En el transcurso del tiempo la socialdemocracia “por méritos propios” se ha denostado, de ahí viene el titulo del documento de Pedro Sánchez: “por una nueva socialdemocracia”, que trata de buscar alternativas al anterior modelo socialdemócrata deteriorado, pero que en su época fue motor de grandes transformaciones y creador del Estado del Bienestar. Este documento es uno más de los tantos que desde el PSOE se han venido redactando, todos con buenos propósitos e intenciones, la mayoría salvo en pequeños matices coincidentes y sin cuestionar nada de lo fundamental, no ofrece alternativas ideológicas de izquierda en la línea del giro que Pedro Sánchez había anunciado.

En los términos de novedad e innovación se tiene la experiencia nefasta de los laboristas británicos: “por un nuevo Partido Laborista” , siendo su máximo impulsor Tony Blair mediante un manifiesto presentado en 1996: The Third Way (La Tercera Vía). Tuvo seguidores fuera del Reino Unido, siendo uno de sus máximos exponentes, el canciller alemán Gerhard Schröder: La Tercera Vía parecía que iba a ser la panacea y el revulsivo para una nueva socialdemocracia, pero la realidad fue que agravó la credibilidad de ésta y la de sus protagonistas, tanto en lo político, como en lo personal.

Por eso me habría gustado que el titulo del documento de Pedro Sánchez hubiera sido: “por un socialismo que recupera sus valores y principios y se adapte a los nuevos tiempos” y desde luego en consonancia con éste titulo se encaminaran y realizaran todas las políticas del PSOE.

Después de la aparición de la Tercera Vía en 1996, el PSOE accedió al gobierno en 2004 con la presidencia de José Luís Rodríguez Zapatero, y se mantuvo como presidente en dos legislaturas finalizando en 2011. La primera legislatura fue muy positiva con la inmediata retirada de las tropas españolas de la Guerra de Irak, en la que el anterior presidente José María Aznar, nos había metido de forma ilegal e injusta y por lo que inexplicablemente aún no ha sido juzgado. También en esa referida legislatura el gobierno de Zapatero logró para los españoles grandes cotas en derechos y libertades y una gran cobertura socio-sanitaria a través de la Ley de la Dependencia.

Sin embargo la segunda legislatura fue bastante negativa, teniendo como colofón la modificación del articulo 135 de la Constitución, por mediación del acuerdo alcanzado entre el presidente Zapatero y Rajoy, que impusieron al Pueblo Español al que no se le dio la oportunidad de pronunciarse por mediación de un referéndum. Ese cambio en la Constitución significaba que de forma arbitraria y prioritaria teníamos que asumir las deudas contraídas con Europa, aunque eso significara como ha venido ocurriendo la imposición de recortes en servicios y prestaciones, deteriorando y degradando nuestra calidad de vida. En consecuencia el PSOE también ha contribuido a erosionar a la socialdemocracia.

La recuperación de valores y principios es esencial para motivar a la militancia e incentivar al electorado y simpatizantes socialistas. Sus perdidas ha producido desencanto en los afiliados y frustración en los votantes del PSOE, con el resultado de perder 5.864.709 votos entre las elecciones de 2008 y 2016, yendo a parar a la abstención o en gran mayoría a Podemos, organización política nacida precisamente por la decepción y desesperanza causada por el Partido Socialista.

En lo practico y concreto con relación a los problemas que afecta a los ciudadanos a muchos de forma muy grave y acuciante, se trata de que las manifestaciones de Pedro Sánchez, de que el PSOE con él al frente “dará un giro a la izquierda”, se hagan realidad y en éste sentido, después de lo que expuse en el capitulo anterior, añadir que aparte de no reflejarse en su documento la renacionalización del sector energético, lo mismo ocurre con otro igualmente básico y esencial como es el del agua de abasto, también privatizado y que se debería remunicipalizar.

El tema de la banca publica se contempla pero de forma muy vaga y ambigua. Se perdió una gran oportunidad de haber constituido un banco estatal referente de todos los españoles frente a la especuladora y arbitraria banca privada. La oportunidad se tuvo por mediación de las cajas de ahorros, que se encontraban establecidas y arraigadas en todo el Estado, pero debido a que estaban muy politizadas, teniendo al frente de las mismas a políticos de todos los signos, que las gestionaban de forma irresponsable y en muchos casos también con prácticas corruptas, se decidió lo más fácil como fue disolverlas, aunque previamente se procedió a su rescate y al bancario, que nos reportó un coste de 60.718 millones de euros, como paso “conveniente” para su integración en una nueva banca, concretamente Bankia, que debería ser el embrión de un autentico banco estatal.

Hay otros muchos aspectos que nos afectan muy directamente como usuarios y consumidores y no se contempla nuestra defensa, con la concreción y contundencia debida, lo que nos hace muy vulnerables e impotentes ante los abusos y arbitrariedades a los que somos sometidos por todo tipo de empresas de suministros y servicios.

El problema de los desahucios y perdida de la vivienda por la imposibilidad del pago de la hipoteca, es muy grave para los perjudicados y causa sensibilidad en la sociedad, pero inexplicablemente no se aborda debidamente y menos aún contempla la dación en pago, para poder resarcir la hipoteca y por el contrario las familias afectadas, son obligadas a mantener esa deuda de por vida.

Otros problemas que afectan a millones de españoles son los créditos preferentes y las clausulas (abusivas) suelo en las hipotecas, que tampoco desde las posiciones contempladas en el documento de Pedro Sánchez se abordan con suficiencia y contundencia. Han sido los tribunales de justicia europeos, los que denunciaron éstas prácticas abusivas y ahora el gobierno con la complicidad de algún/os partido/s político/s pretende desdibujar las medidas correctoras.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior‘youtubers’
Artículo siguienteEl homo democraticus
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 4 =