El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acepta reunirse con el president de la Generalitat, Quim Torra. Por fin, desde mucho antes de la aplicación del 155, habrá una oportunidad para el diálogo que, como siempre, es cosa de dos.

Desde mucho antes de la aplicación del 155, habrá una oportunidad para el diálogo

Rajoy recoge así el guante lanzado ayer por la tarde desde Berlín por Torra y Puigdemont en el que le instaban a reunirse con el nuevo president.

“Por supuesto que voy a recibir al presidente de la Generalitat si él me lo pide”, ha expuesto Rajoy, que ha recordado que “jamás” se ha negado a citarse con el presidente catalán o el presidente de cualquier otra comunidad autónoma. “Estoy disponible para hablar, creo que es positivo que haya una reunión”, ha sentenciado un presidente del Ejecutivo que ha admitido que con Puigdemont “el diálogo no fue fácil”.

Rajoy lo ha sostenido desde la capital búlgara de Sofía, donde está de viaje oficial, pero después de asegurar que trabajará “por la concordia” ha recordado a Torra que cualquier diálogo tiene que estar “dentro de la ley”. Rajoy, que no ha querido hablar de líneas rojas, sí ha subrayado que “en Catalunya sólo puede haber un presidente, una sola legalidad y unas únicas instituciones que son las que marca la Constitución”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorDegradación democrática
Artículo siguienteAlerta de barritas de cereales que no informan de trazas de leche
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + trece =