Una operación de la Unidad de Protección a la Familia, Mujer, Menor y Mayor de Policía Municipal de Madrid, conjuntamente con Policía Nacional, ha permitido rescatar a un niño rumano maltratado por su padre en el contexto de una situación de violencia machista, a la que la unidad hacía seguimiento.

Los padres del menor vivían separados, el padre con el niño en Rumanía y la madre en Madrid. Esta había denunciado con anterioridad malos tratos por parte de su pareja en la Unidad de Protección a la Familia, Mujer, Menor y Mayor de la Policía Municipal de Madrid.

El sábado por la mañana, la madre comenzó a recibir en su móvil mensajes con amenazas de muerte y vídeos del menor, que aparecía en un entorno boscoso cerca de Buzau, Rumanía, en el que se apreciaban signos de tortura. La ex pareja exigía a la mujer 1.000 si quería que dejase de maltratarlo.

Una vez denunciados los hechos ante la Unidad de Protección a la Familia, Mujer, Menor y Mayor, desde la misma se dio traslado del caso a la comisaría de Usera, en la que el Grupo de Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía se hizo cargo de las diligencias, procediendo a dar traslado de toda la información a INTERPOL para que la policía rumana actuase de inmediato.

Pocas horas después, un grupo de intervención de la Policía Rumana liberó al menor, que se encontraba en casa de su abuela paterna, siendo trasladado a un centro sanitario para recibir asistencia médica. Poco después, fue hallado y detenido el progenitor, que había emprendido la huida.

El menor, en estos momentos se encuentra ingresado en un Centro Asistencial en Rumanía, y su madre está recibiendo una especial protección por parte de nuestra Unidad de Protección a la Familia, Mujer, Menor y Mayor, como víctima de código “Riesgo Extremo”, dando traslado al Juzgado de Violencia de todas las actuaciones realizadas./

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLos políticos destapan su machismo en Twitter
Artículo siguienteLa cárcel no acabará con el independentismo

Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible.
Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann.

Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública.

Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho + 9 =