Los candidatos del PP, Mariano Rajoy; PSOE, Pedro Sánchez; Unidos Podemos, Pablo Iglesias; y Ciudadanos, Albert Rivera, acuden este lunes 13 de junio al único debate de los cuatro principales líderes políticos en liza para las próximas elecciones generales del 26-J. El presidente en funciones y candidato del PP se presenta en esta cita –algo a lo que no accedió en el debate televisivo previo a los comicios del pasado 20-D y sólo envió a su número dos Soraya Sáenz de Santamaría– con la idea de que el resto de candidatos aunarán sus esfuerzos por resaltar las políticas de recortes y de control del déficit que han causado una evidente fractura social durante sus cuatro años y medio de mandato.

El debate, que emitirán esta noche a partir de las 22:00 horas todas las cadenas de difusión nacional, será determinante para decantar el voto o la abstención de ese 30% de potenciales votantes que aún están indecisos. De lo que en este encuentro se diga y se proponga gravitará el resto de la campaña electoral hasta el 26-J.

Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias debatirán colocados por este orden de izquierda a derecha de la pantalla, en un formato que estará estructurado en varios bloques de duración desigual: Economía y Empleo, Políticas Sociales, Reformas Institucionales y Regeneración Democrática, Política Exterior y Pactos.

El líder de Podemos será el candidato que primero intervenga en el ‘minuto de oro’, la última intervención en este tipo de debates electorales, que cerrará el secretario general socialista, un orden que se ha establecido en un sorteo.

Organizado por la Academia de la Televisión (ATV) en colaboración con TVE, Atresmedia y Mediaset, el debate será moderado por tres periodistas, uno de cada grupo audiovisual: Ana Blanco, Vicente Vallés y Pedro Piqueras, respectivamente.

Los candidatos afrontan con tranquilidad la cita, aunque todos ellos han despejado tanto el domingo como este lunes sus agendas para prepararlo más concienzudamente.

Mariano Rajoy encara el debate con una actitud constructiva y con el objetivo de hacer una intervención “positiva y propositiva”, aunque preparado también para responder, con argumentos, a los ataques que puedan dedicarle sus rivales.

El PSOE por su parte concede importancia al debate, al ser el único de toda la campaña, pero precisan que “no es tan decisivo” porque “el riesgo de error se diluye”, y cree además que el formato “le viene bien” a Pedro Sánchez. El líder socialista sabe que en la opinión pública aún colea aquella acusación del cara a cara con Rajoy previo al 20-D cuando llamó “indecente” al candidato popular.

Pablo Iglesias encara el debate con cautela y prudencia, y espera marcar la línea y llevar la iniciativa con datos y propuestas, respondiendo con “calma” a los previsibles ataques.

El líder de Ciudadanos también lo afronta con tranquilidad, trabajando sobre todo la parte de la oratoria, y convencido de que el que más tiene que perder es Pedro Sánchez.

Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera estarán de pie, con atril y sin presencia de público general en un plató circular. La llegada al Palacio Municipal de Congresos será por orden inverso al de representación parlamentaria: Rivera, Iglesias, Sánchez y Rajoy. Y viceversa en la salida.

La señal de televisión, facilitada por la Academia, será retransmitida al menos por La 1, Antena 3, La Sexta, Telecinco, cinco emisoras autonómicas de la Forta (las de Aragón, Andalucía, Madrid, Castilla-La Mancha y Mrucia) y 13 TV, además de medios internacionales de América, Europa y Asia, con unos 500 profesionales acreditados.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × cuatro =