Canal Sur se hace eco del reportaje publicado por Diario16.

El drama de cientos de miles de trabajadores españoles que malviven como falsos autónomos ha sido objeto de un amplio reportaje en el programa Los Reporteros de Canal Sur, que recoge las denuncias de ex delegados de Mapfre publicadas por Diario16 en exclusiva.

En el programa habla un ex agente delegado de Mapfre que prefiere mantener su rostro oculto por miedo a represalias, y que durante años trabajó como supuesto falso autónomo para la multinacional Mapfre. “Aunque desarrollaba mis labores con contrato mercantil estaba sometido a todas las normas que la compañía exigía, entre ellas exclusividad, horarios, reuniones, rellenar informes frecuentemente y una serie de pautas que no son habituales en un trabajador autónomo como era yo”, explica la víctima del abuso laboral.

“Por temas de coste es mucho más fácil tener un autónomo, que no obliga a soportar bajas laborales, ni jubilaciones, y los trabajadores, durante varias décadas, siempre tienen que rendir al mismo ritmo. Cuando ven que otro rinde más que ese autónomo o llega otro más joven que él, se le despide y meten a otra persona en su lugar. Te mandan a la calle sin previo aviso en la mayoría de los casos y a buscarte la vida y a empezar desde cero”, asegura el ex empleado de Mapfre que participa en el programa de Canal Sur.

Desde que Diario16 destapó la problemática situación en el sector de los seguros, la Asociación Liberados de Mapfre ha conseguido afiliar a más de 180 trabajadores que se sienten explotados. “La mayoría de los despedidos llevábamos 25 y 30 años en la compañía. Quedarse con nuestra cartera de clientes de tantos años es un claro enriquecimiento para las aseguradoras porque dejan de pagarte esas comisiones que se quedan ellos”, añade el testigo. Mapfre ha rechazado participar en el programa alegando que en la actualidad tiene procesos judiciales en marcha. Sin embargo, niega que esté contratando a falsos autónomos, según explica la voz en off del programa.

Lorenzo Amor, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos, asegura en el espacio Los Reporteros que en la actualidad hay más de 100.000 falsos autónomos en España y en torno a unos 15.000 viven en Andalucía. Gran parte se concentra en el mundo del periodismo y la comunicación, según Amor, que recuerda que este ha sido el único sector desde el estallido de la crisis que “no ha perdido autónomos, sino que ha ido creciendo”.

Seguros y transporte son dos sectores proclives a esta forma de fraude laboral, según Sergio Ramos, secretario de Empleo y Nuevas Realidades Laborales de Comisiones Obreras. Los falsos autónomos proliferan en empresas que se dedican a mensajería urbana, a trasladar mensajes “en bicicleta, en moto, en coche. Y luego hay sectores más profesionales como la Sanidad (odontólogos, médicos enfermeras), arquitectos” que también padecen esta lacra.

Los falsos autónomos son nocivos no solo para los propios trabajadores que son contratados mediante esta modalidad –ya que ven perder derechos laborales básicos– sino para la economía de un país, ya que se rompe el equilibrio entre la oferta y la demanda, según explica en el reportaje Fermín Yébenes, portavoz del Sindicato Progresista de Inspectores de Trabajo. “Algunos empresarios abusan de su posición con trabajadores desesperados por encontrar un empleo y les ofertan esta situación, este contrato mercantil que en realidad es un contrato de trabajo puro y duro”, alega. La Inspección de Trabajo es el primer paso para denunciar el fraude laboral. Yébenes recuerda que desde algunas plataformas digitales se está fomentando la figura del falso autónomo, sobre todo en sectores relacionados con la mensajería y el reparto de mercancías y alimentos. El falso autónomo es un fraude de ley que supone una competencia desleal para aquellas empresas que contratan legalmente a sus trabajadores, que pagan sus cotizaciones y que abonan sus impuestos. “El hecho de que tengamos falsos autónomos hace que la Seguridad Social pierda unos ingresos en torno a 300 millones de euros al año por un mal encuadramiento de estos trabajadores. Pero además el falso autónomo está desprotegido porque no tiene la misma protección que tiene un asalariado”, explica Amor.

Según los expertos, en España se puede hablar ya de dos categorías de trabajadores con derechos laborales muy desiguales: los amparados por el derecho del Trabajo y por el Estatuto de los Trabajadores, con unos sueldos más o menos dignos que están garantizados por los convenios colectivos, y los que soportan un contrato regulado por el Derecho Mercantil, que son falsos autónomos y que perciben unos sueldos sensiblemente inferiores a los primeros”, añade Yébenes. Además, el portavoz de los inspectores recuerda a los empresarios que llevan a cabo estas prácticas que incurren en un fraude a la Hacienda Pública porque de esta manera “se benefician de desgravaciones que de otra forma no podrán utilizar y tributarán en menor medida a la Hacienda Pública”.

La precariedad laboral que alimentan los falsos autónomos se ha cebado sobre todo con el colectivo de jóvenes con un primer empleo –aseguran los periodistas de Los Reporteros–. Así, una enfermera también con el rostro cubierto denuncia que le pagaban sueldos tercermundistas por turnos de noche interminables mediante este tipo de contrato.

Desde hace algún tiempo, el Ministerio de Trabajo ha habilitado un buzón virtual de denuncias anónimas que garantiza una mayor persecución de estas prácticas irregulares.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho + 18 =