Por tal debemos entender la acción propia de un ladrón o de quien defrauda a alguien gravemente. No deja de ser un hurto de los intereses de los demás. Las promesas electorales incumplidas, por ejemplo. Se hurtó a los españoles la creencia en que el “contrato electoral” era un compromiso riguroso. Pero, a luego de elección tras elección, con sus frustrantes incumplimientos posteriores, el ciudadano se ha sentido despojado. Víctima de los corruptores y de los corruptos. De las evasiones, fianzas sospechosas y elusiones fiscales en paraísos fiscales. El actual presidente Jean-Claude Juncker que preside la Comisión Europea gracias a los votos socialistas, o socialdemócratas, también lo fue de un territorio muy considerado con la fiscalidad de las corporaciones, Luxemburgo. Dio confusas explicaciones al respecto. Pero, todo vale, cuando de pícaros se trata.

A principios de Noviembre del 2014, pocos días después de llegar encabezar la comisión europea, Juncker se vio afectado por unas revelaciones en la prensa derivadas de documentos filtrados conocidos como LuxLeaks. Según estas, Luxemburgo bajo su mandato se había convertido en un centro europeo de evasión fiscal corporativa. Con la ayuda del gobierno luxemburgués, las empresas transferían garantías fiscales por valor de muchos billones de euros a Luxemburgo, donde el ingreso se fiscalizaba a una fracción del 1%. Recordemos los Panamá Papers. Su discurso en Bruselas en julio de 2014 en el que prometía “intentar poner cierta moralidad y ética en el panorama fiscal Europeo”, una muestra de cinismo incomparable, fue duramente criticado según la filtración. Como consecuencia, Juncker recibió una moción de censura en el parlamento europeo sobre su papel en los esquemas de evasion de impuestos. La moción fue derrotada por una gran mayoría. Si arriesgan a determinar con los votos de quién se derrota la moción, seguramente acertarán. Los socialistas españoles, a sabiendas que eso no la evitaría, han pasado de votar contra la investidura de Juncker, que pertenece al partido popular europeo,  como candidato a presidente de la Comisión Europea a no apoyar la investigación sobre las prácticas que se llevaron a cabo en Luxemburgo cuando él era presidente.

¿Podemos seguir llamando socialdemocracia a esas prácticas pese a ello? Me suena alatrocinio.

El término tiene su historia. Deriva etimológicamente del latín “latrocinium” que se aplicó a quienes portaban las armas en el ejercito romano a cambio de un sueldo. Como todo tiene su ciclo, con la decadencia del Imperio, la paga comenzó a no percibirse. De tal incumplimiento, los miembros de las milicias, lo resolvieron robando para subsistir. Desde entonces, el latrocinio se usó para designar a estos actos de robo, hurto o pillaje. En particular, extendiéndose a todo otro delito que defraude a terceros.

Me pregunto cuál será la insatisfacción que ha hecho que los comportamientos de los gestores y cargos electos se deriven estos comportamientos de despojo, como la generalizada corrupción. También intento, desde una posición objetiva, empatizar con aquellos que sólo ven a la política como un medio para robar y no me explico que se hayan comportado con tal impunidad. Excepto que, las instituciones fiscalizadoras, como pautas sociales que debieron responder a las necesidades del conjunto social, hubieran fracasado. Tal vez haya que revisar el propósito del ministerio fiscal. Su razón de ser como institución. Todo, cuando sus intervenciones más sonadas pueden generar alarma social. Los gobiernos que cometen, por acción u omisión, actos que pueden derivarse en latrocinios, entonces se puede acudir a las hemerotecas, fonotecas o videotecas, y comprobar cómo esos gestores ponen en marcha sus máquinas de Acción Psicológica, o la denominada Máquina del Fango, con el único propósito de justificarse, justificar o encubrir los latrocinios derivados.

El Ecofin, o lo que es lo mismo, el Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea, es decir, representantes de los intereses de los grupos bancarios y de los fondos buitre globales, han decidido aplicar para julio una sanción a España, luego de pasado el 26J y de investido el nuevo gobierno. Probablemente de 2000 millones de euros. Penalización originada por la incompetente gestión de nuestro gobierno en funciones. No ha cumplido los objetivos de déficit y, aún así, ha incrementado nuestra deuda y la brecha en desigualdad entre españoles. ¿Latrocinios? Se deberá revisar el origen de esa desmesura y actuar en consecuencia. Quieren humillarnos ejemplarmente con o sin la complicidad del nuevo gobierno. ¿Necesitarán mantener redes corruptas porque desde ellas el sometimiento será más simple?

Bueno es mencionar que, la corrupción, dentro y fuera de las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, no ha contribuido precisamente a resolver el fenómeno de la deuda y del empobrecimiento. Del imperio de la mediocridad a favor de minorías recalcitrantes. Podría ser el caso de la industria armamentística, constructoras y de la energía. Estos todos no son actores ingenuos de esta situación. Han colocando a sus lobbistas en los puestos “convenientes” que nos han provocado la deuda que soportamos. Tampoco los países que desean controlar regiones como la nuestra en su beneficio. Destacando a Alemania de entre ellos. Al parecer quiere convertirnos en víctimas ejemplares, para mostrar el escarmiento a los que osen enfrentarse a ellos. Tienen experiencia histórica. Esas víctimas se sumarán a otras que, habiéndose producido a lo largo de esta crisis, en hospitales, residencias y por desatención primaria y exclusión económica, muestran contundentemente que el conflicto se ha generalizado. Quieren doblegar nuestra voluntad. Acabar con nuestra dignidad. Humillarnos para seguir sosteniendo un estado de cosas vergonzoso.

¿Saben ustedes cómo llega a hacerse Ángela Merkel con el control de la Democracia Cristiana en Alemania? Cuando el gobierno de Kohl fue derrotado en las elecciones federales de 1998, Merkel fue designada secretaria general de la CDU. Bajo su dirección, la CDU encadenó una serie de victorias cristianodemócratas en seis de las siete elecciones provinciales que se celebraron hasta 2002, rompiendo la mayoría de la coalición de socialdemócratas y verdes en el Bundesrat, el senado del parlamento alemán. Ahora viene lo mejor: Como resultado de un escándalo de financiación ilegal de su partido, que comprometía a varios de sus líderes. Entre ellos el propio Kohl y el entonces presidente del partido, Wolfgang Schäuble, que Kohl había elegido a dedo. La figura de Merkel ganó fuerza. Criticó a su antiguo mentor, Kohl, y pidió una renovación de la CDU, que debería comenzar por prescindir del ex canciller. De modo que Schäuble fue destituido y fue la propia Merkel quien le reemplazó al frente de la CDU, siendo la primera mujer en ocupar dicho puesto. En noviembre de 2001, a pesar de su compromiso de “limpiar” el partido, rechazó llevar a cabo nuevas investigaciones sobre la financiación ilegal. También había latrocinio por aquellos territorios. Toda una demostración de la ética germana. Schäuble desde su posición de ministro, es el principal halcón que pide más sangre española para sus fondos buitre.

Por lo tanto, recuerda todo esto cuando te pidan el voto. Es conveniente tener memoria. El Pasado, y me refiero hasta noventa años atrás, puede ser nuestro Futuro.

Tú decides.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Trece − Diez =