Refiriéndonos a la Sociedad Occidental Europea de la que formamos parte y si tomamos como referencia o consideración que los países tienen establecido el Estado de Derecho, con los preceptivos poderes: legislativo, ejecutivo y judicial, coincidiremos en que, efectivamente, pertenecemos a una sociedad democrática.

Eso sí, en teoría, pero en la practica, la realidad es bien distinta, los Estados se han estructurado de manera que el sentir de los ciudadanos queda casi exclusivamente relegado a cuando se producen las correspondientes elecciones, que los políticos y sus respectivos partidos interesadamente se preocupan por caldear con enfrentamientos, muchas veces ficticios e hipócritas, entre ellos y mediante la solicitud del voto con señuelos o falsas promesas.

El contacto con los ciudadanos pasadas las elecciones, no se produce salvo en honrosas excepciones, como en el Reino Unido, donde la circunscripción electoral por distrito es mucho más cercana a las personas, lo que obliga a los partidos políticos a presentar a candidatos con mucho arraigo y aceptación en la Sociedad.

En España, con circunscripción provincial, son solo conocidos los cabezas de candidatura y casi exclusivamente durante las campañas electorales. Al terminar éstas y hasta las siguientes elecciones, la gran mayoría pasan a engrosar las listas del anonimato, pero eso sí, haciendo dócilmente méritos ante los jerarcas o mandamases para que les sigan teniendo en cuenta en las siguientes legislaturas.

En consecuencia, se ha creado una preocupante y nefasta casta que profesionalmente vive de la política. Las estructuras de los partidos políticos jerarquizadas, no permiten se produzca la necesaria renovación y menos por militantes con posiciones críticas, aunque estas sean constructivas y positivas.

La democracia ha evolucionado a peor. Los políticos y sus partidos merecidamente se han ganado el alejamiento y desprecio de cada vez más ciudadanos. Será muy difícil que la ansiada y conveniente regeneración de la vida política parta y se produzca desde los propios partidos políticos. Tendrá que ser la Sociedad, debidamente estructurada y organizada, quien la demande e imponga.

Absurdamente ningún partido político se ha hecho eco de esta demanda, que sin lugar a dudas, de llevarla a efecto y dando ejemplo, le sería electoralmente muy rentable. El PSOE con el tema de las primarias da la impresión de ser el que más lo está intentando, pero ese instrumento en teoría muy democrático en la práctica lo han desvirtuado y degradado.

En el PP es mucho peor y como se está comprobando más preocupante. Sus afiliados ante tantos casos de corrupción, fundamentalmente Gürtel y Bárcenas, por su docilidad, sumisión o conveniencia, no reaccionan dignamente para exigir explicaciones y responsabilidades a sus dirigentes, aun sabiendo que como auténticos indecentes se han venido llevando “por el desempeño del cargo orgánico”, mucho dinero en b o negro, incompatible o ilegal, por estar recibiendo al mismo tiempo sueldos institucionales.

Aunque de lo más negativo del PP desde su llegada al gobierno es la degradación que ha hecho de la misma democracia. No han dudado en secuestrar órganos públicos importantes de la sociedad para ponerlos a su disposición e intereses, como es la RTVE.

La división de poderes en España es un autentico camelo. Todo parte de los partidos políticos (más bien de sus dirigentes o caciques, ya que las afiliadas y afiliados suelen ser “meros convidados de piedra”) y es que, desde los mismos y mediante listas cerradas salen elegidos los diputados, que pasan a formar parte del poder legislativo y desde este se configura el ejecutivo, que como se viene comprobando, negativamente influye o decide en la formación del  poder judicial: Fiscalía, Consejo del Poder Judicial, Tribunal Supremo y Tribunal Constitucional.

De todas formas, los gobiernos y parlamentos están secuestrados desde los mercados y poderes económicos, que no solamente imponen condiciones en esas materias, sino que incluso, como ocurrió en los casos de Grecia e Italia, lo hicieron  imponiéndoles sus propios tecnócratas gobiernos.

Si no queremos que la democracia se siga deteriorando, esta hay que hacerla más transparente plural y participativa y para que no decaiga, si los partidos políticos no convencen y hasta que sí lo hagan, sin pretender por supuesto su desaparición, hay que implantar más facilidades para lograr un mayor protagonismo de los ciudadanos en las decisiones, mediante las ILP (Iniciativas Legislativas Populares) y que el esfuerzo debidamente organizado y las alternativas y soluciones que ofrecen a los problemas que les afectan, se vean reflejadas en las decisiones emanadas en los órganos o instituciones correspondientes.

