Este viernes, con la declaración de independencia no culminó la crisis política, ya que dio paso a la posterior activación del artículo 155 que faculta que el ave de Atocha pase por encima del tranvía de Parla. Y aunque es legal, legítimo es muy difícil de aplicar, pero pone a cada uno en su sitio, en especial a los partidos de Izquierda. El procéss ha puesto de relieve la enorme crisis interna y de imagen que viene sufriendo Podem Catalunya. El partido de Pablo Iglesias tiene cuatro diputados dentro del grupo parlamentario Catalunya sique es pot, compuesto además de Dante Fachín por ICV, EUiA y BComú pero que controla el sector indepe de ICV que no es Coscubiella. La idea centrla y hegemonica de que solo se puede ser de izquierda, si  previamente  se suman al frente comun independentista. Eso implica ser super condescendiente y comprensivo con el nacionalismo y  perdonarle todo al separatismo -incluida la corrupción- eso junto al sistema de votación de los cargos, y la ambigüedad permanente, hace que la confluencia de izquierdas se tambalee.  Ambiguedad que se muestra en el silencio de este grupo parlamentario cuando se aprobaron las leyes que permitieron la declaración de independencia con 72 votos cuando el estatut de autonomía decía que fueran 90 como mínimo, cuando se acosaron a los alcaldes, algunos de ellos del PSC y Podemos, les acosaron porque no querían dejar las escuelas para que pusieran urnas el 1-0.

Gran parte de la responsabilidad de esta crisis de Podemos en Catalunya, la tiene Pablo Iglesias, que ha vaciado el partit entregando todo el poder y representación a Xavi Domeneq, aquel con quien se dio el beso en la carrera de San Gerónimo. A la muerte de Franco, Suarez trajo a Tarradellas para que no ganara la izquierda comunista, pero en el fondo legitimó la acción de ese sector de la burguesía identitaria catalana que representaba el mismo Tarradellas desde en su día. Así siempre desde la burguesía se generó un estatus irreversible llamado catalanismo que es la fuerza de inspiración decisiva e incuestionable de un relato divino.Hoy son los mismos pijos, pero con ropa sucia y formas desaliñadas los que le han robado el bocadillo a Podemos y están capitalizado la coalición. Como consecuencia de eso, Podemos ha perdido su discurso y espacio que se ganó en el 15-M, hasta el extremo de que Dante habla muy bien, pero tiene un nivel de argumentos muy pobre, que difícilmente justifican la errónea estrategia de noviazgo con el independentismo: lo cual no corresponde a una persona con su nivel y compromiso.

Mucha gente como el cineasta Tonni Navarro que en el 15-M recibió palizas de los mismos Mossos que ahora jalean, han abandonado Podemos por la enorme confusión de discursos. Por un lado, aseguran que no son nacionalistas ni independentistas que sólo quieren votar el derecho a la autodeterminación. Sin embargo, sus intereses políticos, votos, amigos, gritos y silencios están siempre más cerca de la pequeña burguesía industrial conservadora, carlismo, católica e independentista que sólo enfatizan un relato de odio a España como único discurso y estrategia política que, de las masas obreras, empobrecidas por la crisis, migrantes y los desahucios.  Eso quiere decir que pese a las expectativas abiertas, ni la coalición electoral ni el grupo parlamentario que lidera el marido de Colau, han generado ni ilusión ni confianza alguna entre los votantes.

Hace falta una fuerza progresista a la izquierda del PSC no corrupta que debe ser un referente moral ideológico y político para muchos jóvenes, gente que no han tenido ocasión de compromiso y para mucha gente que se ha distanciado del compromiso militante producto del progresivo alineamiento con el separatismo a base de una equidistancia consciente, hábil, esquizofrénica y calculada consistente en que al final de los discursos el destino es apoyar el separatismo, mediante la neocolonización cultural e ingeniería social previa a la colonización política.

Ahora el número de empresas que se van ya no cuentan, se ha subestimado el relato de los separatistas con muchos adjetivos e insultos, pero hoy viernes han demostrado que ellos y no Pablo dirigen los tiempos y la simbología. Muchos flipamos cuando la diputada de Podemos mayorcita con pelo blanco, con sonrisa de marfil, alegría descomunal estalló en aplausos a Forcadell tras el recuento de votos que declaraba la independencia. Sonrisa tipo: adivina quién viene esta noche. Y la pregunta que nos venía a todos en el parque de La Ciudadela era: ¿pero podemos surgió para parar desahucios, cerrar los CIES, erigir la plaza Arcelin o para votar la independencia? En fin, ante la perplejidad. Creo que más allá de como un banderín de enganche social y electoral. Podemos Catalunya debe tener capacidad de traspasar el umbral de la mejor actual imagen que tienen como colectivo y en la figura de su secretario general actual, en particular para llegar a la necesidad al compromiso permanente con su verdadera política apoyándola, deféndiendola y organizándola es posible y necesario e irrenunciable, depende del partido de Pablo Iglesia que no es único, pero es gente importante que debe articular colectivamente la ilusión de una organización unitaria a la izquierda del PSC pero no independentista.

La refundación de Podemos Catalunya no puede hacerse con el sector anticapitalista que ha reconocido la República Catalana, que lidera el eurodiputado Miguel Urbán y Esther Vivas, seria engañarse pues tiene influencia en la dirección del partido lila. Gente que en este mar de confusión que es podemos Catalunya, en un comunicado, ve la declaración de independencia como un “cierre del régimen del 78” considerando que ésta “se produce en un contexto de amenazas constantes para aplicar el 155 y dar una salida autoritaria al conflicto”. Llamó al margen de lo que dijera el secretario general, Pablo Iglesias a unirse todos para defender “la voluntat del poble català i el seu dret a decidir”. Podemos está a tiempo, debe hacer una autocrítica antes de la debacle porque la historia está llena de cadáveres que han tratado de competirle el espacio político al nacionalismo (Montilla, Joan Herrera) para eso ya está ERC y la CUP, y lo hacen bastante bien.

La refundación debe hacerse con los que son, con los que se expulsaron arbitrariamente o que se han ido al ver la confusión dialéctica y discursiva con al CUP, ICV y Comunes y todas las gentes que se incorporen creyendo en podemos cómo proyecto político alternativo al independentismo y a las políticas neoliberales de derecha, no sólo la española (Bárcenas, Rodrigo Rato) sino también la catalana (Pujol, Macia Lavedra, Liceo). Urge la refundación para restaurar un Podemos con una visión, proyecto y oratoria clara que no sólo sea sobresaliente, y que además enamóre porque es clara.

Un proyecto que eleve el discurso político, y que su entrega sea las gentes que sufre la crisis en cuerpo y alma. Si no en las próximas elecciones, podemos puede desaparecer del parlament.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − quince =