…No rompan este cuaderno de relatos que no son cuento ni tienen contenido cierto, que no demuestran mi talento ni son buenas personas, que estos papeles envejezcan con ustedes aunque nadie los comprenda jamás. Mentiras del tempo que pasa y algún día dejará de ser, segundos y horas se marcharán y los dones de los años nos perderán y nos dejarán sin nada digno de ser recordado. No habrá silencios de tul porque él me dejó. Perdiendo aspiraciones, cediendo el paso y haciendo stop la vida pasa sin sabor, perdiendo a Dios y la educación por completo, el calor solar y la claridad de la noche lunar, sacaré un cero en compañía y un diez en soledad.

Vivir sin complejos entregando mis penas al sol donde allí se queman y me hacen libre para correr en soledad de nuevo y contra el viento de 190 quilómetros por hora, así quiero estar y permanecer, no naufragando ni fallando y a mis marineros poder dirigir dignamente. Estamos muy lejos de Dios, hemos olvidado al amigo porque no le hemos cuidado, estamos tan lejos que las piernas no nos podrán acercar de nuevo a él, no soportaremos el camino y no sabremos como recuperarle, nos perderemos.

Estudiar de nuevo para trabajar, labor dura e imposible, fija en el infierno y no por casualidad, trabajo y trabajo y todo da igual, mejor nada hacer y olvidar lo trabajado para nadita recibir a cambio, más que malos tratos. Dolor de garganta, irritación, bacterias y malestar: ese es mí día a día porque sin salud estoy y no entiendo la razón de estar así con todo este trastorno, tos, catarro, sudor, fiebre que no me gusta pero que debo llevar a cuestas como un pesado equipaje de mano o una mochila de color morado. Así es.

Luz del mediodía que me despierta desnuda y con mal humor pues no encuentro forma de taparme bien y que el calor me pueda pigmentar, luz de las doce que me hará esperar a ver si mi cama se puede calentar y un día llegará… que amanecerá. Lo sé. Andar sin ver llegar el día con los copos de nieve y el olor a clavel, aquel primero de color rojo que pinté… olor a amapola que no duerme sola, yo duermo con él, que amo de verdad, de cristal murano y de esta mujer que soy yo. Juro que no moriré sin nadie que me traiga un vaso de agua.

Cual frágil cristal llueve en la luna, puede con el sol y crece mi amor, ¿quién lo romperá?… ¿las leyes de un Dios?, ¿quién lo alimentará?, no sé, puede que no lo sepa nadie. Está ahí, brilla y es para mí, nunca me abandones. Lluvia de aspirinas llenan mi garganta que no aguanta. Pastillas en el corazón, dolor de riñón y lo peor, triste el músculo cardíaco. Lluvia de ácido acetilsalicílico, receta de amor para curar las heridas y la tos, las angustias y subir las defensas. He llorado, he gritado, he cantado. He soñado, he crecido, he amado, he hablado, he ignorado el frágil amor de un loco.

Sentir lo que llevo dentro, lamento, lloro, soplo, ventilación y lluvia y existo, soy yo, por eso merezco el favor de Dios. Crecer, avanzar, lograr el amor y la felicidad, la unión y la concordia, porque puedo. Vivir en la sombra sin saber el motivo, el motivo cierto, no quiero.

Me tocó recorrer las largas distancias, mi tos es grande, enormes han sido las ausencias, mala humanidad de retal, me ha tocado a mí como a una rosa de frágil cristal. ¿Soy yo un noble animal?, te equivocas en pensar que me irá mal, que mis labios no besarás jamás, te equivocas en pensar que no seré para usted en su día, porque para usted estoy hecha desde que nací más… tú no para mí. No eres el guapo caballero que se llevará la rosa al altar de la Catedral de Santiago de Compostela, pensaba: siendo varonil y sincero le quiero aunque solamente sea con mis pensamientos. Un pasado distinto y un futuro igual, unirnos en el beso no me importará, aunque después te vayas a vivir tu feliz realidad, el sol será testigo de que nos enamoramos, de que somos dos en uno…

Vestida de militar voy con pistola y escopeta, con uniforme y chaqueta, quiero pisar fuerte sobre la tierra para poner mi grano de arena contra la guerra, que lo que llene mis días no sean soles de dudas, ni lunas de desaciertos inciertos… ¿Cierto?… Son mis noches tristes, sin ayer ni hoy, caigo en mis penas, cruel maldición sin color ni razón, no hay adiós ni hola, ni beso ni espina, todo neutro y por eso es que nos daremos ese caluroso apretón de manos. Mecerse en el alba y ver llorar a los pajaritos que tienen frío, pío y pío, levantar las piernas y tocar la campana, casarme con las aves y bailar, danzar, se les quiere y se les protegerá, son sol, estrella, futuro y felicidad sobre mi tierra.

Creo que voy a morir, si pasa quiero que mis pensamientos últimos sean para las personas que me han querido bien, mi sangre y para él. Mi herencia para los pobres del planeta, animales abandonados y nadie más. Que quede claro que mi cabeza no desea otra cosa, peseta a peseta, euro a euro para los animales abandonados y los pobres. Bonitas fotos quiero ver, revelar, una a una mirar, bonitas, pero me da miedo a no ser valiente, bonitas fotos que desaparecerán, mudas, melodías sin sentido e ira repentina, la mía, profundamente conocida.

Bella Tomasa Juancha, gata atigrada y gran amante de la libertad, llena de luces, murió picada por una culebra a los nueve años, fue feliz en libertad, suya, subiendo a los altos muros, corrió por las calles llenas de coches, olió las rosas, comía las mariposas y besaba el viento mientras Dios la acariciaba.

Querer escapar muy lejos de aquí, ser espejismo, luz o morir, Dios mi salvador, mi rey y mi bandera, escudo de amor que cruza mi frontera, grandes hermanos de sangre que me dan fuerza para brindar y brindar por mi situación porque fue lo mejor.

Fueron otros tiempos donde reinó el silencio, el amor y la brisa sobre mi camisa blanca y larga… cual saltamontes voy al viento suavemente en un otoño frustrado por no poder amarte lo suficiente como para no dejarte, mi vida debe ser defendida, la tuya no importa a Dios, que es el que decide y sentencia.

Soy limitada, debo tener cuidado de no hacerme daño, soy el despojo, el desperdicio del basurero de plástico a reciclar, la lata abierta que no se volverá a cerrar, nada grandiosa, nada de valor, nada… el valor está en sus ojos de gato. Debemos acabar con las batallas, hombro a hombro, no los santos, sino los terrestres del día a día, del hoy. Será motivo de vida estar cerca de él y gobernar el mundo con mano de justo y sabio celestial. Coger a los malos y acabar con su maldad, defecto sin igual. Necesario es avanzar paso a paso se llegará, hay que formar equipo, con voluntad y entrenamiento, comencemos a estudiar la dura lección de vida que nos llega en el nuevo libro.

El amanecer llegará pronto como un anillo para tu dedo, profundamente lo siento, con corazón o sin razón lo intento, que no soy la bella mañana, soy la noche, soy la estrella, soy la mujer de la vida rara, no quiero que sea amarga. La que dibuja montañas y ama sin límites a sus gatos. El mundo justo lo harás tú con buenas acciones y ayudando a los necesitados.

Estos viejos folios dónde acabarán, son miles de palabras que cuentan una realidad, la rosa que viaja llena de dolor sin lograr sus metas, como un trapo va, anda, que tiene mucho cuento. He perdido en el bingo, más no para mi Creador.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × dos =