas tardó David Cameron en anunciar que se marchaba, aunque fuera en diferido, después de conocerse la apuesta de la ciudadanía británica por el Brexit. Pongo el acento en esta cuestión porque la cultura política en Europa se diferencia mucho de la nuestra en lo que respecta a la asunción de responsabilidades políticas. Recordemos aquellos ministros alemanes que dimitieron tras hacerse público que podrían haber plagiado algunas partes de sus tesis doctorales años atrás.

En España, sin embargo, las cosas no funcionan así. En cada caso de  corrupción, los implicados niegan sistemáticamente los hechos y se aferran a sus cargos prácticamente hasta que una sentencia judicial los aparta de ellos. Igual está sucediendo con el enésimo escándalo aparecido, provocado por la entrega por fascículos de unas comprometedoras conversaciones entre el Ministro del Interior y el responsable de la Oficina Antifraude de Cataluña.

Además de la responsabilidad que debería entrañar que se pueda grabar al mismísimo Ministro encargado de la seguridad ciudadana sin su conocimiento, el contenido de las conversaciones revela cómo se podrían haber utilizado recursos públicos, pagados por la ciudadanía para perjudicar a los adversarios políticos. Por si esto fuera poco, el Ministro se proclama víctima de una conspiración y anuncia una investigación al tiempo que la policía se persona, sin autorización judicial, en la sede del medio de comunicación que ha publicado las conversaciones.

Más allá de las responsabilidades penales que puedan tener los implicados y que determinará la justicia, el Ministro del Interior en funciones debería abandonar su cargo. La mera sospecha de que el Ministro responsable de la seguridad ciudadana pueda actuar contra los adversarios políticos, utilizando para ello todo el aparato del Estado, provoca tal sensación de desconfianza en las instituciones que deberían velar por nuestra seguridad, que la dimisión es la única salida posible.  En este caso, más que en ningún otro, no podemos esperar a que un juez determine responsabilidades, porque el daño que se ha producido es irreparable y aumenta cada día.

La pregunta obligada es qué tiene que suceder en nuestro país para que los cargos públicos asuman responsabilidades cuando suceden cosas como ésta y si, de alguna manera, la ciudadanía tiene alguna responsabilidad en que no sea así. No sé si el número y la magnitud de los casos de corrupción aparecidos en los últimos años han conseguido anestesiarnos, insensibilizarnos de alguna manera, o si se ha acabado asumiendo que la corrupción es inherente al ejercicio de la política.  Sea como fuere, la ciudadanía tiene que alzar la voz y decir basta. Son ya demasiados casos y demasiado graves.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorRajoy caminará solo hacia la Moncloa
Artículo siguienteIslandia certifica el Brexit
Aunque nací en Sevilla en 1974, pasé mi infancia y adolescencia entre diversas localidades, destacando Ronda entre todas ellas. Cursé mis estudios de licenciatura y doctorado en la Universidad de Sevilla, donde soy Profesora Titular de Derecho Constitucional. Soy autora de numerosos artículos en revistas científicas y de los libros Las Cortes Generales en la jurisprudencia del Tribunal constitucional, La autonomía parlamentaria en la práctica constitucional española, y La propia imagen como categoría constitucional. He sido asesora del Secretario de Estado de Asuntos Constitucionales y Parlamentarios, en el Ministerio de la Presidencia. Desde su constitución pertenezco al Consejo Ciudadano estatal de Podemos. En la actualidad, diputada andaluza por Podemos. Tratando de conciliar teoría y práctica, lo que debe ser y lo que es, aprendiendo y desaprendiendo.

1 Comentario

  1. ESPERANZA , esta gente no tiene cultura social , han estudiado en colegios catolicos , vienen de familias con idiologias franquistas (fascistas) , ellos piensan ( como las familias reales) que dios los ha elegido para estar donde estan . lo mas gordo de todod esto es que “chupan” del bote , cobran grandes sueldos publicos , manejan grandes fortunas que reciben grandes sumas de dinero publico a traves de subvenciones y chunchullos , solo hay que dar una ojeada por las empresas del ibex , quien es quien para tener una idea de la clase de gente que son . por otra parte tenemos un pueblo de ignorantes (hablo con gente que hace unas decadas vivian con los animales y pertenecian a los señoritos como si fueran objetos , hoy son votantes del pp o mas de derechas y odian todo lo que venga de izquierda por una ignorancia supina¡¡) una izquierda que se muerde el rabo que no ha sabido ni sabe que el sexo de los angeles es cosa pasada , del pasado pasado¡¡¡. tenemos unos medios de comunicaciop que siembran el panico en vez de explicar y razonar , son pagados por unas empresas paralelas a los gobiernos de turno…….podria seguir con , la iglesia , los militares , policia ….lo que en medios se conocen como las cloacas ….a si que crees que con este panorama gente como la de la foto tienen conciencia politico-social que les haga pensar en dimitir ?…..viven en un pais que es su cortijo…..
    salud

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × cuatro =