Decía Mariano José de Larra que España es el país del “vuelva usted mañana”, cuando criticaba la pereza de los españoles para cualquier cosa. No le faltaba razón, pero diré en favor de los ciudadanos que tampoco podemos presumir de tener una administración ágil, precisamente. Ya estamos acostumbrados a largas y monótonas colas para cualquier gestión sencilla, que no nos llevaría más de unos minutos si no fuese por la gente que tenemos delante.

Uno de esos trámites obligados para cada uno de los habitantes, sin excepción, es el del Documento Nacional de Identidad, o sus siglas DNI. La administración pone a disposición de los usuarios una página web (hoy día todo el mundo tiene Internet) y/o un número de teléfono a nivel nacional (el 060) donde poder solicitar una cita previa con día y hora concreta. Es necesario recordar que el documento se puede renovar hasta 90 días antes de que caduque, por lo que no es necesario agotar ese plazo, disponiendo de un margen suficientemente amplio como para renovarlo a conveniencia. Y también informar de que como españoles nos podemos renovar el DNI en cualquier comisaría, no necesariamente en la de nuestra demarcación.

El trámite es verdaderamente sencillo: una fotografía tamaño carné y un certificado de empadronamiento, en el caso de que hayamos cambiado de domicilio desde la última renovación. En la actualidad podemos salir de comisaría con el DNI nuevo en apenas diez minutos.

Pero lo más dificultoso es la cita previa. Lamentablemente hay periodos del año donde la saturación es más elevada que otros. Y es precisamente cuando necesitamos utilizar el documento que nos percatamos de que está caducado, especialmente en fechas señaladas como periodos vacacionales, declaración de la renta, matrículas universitarias o firmas ante notario, por citar algunos ejemplos, dando lugar a que la “cita previa” se extienda más de lo deseable. Ocurre entonces que esa moderada semana, que suele tardar la administración en darnos cita en cualquier época del año, se convierte en un angustioso mes.

También es algo muy nuestro acordarse de Santa Bárbara cuando truena. Quizá Larra, cuando bromeó con que España era el país del “vuelva usted mañana”, lo que quería decir realmente es que aquí tenemos que volver varios días a la administración porque no hemos sido capaces de prever con antelación que nuestro documento de identidad va a caducar y solicitar una sencilla y efectiva “Cita Previa”, sobre todo antes de que llegue el verano y evitar esas largas y tediosas colas. Renovarse el DNI no es para el verano.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorMásMóvil se hace con Yoigo para reforzarse su cuarto puesto como operador móvil
Artículo siguienteEl posfranquismo, historia de lo inevitable
Escritor conocido por sus novelas de género policíaco. Ha impartido clases en la Escuela Canaria de Creación Literaria, es colaborador del Diario del AltoAragón y del El Periódico de Aragón. Ha sido el organizador de las diferentes ediciones del Concurso literario policía y cultura (España) y colabora en la organización del Festival Aragón Negro en las actividades convocadas en la ciudad de Huesca. Desde el año 2012 es considerado el creador del término Generación Kindle, nomenclatura utilizada para referirse a una serie de escritores surgidos de la edición digital. En el mes de enero del año 2013 fue uno de los seis finalistas preseleccionados para optar al Premio Nadal en su 69º Edición con la novela La noche de los peones.

1 Comentario

  1. es increíble que aun hoy con las tecnologías al alcance de vuestras manos la gente siga haciendo esas largas filas para renovar el d.n.i si hay sitios que uno pude acceder : http://www.dniecitaprevia.es/pedir-cita-dni pero es solo para sacar la cita y a veces esta muy saturado yo sigo insistiendo que todo el tramite tiene que hacerse vía online por lo menos para la renovación y así evitaríamos las extenuantes filas .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − tres =