Con mucha razón se suele decir que las promesas electorales están para no cumplirlas, pero si las mismas están plasmadas y sometidas al electorado, al menos se podría calibrar el grado de incumplimiento para llegado el momento exigir responsabilidades. Peor es no asumir compromisos o hacerlo de forma tan ambigua que imposibilite a los ciudadanos discernir y valorar sobre algo inexistente o vagamente reflejado.

En el documento de Pedro Sánchez no se contempla el mal trato animal y como socialista no concibo la falta de sensibilidad hacia éste problema que preocupa a la mayoría de la población y que incomprensiblemente, no se está haciendo prácticamente nada o al menos lo suficiente, para erradicarlo dentro del marco de nuestra convivencia. Fiestas populares disfrazadas de tradicionales y culturales y de la que participan una minoría de la población, son aprovechadas para mal tratar y en muchos casos terminar de forma cruenta con la vida de los animales. No existe voluntad política para acabar con éste tipo de festejos y menos aún con la mal llamada “fiesta nacional”, con la que se suele denominar a las corridas de toros y eso que según estadísticas su aceptación y seguimiento de aficionados es de tan sólo el 9 % de la población. Aunque el poder de éste sector es muy grande por el lobby económico que tiene creado, en gran medida sustentado por subvenciones públicas, incluyendo las escuelas de tauromaquia que pretenden sea la cantera en la que apoyarse y que a través de los jóvenes, se continúe con esta salvaje tradición, que igualmente cuenta con su promoción por mediación de la propaganda y divulgación, que de la misma hace los medios de comunicación del estado, más concretamente TVE. Así y todo, afortunadamente en los últimos cinco años se ha perdido el 31% de la afición, básicamente entre los más jóvenes.

No es suficiente que por decisión de los tribunales de justicia y en contra del ayuntamiento del municipio de Tordesillas presidido por un alcalde “socialista”, deje de matarse al “toro de la vega”, ya que le siguen infligiendo muy mal trato. Si queremos ser un país avanzado y moderno, debemos con todas las consecuencias y mediante una ley clara y contundente erradicar el mal trato animal. Lo más probable es que en el documento o ponencia marco oficialista del XXXIX Congreso Federal, para no agraviar a la “gran baronesa”, aficionada a las corridas de toros, no vendrá nada que pueda poner en cuestión y mucho menos suprimir éste bárbaro “espectáculo” que como pueblo nos denigra.

Hay otros muchos temas y problemas que en el documento de Pedro Sánchez no se contemplan, como ocurre con la causa del Pueblo Saharaui, que de ser uno de nuestros principales referentes solidarios, inexplicablemente ha pasado al más de lo completos olvidos, aunque el problema persiste y agravado por el mal trato síquico y físico, incluyendo torturas y muertes a las que está siendo sometida la población saharaui por el Reino de Marruecos. Para acabar con todo esto hay que exigir que la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental), que se estableció por la resolución 690 del Consejo de Seguridad de 29 de abril de 1991, en cumplimiento del acuerdo adoptado por Marruecos y el Frente POLISARIO del 30 de agosto de 1988, como fuerza de interposición juegue un papel más ágil y activo y realice las gestiones oportunas para que se pueda llevar a efecto y con todas las garantías el mencionado referéndum de libre autodeterminación.

En conclusión, se debe retomar la reivindicación justa del Pueblo Saharaui y la de otros pueblos, para erradicar sus sistemas dictatoriales y trabajar por un mundo mejor, fomentando el pacifismo y el ecologismo, sin olvidar la solidaridad internacional, pues mientras en el llamado Primer Mundo, también con injusticias y muy graves deficiencias, existe ostentación, derroche y despilfarro, en el Tercer Mundo y países subdesarrollados no disponen de lo más elemental para sobrevivir en condiciones dignas los seres humanos. Así, con menos de lo que se ha invertido para salvar a las entidades financieras y bancarias de la crisis que han originado, se podía haber erradicado el hambre, la miseria, el analfabetismo y muchas enfermedades que hacen estragos en el mundo. Se debe por tanto, profundizar en la ayuda al desarrollo, poniendo al día las medidas acordadas por las Naciones Unidas, toda vez que el 0,7 en su momento aprobado (año 1980),  se ha quedado manifiestamente desfasado.

La mejor formula para combatir el terrorismo yihadista, es hacerlo en los propios países donde se fomenta su practica mediante el adoctrinamiento y el fanatismo, que tiene su principal apoyo y sustento en amplias capas de la población, fundamentalmente en los jóvenes que por su vulnerabilidad son victimas fáciles, para entrar en ese mundo tan irracional y destructivo para ellos mismos y los demás. Suelen sucumbir como consecuencia de la falta de esperanza y futuro, que se les debe dar en sus países de origen, incluidos los europeos y otras zonas occidentales deprimidas, donde muchos han nacido y mediante la marginación se les ha venido creando las condiciones oportunas, para que sucumban y sean victimas de quienes les reclutan y verdugos de la supuesta enemiga sociedad occidental, a la que les conminan y convencen determinados “lideres políticos y religiosos” para combatir y procurar destruir. Si de verdad se quiere hacer frente a éste gravísimo problema, hay que hacerlo mediante la cooperación sincera y el desarrollo de esos referidos países, incluyendo los barrios humildes europeos y de otras naciones.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior¡Va por ellos!
Artículo siguientePatxi López niega cualquier acercamiento a Susana Díaz
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve + dos =