Mariano Rajoy contrareloj

Estas palabras fueron pronunciadas delante del Senado romano por Cicerón en el año 63 a.C, evidentemente Rajoy no era el receptor de la pregunta pero, lo que no se puede negar es que está absolutamente vigente y una gran mayoría de españoles se lo pregunta. ¿Hasta cuándo, Rajoy, vas a abusar de nuestra paciencia? 

De vez en cuando leemos en las noticias que un perro ataca a su dueño; exactamente eso es lo que está haciendo desde el Gobierno el partido Popular; las urnas les han dado el relativo pero suficiente poder, (prefiero correr un “estúpido” velo y no recordar por quién han sido ayudados contra natura para tal fin), pero algo que cae de cajón es que los ciudadanos han/hemos dado el poder al PP y por tanto el PP se debe a los votantes, a los españoles que cargados de buena intención pensaron que hacían lo mejor y, como respuesta, el ejecutivo  lo único que hace es morder la mano que les da de comer, la de  los ciudadanos. ¡Qué feo! ¿no?

La solución que se impone cuando un animal ataca desmedidamente a quien le da de comer es la de sacrificarlos, y por fuerte que parezca y aplicando la metáfora, sacrifiquemos pues a quien corresponda.

Tenemos gobernantes que en su mayoría están envueltos en graves casos de corrupción y por mucho que la acción esquiva de la Justicia intente hacerlos desparecer, ahí están, hechos y pruebas sobran para demostrarlo, aunque a día de hoy estén prescritos, archivados, o porque simplemente los magistrados  han olvidado cual es su función y confunden su papel en  sala protegiendo al testigo como si de su abogado se tratara. 

Y mientras a los ciudadanos de a pie, de rodillas o incluso arrastrados, nos quieren poner un bozal como si fuéramos perros de raza peligrosa, cuando los realmente peligrosos son ellos.

Esta semana, el bozal tiene forma de interpretación de la encuesta de la EPA por parte del Gobierno de Rajoy; la lectura que hacen de los datos del paro del último mes es  traducir  en un gran éxito conseguido por las políticas de empleo del Gobierno popular, por tanto un insulto para nuestra inteligencia.

Que el paro bajó en cifra, sí, eso es un dato objetivo, pero vamos a ir un poco más allá de la aritmética: El empleo es precario, los trabajadores son pobres, los jóvenes emigran buscando porvenir fuera de España, la pobreza infantil derivada de la mala situación económica de los padres es alarmante,  las horas cotizadas son menos haciendo peligrar las pensiones de nuestros mayores, esos mayores que en gran parte están ayudando a sostener familias enteras en paro …y mientras, Rajoy tapando agujeros y vaciando la hucha que garantizaba un soporte y bienestar  para cientos de miles de españoles.

No nos pueden tapar la boca con falsas interpretaciones, no podemos callar más. Como dije en un principio, cuando un perro muerde la mano que le da de comer,  trae consigo unas consecuencias, a Rajoy le está saliendo “gratis” la involución a la que nos ha llevado a todos en derechos, libertades y bienestar.

Es hora de cambiar, es hora de salir a la calle y reivindicar lo nuestro, es hora de decir ¡basta ya!, ha llegado el momento en el que Rajoy sienta nuestro aliento en la nuca. Es hora de decirle alto y claro al Partido Popular, que ha acabado con nuestra paciencia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 5 =