Si por algo destacamos los españoles es por saber reírnos de las situaciones adversas. El que es un momento crítico en la historia de la democracia, con la que posiblemente sea la primera moción de censura a un Presidente del Gobierno español, dejó a todos con la boca abierta al marcharse Mariano Rajoy del hemiciclo, y colocar en su lugar un bolso, el de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Las reacciones no se hicieron esperar.

Como los proverbiales tiburones ante el olor de la sangre, Twitter y las demás redes sociales se convirtieron en un hervidero por ver quién metía el dedo en la llaga más profundamente y con más acierto. Como en el momento en que se supo que Rajoy había abandonado el hemiciclo para ir a un restaurante cercano, y la especulación sobre qué estaba haciendo allí no tardó en resolverse.

El PP vive su hora más baja desde que perdiesen las elecciones frente al PSOE en 2008, más incluso que en aquel entonces por las circunstancias actuales y las sentencias de corrupción. Un imperio que se derrumba, algo que no se le escapa tampoco a los ciudadanos.

Existe aún la posibilidad de que Mariano Rajoy renuncie a la presidencia del Gobierno y acabe con la moción de censura. Algo que se tendrá que desarrollar a lo largo de la mañana de hoy y que podrán leer y seguir en Diario16. De momento, Mariano ya tiene a quién le espere, y por lo menos sabe que no estará solo una vez salga del PP.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × cinco =