La ponencia marco para el XXXIX Congreso Federal del PSOE se está redactando por sus 226 ponentes, coordinados en la parte política por Eduardo Madina y la económica por el economista independiente José Carlos Diez, todos elegidos por la Gestora Federal y con el beneplácito de Susana Díaz. La marginación de Patxi López y Pedro Sánchez, hasta ahora únicos candidatos (previsiblemente la gran baronesa se postulará el 26 de este mes), a la elección de la secretaria general ha sido patente, ya que al no ser consultados no han podido aportar personas de su confianza para participar en la redacción de la referida ponencia marco. Por ese motivo Pedro Sánchez se adelantó y el pasado 20 de febrero, presentó en el Circulo de Bellas Artes de Madrid, el documento: “por una nueva socialdemocracia”, coordinado por José Felix Tezanos, catedrático de sociología y presidente de la Fundación Sistema y de la revista Temas para el Debate y por Manuel Escudero, consultor internacional, con aportaciones entre otros de la exministra de Medio Ambiente Cristina Narbona y es al que paso a analizar y hacer aportaciones que considero oportunas.

El documento consta de 33 paginas y se divide en la parte política, que engloba todos los aspectos que se pueden contemplar en ésta materia: económicos, sociales, sectoriales, medioambientales, territoriales etc. La impresión que tengo después de haberlo leído detenidamente, es que será en el apartado territorial donde se va a producir las mayores discrepancias entre la ponencia marco oficialista y el documento presentado por Pedro Sánchez, que aboga por la consecución de un estado federal plurinacional, algo que en absoluto compartirá Susana Díaz y sus homólogos barones regionales. Sin ser éste aspecto que les divide y enfrenta, lo más probable es que en todo lo demás las diferencias sean mínimas o de matices. Y la parte orgánica interna del PSOE que aborda algunos cambios, pero no los suficientes para lograr su efectiva regeneración y renovación.

Con toda probabilidad la ponencia marco será más extensa, e igual que el documento de Pedro Sánchez, su redacción se basará en contemplar “propósitos de buenas intenciones”, pero sin profundizar y menos aún concretar la adopción “sin paños calientes” de medidas necesarias para hacerle frente a los problemas que tiene la Sociedad Española y que tanto vienen afectando a los ciudadanos. Como tampoco las formulas realmente necesarias que se deben adoptar y aplicar para hacer del PSOE el instrumento valido para lograr una sociedad más justa y democrática, recuperando valores y principios perdidos. Eso es lo más importante y en lo que tendrían que emplear todos sus esfuerzos, si de verdad pretenden recuperar la confianza de los ciudadanos.

del PSOE actual se podría decir que cualquier parecido con el original, es pura coincidencia

Las señas de identidad del PSOE estuvieron marcadas desde sus orígenes y con las mismas se presentó y fue elegido diputado en las elecciones generales del 08 de mayo de 1910, su fundador Pablo Iglesias Posse. Significa que desde que fundó el Partido Socialista el 02 de mayo de 1879, hasta esa fecha, durante 31 años pasó una travesía llena de dificultades y sacrificios. Pero poco a poco gracias a su constancia y coherencia defendiendo sus convicciones y valores, el PSOE, cada vez más se fue arraigando entre los trabajadores, que se sentían dignamente representados por los socialistas. De un tiempo a ésta parte todo eso se ha ido perdiendo, pero sin embargo hipócritamente los responsables de que esto haya ocurrido, invocan, apelan y tratan de arrogarse esa memoria histórica y a la figura de Pablo Iglesias Posse, cuando la realidad les sitúa en las antípodas y del PSOE actual se podría decir que cualquier parecido con el original, es pura coincidencia.

Pedro Sánchez aboga por darle al PSOE un “giro a la izquierda” y si tenemos en cuenta la degradación y derechización que ha venido experimentando, por muy poco que haga lo puede conseguir. Pero claro está lo que previsiblemente hará es “dar una pequeña capa de barniz”, ya que temas fundamentales y que vayan en esa línea ideológica, como puede ser la reivindicación de un nuevo proceso constituyente o al menos la reforma profunda de la Constitución, incluyendo el modelo de estado: República, federal y laica, no se contempla en su documento, como tampoco la disolución de instituciones obsoletas e inútiles: Senado, diputaciones, Consejo de Estado, consejos consultivos, Defensor del Pueblo, tribunales de cuentas y sus respectivos homólogos de nacionalidad o región, etc. Los presupuestos dedicados a su mantenimiento son muy elevados y podrían destinarse a mejorar los servicios esenciales: sociales, sanidad, educación, etc.

las medidas que se proponen para combatir éstas políticas ultraconservadoras, son manifiestamente insuficientes, ambiguas y más bien cargadas de “propósitos de buenas intenciones

En el documento de Pedro Sánchez, se puede constatar ampliamente su apelación a la reactivación de la socialdemocracia, como la formula valida para hacerle frente a la deriva neoliberal que en muchos países incluido el nuestro por mediación del Partido Popular, se ha instalado con las consecuencias que venimos soportando de injusticia social y perdida de libertades. Sin embargo, las medidas que se proponen para combatir éstas políticas ultraconservadoras, son manifiestamente insuficientes, ambiguas y más bien cargadas de “propósitos de buenas intenciones”, pero con mucha falta de concreción, aparte de la inexistencia de una autocrítica a la socialdemocracia europea en general y a la española en particular, cuyos máximos exponentes han sido Felipe González y José Luís Rodríguez Zapatero, que tuvieron en sus comienzos aspectos positivos, pero que terminaron degradando la imagen del PSOE y las suyas personales, bastante más en el caso del primero que aparte de perder su orientación como socialista, aprovechando las “puertas giratorias” pasó a relacionarse y tener intereses con grandes empresarios y a formar parte en el consejo de administración de al menos una multinacional, concretamente de Gas Natural.

Precisamente en lo que se refiere a un servicio esencial como el energético, Pedro Sánchez a través de su documento y desde posiciones realmente de izquierda o socialdemócratas, no plantea su renacionalización, por lo que seguiremos soportando las arbitrariedades y abusos de las empresas de éste sector, incluyendo el drama de la pobreza energética, al que tampoco ofrece soluciones al menos de forma justa y eficaz.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorPorque soy socialista
Artículo siguienteLas almas y la F1
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Nueve + 19 =