José María Moriche, el esposo “tieso” de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, es un “mileurista” con suerte, qué duda cabe. Porque sin una cualificación profesional excelsa –técnico en rayos X– ha conseguido concatenar empleo tras empleo durante su ya abultada vida laboral sin tener casi que pasar por la taquilla del INEM, o del Servicio Andaluz de Empleo (SAE), a excepción de un año desde junio de 2012. Eso sí, dicen quienes lo conocen y lo ven a diario acudir a su puesto de trabajo (aunque hace dos días que no aparece por allí) en una oficina de la sevillana isla de la Cartuja (la misma que acogió los fastos ya lejanos del 92) que es una persona “súper sencilla”, “un tío normal”. Incluso se lleva a veces un bocadillo para comer en el trabajo. Como cualquier mileurista que se precie, vamos.

Desde que la propia presidenta de la Junta de Andalucía lo ha puesto en el primer plano de la actualidad al definirlo como “tieso”, todas las miradas han apuntado hacia este prototipo de sevillano de cabo a rabo. Bético, costalero del Cristo de las Tres Caídas de la Hermandad de la Esperanza de Triana, casado en el altar de la capilla de los Marineros en el mítico barrio hispalense, no marca la cruz en la casilla de la Iglesia en su declaración de la renta y se puede afirmar que, como buen mileurista, ha desempeñado variadas labores profesionales aunque su cualificación profesional concreta es la de auxiliar administrativo. Como tal ha cobrado por los cuestionados cursos de formación de UGT entre 700 y 1.200 euros de nómina, en palabras de su propia esposa ante la comisión de investigación parlamentaria.

boda-susana-diaz-moriche--644x362Tras desempeñar distintas labores en una ortopedia hasta el año 2003, justo un año después de casarse con Susana Díaz, comenzó a trabajar como tutor y profesor en cursos de formación del Instituto de Formación y Estudios Sociales (Ifes) de UGT, en el punto de mira de la justicia por recibir cuantiosos fondos de la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía.

Como destaca la petición del PP en la comisión de investigación parlamentaria en Andalucía por los cursos de formación, el Gobierno andaluz sigue sin aportar los expedientes, hasta 25, en los que constan los ocho millones de euros recibidos por el sindicato UGT para estos cursos de formación en los que trabajó durante casi una década el esposo de Díaz.

En plena crisis económica, el esposo de la presidenta de Andalucía encontró de nuevo trabajo tras buscar infructuosamente empleo durante un año. En abril de 2013 ficha como auxiliar administrativo por Beta Librerías, una empresa filial de la productora audiovisual ZZJ, la preferida con diferencia por Canal Sur, la radiotelevisión pública andaluza. Este grupo de librerías mantiene varios retrasos en el pago de las nóminas de sus trabajadores y acaba de cerrar uno de sus establecimientos más representativos en plena calle Sierpes de Sevilla.

También la facturación de la productora audiovisual a la televisión andaluza ha ido decreciendo sin pausa y con celeridad desde que Moriche forma parte de su plantilla. Si al comienzo de la crisis, en 2008, los índices de facturación a la Junta de Andalucía superaron los 13 millones, desde que el esposo de la presidenta andaluza forma parte de su equipo, la facturación han pasado de unos cinco millones en 2013 a poco más de tres millones en 2014. La crisis en los medios también se ha notado en esta empresa pese a la discreta presencia del esposo de Díaz en su plantilla.

En la comisión de investigación del Parlamento andaluz, la presidenta de la Junta dejó varias frases lapidarias sobre los que especulan con la posibilidad del enriquecimiento personal de su familia a costa de su relevante cargo público. “No me gusta la moda de las mujeres que no saben lo que entra en su casa; el coche, el ático o las fiestas de cumpleaños”, dijo Díaz. Y añadió: “En mi casa entra poco. Mi marido era un auxiliar administrativo; que ganaba entre 700 y 1.200 euros. Me he casado con un tieso, sí”.

“en mi casa entra poco. Me he casado con un tieso”

Pero desde el PP no se ve tan claro el asunto. “Fue curioso cuando dijo que su marido era un auxiliar administrativo que se encargaba de transportar cajas y de hacer llamadas telefónicas; todos nos preguntamos, y ella no respondió, por el hecho de que aparezca como tutor y evaluador en 46 cursos, porque eso no lo hace un auxiliar de administrativo”, subraya la secretaria general del PP andaluz, Dolores López.

Eso sí, casualidad o no, cuando en abril de 2013 Moriche ficha por la filial del grupo ZZJ su esposa ejercía como consejera de Presidencia de la Junta (puesto que ocupó entre mayo de 2012 y septiembre de 2013, cuando pasó a ser presidenta andaluza), cargo que dirigía directamente los designios de la radiotelevisión pública de Andalucía.

Ese 2013, la declaración de la renta les salió a ambos a devolver. Suerte la suya. Hacienda le devolvió a Díaz un total de 1.498,68 euros tras declarar unos ingresos totales de 63.395,92 euros. A su esposo, Hacienda le reembolsó 507,72 euros tras declarar 16.510,02 euros.

Hasta que cerró su cuenta personal en Twitter, Moriche se presentaba así: “Trianero, bético y de izquierdas. Creo en la sonrisa y la sinceridad de la gente. Amante del menudo, la sopa tomate y el huevo a la flamenca”. Y así siguen, él y su esposa, sin cambiar un ápice su estilo de vida desde su Triana natal, la presidenta y el “tieso” mileurista.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 5 =