Tras los últimos comicios del 26J donde el Partido Popular fue la fuerza más votada, el arco parlamentario quedó muy fragmentado con la complejidad que esto supone para la conformación de un nuevo gobierno.

Tras el 26J el responsable de conformar gobierno y buscar un acuerdo de gobernabilidad ha sido el impasible Mariano Rajoy que aceptó el encargo del rey, no sin controversia, actitud a la que nos tiene acostumbrados, un “sí” sin compromisos, un “no” sin ofrecer alternativa.

Durante este periodo Rajoy parece que ha encontrado a su aliado más fiel en Ciudadanos, que tras apelar a la responsabilidad política y de estado, ha decidido dar su apoyo a Rajoy a cambio de seis medidas anticorrupción aceptadas parcialmente por un partido sumergido en una ciénaga de corrupción.

Tras este acuerdo, los ataques de los diferentes líderes al PSOE han sido incesantes, acusando a Pedro Sánchez de no tener responsabilidad política y de Estado que ha mantenido claramente su negativa de dar su apoyo a Rajoy y su gobierno de desigualdad y atraso social.

Ante esta situación, mi pregunta es: ¿si tanto Rajoy como Rivera saben realmente lo que significa responsabilidad política de país y Estado?. El primero, acorralado por la corrupción y los sobresueldos, tendría que haber dimitido ya y el segundo, Ciudadanos, dispuesto a apoyar a un partido indecente, cuando se presentó como abanderado de la lucha contra la corrupción, demuestran su mediocridad y su falta de responsabilidad política de país para revertir la actual situación de desigualdad social en un país en el que la mitad de los jóvenes siguen sin empleo y en el que las cotizaciones a la seguridad social por parte de los trabajadores debido a la precariedad laboral, abocan a España a un futuro sin los pilares básicos del Estado de Bienestar que durante décadas el PSOE ha construido y mantenido.

Por lo tanto, este “no” que tanto critican Rajoy y Rivera demuestra cada día que si alguien está demostrando una responsabilidad política y de Estado es Pedro Sánchez, atacado sin argumentos políticos y presionado, traspasando todas las líneas rojas, por los poderes fácticos de la derecha, mientras Rajoy pasea plácidamente su impasibilidad e indiferencia, demostrando su reiterada actitud burlesca ante esta situación, esperando gobernar sin ofrecer un cambio de rumbo para este país y ofreciendo más precariedad y mayores desigualdades dirigidas a crear un país sumiso y sometido a mayores recortes.

¿Dónde encontrar la verdadera responsabilidad política y de país? En un partido como el PSOE con Pedro Sánchez a la cabeza que desde el primer momento expuso las razones de su negativa hacia un nuevo gobierno del PP, sacudido por años de corrupción, que ha disparado nuestra deuda pública y ha vaciado deliberadamente la hucha de las pensiones, dilapidando el Estado de Bienestar y los derechos sociales, ciudadanos y laborales, colocando a España como uno de los países con mayor desigualdad de la UE.

Es un “no” que pretende poner remedio a esta oleada neoliberalista que acecha España y que pretende, desde una conciencia de verdadera ideología socialista, devolver a cada ciudadano la ilusión de recuperar sus derechos y frenar esta caída hacia un abismo al que nos dirige el Partido Popular. No es no. No a Rajoy, No al PP, No a la corrupción y No al neoliberalismo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 16 =