Al parecer, PSOE y PP se muestran ahora dispuestos a impulsar la reforma de la Constitución Española; el problema es que se muestran dispuestos a reformarla por cuestiones ajenas a los intereses de la mayoría de los ciudadanos. Se muestran dispuestos a reformarla para contentar a la casta nacionalista periférica que padecemos y, en concreto, para “encajar” al independentismo catalán, golpistas incluidos, que viene a ser algo así como concederles más privilegios de los que ya tienen, aparte de condonarles todos los delitos cometidos, que son unos cuantos: el gran pacto vergonzante y vergonzoso que no pocos ya adivinan. No se les ha ocurrido modificar la Constitución Española para actualizarla tras 40 años y, sin embargo, para mostrarse dispuestos a ceder, otra vez, a las exigencias de los nacionalistas (y tontos útiles e izquierda reaccionaria) les ha faltado tiempo. Aunque es probable que el objetivo no sea exactamente ese sino mantenerse en sus puestos y salvarse el culo. Cosas de la partitocracia que llevamos demasiado tiempo sufriendo.

el problema es que se muestran dispuestos a reformarla por cuestiones ajenas a los intereses de la mayoría de los ciudadanos

Son dos los errores cometidos que deben denunciarse: aceptar públicamente que debe reformarse la Constitución Española por el órdago independentista de Cataluña… y estar dispuesto a reformarla para darles la razón en algunos de sus planteamientos. Es como el famoso diálogo que ahora defienden los más despistados o los muy malintencionados, frente a lo cual decimos: con los golpistas no se negocia; a ellos se les persigue y se les detiene.

Pero sí, España y su Constitución necesitan reformarse. No sé por qué iba a negarlo ahora cuando resulta que llevo años pidiéndolo. La CE debe reformarse para perfeccionar el modelo territorial del Estado, modernizar el Estado de las Autonomías, mejorar la separación de poderes, garantizar una Justicia independiente y asegurar el derecho a la participación política, la igualdad jurídica y de oportunidades y las libertades personales. Hay, por tanto, que reformarla y hay que hacerlo ya… pero no para blindar privilegios económicos o crear nuevos sistemas fiscales excepcionales sino para garantizar más igualdad y más bienestar para todos. No para acomodar a quienes quieren romper España sino para modernizarnos internamente y perfeccionar nuestro sistema democrático.

Es imprescindible una reforma de la Constitución Española para clarificar y cerrar la distribución de competencias entre las distintas instituciones del Estado y para tener un país de ciudadanos libres e iguales conformado por CCAA todas ellas con las mismas competencias. Para que España funcione como un país y no como 17 reinos de taifas que se dan la espalda mutuamente.

claro que hay que reformar la Constitución Española, pero no para contentar a quienes pretenden romper España o vivir del cuento de ser nacionalista

Debemos reformar la Constitución Española para suprimir las Diputaciones Provinciales y las Diputaciones Forales, fusionar municipios, suprimir la Disposición Adicional Primera que consagra los derechos históricos de los territorios forales, suprimir los regímenes fiscales excepcionales (Concierto Económico vasco y Convenio navarro), suprimir la Disposición Transitoria Cuarta que afecta a Navarra y reformar (o suprimir) el Senado.

Además, hay que reformar la CE para impedir los ataques a la igualdad y libertad de los ciudadanos con pretextos lingüísticos. Y para señalar expresamente en la CE que “España es un Estado laico”. Y para suprimir la discriminación por razón de sexo en lo que se refiere a la sucesión de la Corona. Hay que reformar la CE para suprimir aforamientos, garantizar una Justicia independiente o disponer de una ley electoral que garantice la igualdad de voto.

Sí, claro que hay que reformar la Constitución Española, pero no para contentar a quienes pretenden romper España o vivir del cuento de ser nacionalista. Hay que reformarla en beneficio de la mayoría, no para acomodar a unos pocos en perjuicio del resto: ¿qué problema hay en ello?

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorNumerosos contribuyentes protestan por las demoras en las consultas tributarias
Artículo siguienteTregua de la Hispanidad
Nací el 11 de noviembre de 1974: tengo, por tanto, 42 años. Soy Diplomado en Ciencias Empresariales, Técnico en Gestión Fiscal y Técnico Especialista en Administración y Dirección de Empresas. Milité desde muy joven en diversos movimientos sociales que se enfrentaron al terrorismo de ETA, como Denon Arten-Paz y Reconciliación (durante los primeros años de los años 90) y Basta Ya (desde finales de los años 90). Milité posteriormente y durante unos tres años en el PSE, partido político que abandoné en 2006 al comprobar que dejaba de ser un partido nacional y de defender la igualdad y por su política en relación a ETA. Me afilié a UPYD el 29 de setiembre de 2007, el mismo día en que se presentó públicamente en Madrid. Desde el 1 de marzo de 2009 hasta el 20 de octubre de 2016 fui parlamentario vasco por UPYD. He estado en la Dirección de UPYD desde 2009 y soy exportavoz nacional del partido. Portavoz de la Plataforma Ahora

1 Comentario

  1. No sé de donde sale la visión de que hay que eliminar los privilegios fiscales. Vincular el Concierto a los privilegios fiscales es una presunción. EN Madrid no tienen Concierto y no pagan impuesto de patrimonio que sí se paga en el País Vasco.
    En fin, más de lo mismo: si los ayuntamientos son muy pequeños en España pues quizás haya que mantener las Diputaciones para conseguir economías de escala. Lo más barato era desde luego el franquismo: unas Cortes, sin Senado, sin Comunidades Autónomas, y sin recaudación fiscal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 4 =