El 1-O ha sido abortado. Por primera vez en 40 años de democracia, la autoridad se ejerce. El órdago secesionista no tiene cartas. Los 14 detenidos serán procesados por delitos de sedición. El Constitucional multa con 12.000 € diarios a los miembros de la presunta e ilegal junta electoral. Las papeletas, cartelería y convocatoria han sido intervenidas. Y además, Montoro ha frenado la publicidad institucional prevista. ‘Sólo’ 30 millones de euros…

El golpe es tan mortal que el propio Junqueras reconoce “enormes dificultades” para celebrar el referéndum. Puigdemont, sin embargo, insiste en que tiene “planes de contingencia” y publica la lista de colegios donde se puede votar. Un iluminado que aspira a ser juzgado, condenado y encarcelado para que le aclamen como héroe.

La tensión ha puesto en evidencia la pasividad de los mossos d´esquadra. Algunos apoyan a la Guardia Civil a escondidas de sus mandos. El mismo Mayor Trapero reacciona porque el juez se lo ordena expresamente a media noche del pasado miércoles. Zoido, fino sevillano, habla de “problemas de coordinación”…

Detalles. Porque el gobierno ya ha ‘desembarcado’ -nunca mejor dicho- a los antidisturbios y a otros 7.000 agentes de policía y Guardia Civil. “Aquí hay fuerzas para frenar Beirut; lo que hace falta es que haya voluntad política”, dice uno de los desplazados.

La habrá. Pero medida. Con esa profesionalidad UIP que minimiza el uso de la fuerza para garantizar el orden. ¿Habrá disturbios? Sí. ¿Habrá heridos? Probable. Pero el ‘choque de trenes’ será mucho menor de lo que algunos pretenden y les gustaría. Al menos el social, el de la calle.

Rajoy se ha puesto por una vez el traje de hombre de Estado. Le sienta tan bien que ha conseguido el apoyo del PSOE y Ciudadanos y de una inmensa mayoría de españoles.

Ahora queda gestionar el 2 de octubre. Y aquí ya no está tan fino. De Guindos ofrece dinero y autogobierno si el desafío entra en nevera. Montoro autoriza que la Generalitat adelante la nómina de octubre a sus funcionarios. Mal presagio. Al final, la fiesta la vamos a terminar pagando todos los españoles. Como siempre.

El País ya marca la agenda: reforma constitucional. ‘Hemos frenado la sedición, ahora hay que sentarse a diseñar un marco en el que todos nos sintamos cómodos’. Urkullu chupa rueda: vamos hacia una España confederal. Volvemos a cometer el mismo error de los últimos 40 años. Llevamos cuatro décadas, cuatro, intentando contentar a quien no se quiere contentar, a quien ha demostrado su absoluta deslealtad. ¿Por qué esta vez iba a funcionar?

De paso, con la excusa de la reforma, actualización y modernización de nuestra Carta Magna probablemente dejaríamos de ser un estado aconfesional para ser un estado laico y se consolidará constitucionalmente el aborto y el ‘matrimonio’ entre personas del mismo sexo. Es el proyecto del PSOE que el PP y Ciudadanos ha comprado. Me temo que no habrá oposición…


 

El anzuelo del pescador

Salvajes identificados. Los ‘salvajes’ que vandalizaron los coches patrulla de la Guardia Civil en la madrugada del miércoles son fácilmente identificables. ¿A qué espera la Fiscalía para iniciar acciones?

Carmen Forcadell. Micrófono en mano califica de “héroes” a los detenidos y anima a ir a votar el 1-0. ¿Eso no es delito de sedición?

Presos políticos. Podemos -financiados por Venezuela e Irán- denuncia la existencia de presos políticos en España. ¿Por qué ese empeño en suicidarse políticamente?

Asfixia para Corea del Norte. Tanto el Banco de China como Estados Unidos están aplicando medidas de asfixia económica a Corea del Norte. Al final China-USA acabarán entendiéndose…

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 14 =