El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha citado a Moncloa, por separado, al líder de la oposición, Pedro Sánchez, y a su principal adversario por la derecha, Albert Rivera, para consensuar qué hacer si, como ha confirmado ya en su discurso el nuevo president de la Generalitat, los soberanistas catalanes siguen dando pasos en favor de la proclamación de la república y el independentismo.

Cuando los futuros consellers tomen posesión de su cargos, se levantará el artículo 155 de la Constitución que se aplicó en octubre por acuerdo del Senado. Aquel acuerdo establecía que la aplicación del 155 cesaría de forma automática en cuanto hubiese un nuevo Govern.

Pero el 155 se puede volver a aplicar. Y eso es lo que pretende consensuar Rajoy con Sánchez y Rivera.

Torra no descarta incluir entre los miembros de su gabinete a Jordi Turull y Josep Rull, que están en prisión provisional, y a Lluís Puig, que reside en Bruselas a la espera de la decisión sobre su extradición. Pero, según fuentes populares consultadas, esos nombramientos no estarían fuera de la ley, ya que ninguno de los tres ex consellers está inhabilitado. Tampoco se descarta que nombre conseller a Carles Puigdemont.

De momento, el líder de Ciudadanos ya ha declarado por activa y pasiva que el artículo 155 debe seguir en vigor a tenor del discurso de investidura del nuevo president.

Tiempos difíciles para el entendimiento.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorDel Abuso, la Violación y la Comisión para la Reforma del Código Penal
Artículo siguientePrimeros embargos por los préstamos universitarios
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + cuatro =