Como así mismo el referéndum consultivo y/o decisorio debería formar parte del paisaje normal en una sociedad que se precie democrática. La democracia, no es que se haya estancado, en muchos casos ha retrocedido. La Constitución necesita amplia revisión y puesta a punto con arreglo a los tiempos que vivimos. Todo antes de que se produzca una indeseable involución.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLos pretextos y el incendio del Reichstag
Artículo siguiente(2-1)Un Madrid sin nada destacable pierde justamente en Girona y queda en una situación muy delicada
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

7 Comentarios

  1. En una democracia no hay partidos politcos ni parlamento,y las votaciones son totalmente diferentes y los cargos politicos no son votados son por sorteo.
    Creo que ya es hora de que digais las cosas como son.

  2. Me he quedado de piedra.
    En este caso, quizás el único que conozco, he podido leer un artículo de opinión que podría suscribir casi casi al 100%. Mi único desacuerdo es respecto a la frase del penúltimo párrafo “sin pretender por supuesto su desaparición”.
    Por sus acciones claramente antidemocráticas, lo cual es extensivo a los sindicatos “obreros” por sus acciones inequívocamente al servicio de los poderes económicos, deberían desaparecer, y si ello no es posible, tendrían que revisarse sus proyectos, estatutos y de modo absoluto sus dirigentes, con mucha más profundidad que la reforma necesaria a la Constitución.
    Ahora son los zorros los que guardan el gallinero.
    Mi profundo reconocimiento por tan claras y honestas ideas.

  3. Se puede decir mas alto, pero desde luego imposible mas claro. Es hora de parar esta sin-razon, o seguir mirando hacia otro lado, lo que significaria un agravio a nuestros hijos

  4. Se puede decir mas alto, pero no mas claro. Ahora se puede hacer algo, o mirar hacia otro lado con el claro perjuicio para nuestros hijos.

  5. Sr. Atalante, me alegro que coincidamos y en lo que respecta a su apreciación sobre los sindicatos, por supuesto que estoy de acuerdo con usted, pero como sus estructuras y funcionamiento en muchos casos tienen déficit democráticos y también las organizaciones: vecinales, culturales, sociales, empresariales, fundaciones, clubes y federaciones deportivas, colegios profesionales, ongs, y un largo etc, y al ser aprobadas por leyes en los parlamentos, que en determinados casos, incluso suele contemplar formulas de funcionamiento y mantenimiento a través de subvenciones públicas, es por lo que como la representación en los mismos viene dada por mediación de los partidos políticos, creí que el articulo tenía que centrarme en ellos para poder exponer la insuficiencia democrática que padecemos por parte de ésta Sociedad.

    Reciba un atento saludo

  6. Sr. Atalante, me alegro que coincidamos y en lo que respecta a su apreciación sobre los sindicatos, por supuesto que estoy de acuerdo con usted, pero como sus estructuras y funcionamiento en muchos casos tienen déficit democráticos y también las organizaciones: vecinales, culturales, sociales, empresariales, fundaciones, clubes y federaciones deportivas, colegios profesionales, ongs, y un largo etc, y al ser aprobadas por leyes en los parlamentos, que en determinados casos, incluso suele contemplar formulas de funcionamiento y mantenimiento a través de subvenciones públicas, es por lo que como la representación en los mismos viene dada por mediación de los partidos políticos, creí que el articulo tenía que centrarme en ellos para poder exponer la insuficiencia democrática que padecemos por parte de ésta Sociedad.

    Reciba un atento saludo

  7. Sr. José María, si efectivamente es muy preocupante, la situación que estamos padeciendo con ésta Sociedad tan injusta y falta de libertades, que no tiene la respuesta adecuada como consecuencia de la pasividad y sumisión de los ciudadanos, muchos deliberadamente atrapados ya que no pueden protestar contra los abusos a los que están siendo sometidos, por muchas empresas y empresarios desaprensivos que les vienen explotando con empleos mal remunerados y en precario y debido a tener que subsistir junto con sus familias, su capacidad de oposición es muy limitada.

    Estos casos de docilidad cuestan justificarlos, pero las situaciones personales y familiares pesan mucho cuando se producen.

    Lo malo es que éste tipo de comportamiento sea practicado por quienes no tienen éstos problemas y de forma activa o pasiva, con su conformismo están permitiendo que la Sociedad no sea realmente democrática y en consecuencia, se haya incrementado el poder de los fuertes con los más débiles.

    Estamos viviendo en una Sociedad peor de la que nos dejaron nuestros padres. Según las estadísticas la mitad de las horas extras no son pagadas y ya el logro de generaciones anteriores de las ocho horas laborales, tenemos que volverlo a reivindicar.

    Esperemos que más pronto que tarde se produzca una reacción desde la propia ciudadanía, que posibilite como usted bien dice que no mire para otro lado y así acabar con tantas injusticias, para dejarle a nuestros hijos una Sociedad mejor.

    Reciba un atento saludo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + once =