Regeneración o refundación del PSOE. La falta de democracia interna ha venido posibilitando la perpetuidad en los cargos tanto orgánicos como institucionales, habiéndose creado una de las peores lacras que lo condiciona todo: el político profesional, que suele acceder a los cargos en muchas ocasiones no por su valía y si más bien por intriga o docilidad y sumisión al dirigente o dirigentes de turno. El caso más significativo es el de Susana Díaz, que con sólo 42 años de edad y sin ser nada excepcional, lleva nada menos que 21 viviendo de la política, de la mano primero de Manuel Chaves y posteriormente de José Antonio Griñan, que descaradamente (lo mismo que ocurre en el PP) la designó a dedo para sustituirle. Lógico que la propia Susana Díaz no cuestione nada ésta formula, tampoco Patxi López que más o menos está en la misma línea y pretende seguir viviendo de la política. Pero en esto igualmente sorprende que Pedro Sánchez que si de verdad quiere regenerar e incluso como ha expresado refundar el PSOE, no se pronuncie y menos aún planteé alternativas para hacer que el Partido Socialista como le conviene y necesita, sea mucho más democrático y entre otras cosas exija que ningún militante pueda ostentar más de dos cargos (uno orgánico y el otro institucional y por un máximo de dos mandatos o legislaturas respectivamente) y que éstos para no ser juez y parte no estén al mismo nivel, lo que ha venido produciendo el condicionamiento o secuestro del Partido desde las instituciones. Nadie debería ostentar cargos y vivir de la política haciéndolo bien, más de 16 años y ésta medida se debería implantar con carácter retroactivo, en cuyo caso Susana Díaz ya estaría mas que amortizada.

Las primarias como se está demostrando por el alto índice de concienciación y participación de las actuales en los otorgamientos de avales, han creado grandes expectativas y un circunstancial rebulsivo a la militancia, pero se desarrollan sin prácticamente debates de iniciativas e ideas y si más bien como una especie de show de unos contra otros, eso es lo que prima sobre todo en los seguidores de los candidatos tal y como se puede comprobar en sus intervenciones algunas irrespetuosas en las redes sociales. Aunque son muchas más graves las que en éste sentido manifiestan públicamente cargos orgánicos y/o institucionales de cierta relevancia, como las declaraciones realizadas por el diputado “susanista” Miguel Ángel Heredia, secretario general de Málaga y numero dos en el Grupo Parlamentario Socialista, que mentó a la madre de la diputada socialista Margarita Robles con un insulto sumamente grave, sin que se produjera su dimisión o cese.

Tienen las primarias en contra la permanencia de las estructuras férreas y jerarquizadas que lo condiciona todo en el PSOE, como se ha podido comprobar en las dos por su nivel más importantes celebradas hasta ahora, la que enfrentaba para la presidencia del gobierno en abril de 1998, a Joaquín Almunia que contaba con el apoyo del aparato del partido y a José Borrell que disponía del de la militancia. Ganó éste, pero como tuvo enfrente a los jerarcas “socialistas”, poderes económicos y mediáticos, no pudo resistir la presión y tuvo que dimitir. Para que esa situación y la más reciente de Pedro Sánchez no se repita, tiene que introducirse en los estatutos, que la revocación de los cargos tendrá que hacerse por la misma instancia que los eligió.

Estamos afrontando el proceso de primarias una vez más sin un reglamento que las regule adecuadamente, dándole a toda la militancia las mismas oportunidades de aspirar a las candidaturas para acceder a los cargos orgánicos e institucionales. En consecuencia, se debería eliminar la barrera de obtención del 5% de los avales y contemplar la segunda vuelta. Igualmente continuaremos en el XXXIX Congreso Federal, con la misma formula de elección de los delegados mediante listas cerradas (lo mismo con relación a los miembros de los comités en sus diferentes niveles), lo que juega a favor de los respectivos barones para imponer a sus candidatos. Espero que no se llegue al extremo de que si sale elegido Pedro Sánchez en las primarias, no deje de ser refrendado en el congreso por los delegados. Si eso ocurriera, entonces la crisis que padecemos se agravaría mucho más y tendría consecuencias impredecibles.

Las medidas que con relación a la Sociedad he venido exponiendo, en un partido político que se dice socialista y de izquierda como el PSOE, se tendrían que estar aplicando. Si eso hubiera ocurrido ahora no existiría Podemos. No son nuestros enemigos, pero si adversarios y los cerca de cinco millones de votos que nos han arrebatado, muchos los podríamos recuperar, siempre y cuando pongamos en práctica políticas claras democráticas y de izquierda, también podría jugar a nuestro favor las contradicciones tanto ideológicas y de concepto del partido que se han manifestado entre Iñigo Errejón y Pablo Iglesias, habiendo salido éste fortalecido y configurado en torno a su persona unas estructuras jerarquizadas que le permite junto a sus acólitos la creación de castas entre ellos, algo que en su momento con toda razón criticaban, pero que igualmente empiezan a practicar, incluyendo purgas con quienes no le son afines.

Hasta ahora seguramente de forma muy ilusa he venido militando en el PSOE esperanzado en que retomara la senda perdida, pero tengo claro que esa posibilidad se desvanecerá en caso de que Susana Díaz coja las riendas, y como su modelo de Partido y de Sociedad no coinciden y están muy alejados de los míos, después de tantos años de militancia sacrificada y comprometida, me daré de baja del PSOE. Una cosa ha sido desde la esperanza mantener mi lealtad a éstas siglas que tanto han significado y significa para mi y otra caer en el masoquismo, viendo que el PSOE a imagen y semejanza de su homólogos europeos (con la excepción del portugués), como se ha podido comprobar últimamente con el caso del Partido Socialista Francés, cada vez se deteriora y degrada más.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorFACUA insta a los ayuntamientos a revisar las atracciones infantiles tras el accidente mortal
Artículo siguiente¿Otra vez contra los que menos tienen?
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

1 Comentario

  1. La clave para ganar las primarias está en las medidas necesarias para regenerar el PSOE: democracia interna eficiente. Si se consigue resolver este expediente con éxito el discurso de izquierdas viene por sí mismo. Sin esas imprescindibles reformas todo lo que se diga serán declaración de intenciones de las que las bases del partido y los simpatizantes estamos ya hartos; tanto que se castigan en las urnas, como es evidente. Así se explica en buena parte la pérdida de más de seis millones de votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diez − tres =