La defensa del único condenado por el asesinato de la peregrina americana Denisse Pikka Thiem ha interpuesto Recurso de Apelación ante el Tribunal de Justicia de Castilla y León frente a la Sentencia que condenó al autor del crimen a la pena de 23 años de prisión.

En su recurso insiste – como ya hizo a lo largo del juicio – en la vulneración de derechos fundamentales, considerando que no se ha respetado el derecho de defensa en las primeras diligencias policiales y alegando irregularidades en la detención llevada a cabo, a través de un importante dispositivo policial, en la localidad asturiana de Grandas de Salime.

A juicio del letrado de la acusación particular, Fernando Rodriguez Santocildes, “todas estas cuestiones ya fueron desestimadas en su día por el TSJ de Castilla y León, cuando fueron alegadas en el Recurso de Apelación frente a la resolución que desestimaba las cuestiones previas al juicio planteadas por la defensa, por lo que no cabe la menor duda que serán nuevamente desestimadas”

Por otro lado, alega en el Recurso de Apelación la falta de pruebas suficientes de que Miguel Angel Muñoz Blas fue la persona que robó y dio muerte a la ciudadana americana en la localidad de Castrillo de los Polvazares (León) cuando realizaba el Camino de Santiago, por lo que solicita su absolución.

En el Juicio celebrado en la Audiencia Provincial de León ante un Tribunal del Jurado, el ahora condenado, se negó a declarar, no contestando a las preguntas de ningunos de los letrados, ni tan siquiera su propia defensa.

Durante la instrucción, y tras la detención reconoció ser el autor de la muerte de Denisse Pikka, relatando detalladamente cómo mató a la peregrina americana en el mes de abril de 2015.

Durante una diligencia de reconstrucción de los hechos relató, como cómo la mató, dónde la enterró en un primer momento, y el lugar donde definitivamente la trasladó varios meses después, así como la manera en que llevó a cabo la amputación de las manos, que nunca han sido halladas y la sustracción del dinero, algo más de mil dólares, que la peregrina llevaba en su mochila.

El cambio de moneda en una entidad bancaria de Astorga, a los pocos días de la desaparición de Denisse, fue uno de los detonantes que llevó a la policía a seguir la pista de Miguel Angel Muñoz.

A pesar de haber reconocido los hechos y colaborar activamente en la localización del cadáver, posteriormente negó ser el autor de los mismos.

Tanto el Ministerio Fiscal como la acusación particular presentarán sus alegaciones frente al Recurso de Apelación interpuesto y solicitarán se mantenga la condena de 23 años de prisión a que fue condenado.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + seis =