El perfil del turista ha cambiado en las dos últimas décadas ya que el sector turístico ha sido uno de los más que más ha cambiado con la revolución digital. Las agencias de viaje tradicionales ya son un recuerdo de un pasado cercano pero que, de cara al viajero, da la sensación de estar hablando de un modelo de negocio de varios siglos atrás.

Cuando se piensa en un viaje ya no se busca en guías en papel, sino que se hace, en primer lugar, una prospección a través de los destinos visitados por nuestro círculo más cercano, tanto físico como virtual. Siempre tenemos en mente los comentarios o las fotos compartidas a través de las redes sociales por nuestros contactos. Ese es el mayor reclamo que tienen ahora los principales destinos turísticos y, por esta razón, se cuida mucho la experiencia del cliente para que en sus publicaciones en las social media sólo haya comentarios positivos, fotos espectaculares con los protagonistas enmarcados en sonrisas de satisfacción.

En segundo lugar, en referencia a los alojamientos, el viajero actual no sólo hace una valoración del destino en base a las fotografías que el hotel pueda incluir en su página web, sino que lo que principalmente se toma en cuenta son las valoraciones que del mismo realizan las personas que se han alojado ahí o las propias fotos hechas por los usuarios. Esto se aplica tanto a las cadenas hoteleras tradicionales como a los alquileres vacacionales.

En referencia a éstos es un nuevo modo de viajar. Existen herramientas para encontrar alojamiento como esta en las que el viajero puede iniciar su experiencia en el destino comprobando la experiencia de usuarios en el apartamento o la vivienda en cuestión y, de este modo, no encontrarse con sorpresas desagradables que nos pueden arruinar unas vacaciones.

Por este cambio en la mentalidad del viajero las redes sociales se han convertido en una herramienta fundamental tanto para el viajero como para las empresas del sector. Diferentes estudios demuestran que los menores de 40 años utilizan Facebook o Instagram para buscar ideas a la hora de organizar un viaje y, un dato relevante, es que más de un 70% de los menores de 45 años realizaron consultas a través de diferentes redes sociales para elegir destino. Todo esto tiene una explicación que estos estudios cuantificaron: más de un 80% de las personas que realizan un viaje cuelga fotos o comentarios en sus redes sociales relacionados con sus vacaciones.

Las redes sociales son fundamentales para el sector turístico principalmente porque son una red de información de primera mano en las que compartir experiencias con toda la humanidad y a través de dicha información decidir un destino y un alojamiento adecuado para que la ignorancia de hace dos décadas no estropee nuestras vacaciones.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno + 3 =