El pasado fin de semana se han celebrado los Congresos Provinciales del PSOE de Extremadura. Y digo celebrado, a propósito, pues se trata de la consumación de la fiesta de la renovación orgánica en el Partido. Se ha debatido y aprobado la gestión de las Ejecutivas salientes, prueba inequívoca de que las cosas se han hecho bien. Entre otras razones, han sido los responsables de llevar a la organización a la recuperación de la confianza que la ciudadanía extremeña depositó en los socialistas.

Ahora, se trata de impulsar lo conseguido. Para ello, no bastan sólo los nombres, la fuerza de la gente. Miguel Ángel Morales y Rafael Lemus tienen ante sí el reto de poner en marcha un dispositivo ideológico y programático que responda a las necesidades concretas de los extremeños.

Tras un proceso de primarias, del que ha salido lo mejor que tiene el PSOE, nos encontramos en la necesidad de dar respuestas a cuestiones tan básicas como las infraestructuras. En breve, por ejemplo, tenemos que volver a clamar por el AVE en Madrid.

La Economía Verde, sobre la que se está trabajando en los últimos meses, con la ayuda inestimable de la Universidad de Extremadura y la implicación en interés de numerosas empresas y colectivos, convencidos de que es un camino de no retorno.

La lucha contra la despoblación. Pese a que en nuestra región, a diferencia de otras zonas de España, no se ha cerrado ningún pueblo y mantengamos una digna presencia de servicios públicos esenciales en ellos, como son la sanidad y la educación, no es menos cierto que es una preocupación enorme. Además, encadena el resto de políticas. De mantener una pirámide poblacional sostenible depende que sean efectivos el resto de objetivos del Estado de Bienestar.

En una Comunidad como la nuestra, la agroindustria debe despegar definitivamente en el próximo lustro. Es una parte esencial de nuestro desarrollo. Una seña de identidad característica de nuestro buen hacer.

Y finalmente, lo más importante: el empleo. Si el futuro está en los jóvenes y en este sector se ha cebado con crudeza el paro y la emigración, es el momento de obsesionarnos por levantar el vuelo. Por recuperar el retorno del talento. Por incentivar contrataciones públicas y privadas. Por animar la creación de estructuras que posibiliten las contrataciones.

Despedimos los Congresos con la Memoria de los compañeros, algunos que nos dejaron estos últimos 5 años. Sin ellos no hubiéramos llegado hasta aquí.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve + dieciocho =