Teniendo en cuenta los últimos sucesos acaecidos en Cataluña, quisiera preguntar, me urge: ¿Alguien puede entender que un guardia civil o un policía nacional perciba menos salario por su trabajo que un mosso o un ertzaina?

Se preguntará el lector cómo se ha llegado a esta situación. La clave está en los Presupuestos Generales del Estado, donde en cada legislatura que se ha constatado ausencias de mayorías absolutas (son la generalidad) para gobernar se hace necesario el apoyo de partidos minoritarios, casi siempre partidos nacionalistas que terminan por imponer unas condiciones que generan desigualdades para con el resto de las autonomías, o bien crean funcionarios de primera y de segunda con dos velocidades para conseguir avances. Mientras unos salen reforzados, otros son los grandes olvidados.

Teniendo en cuenta los últimos sucesos acaecidos en Cádiz donde un guardia civil ha resultado herido de bala durante una persecución que por poco no le cuesta su propia vida, quisiera preguntar, me urge: ¿Alguien pone en duda que un guardia civil o un policía nacional debe percibir menos salario por su trabajo que un mosso o un ertzaina?.

Esta es la realidad. Y la diferencia salarial no es poca, sin entrar en cifras sirva de ejemplo que un agente de un cuerpo autonómico o de policía local de un ayuntamiento con gran núcleo poblacional puede cobrar 36€ la hora de servicio voluntaria, un sistema aún no implantado en los cuerpos estatales.

Teniendo en cuenta el último rescate llevado a cabo por el grupo de Montaña y el Servicio Aéreo en la sierra de Gredos donde arriesgaron sus vidas para rescatar a unos senderistas, quisiera preguntar, me urge: ¿Alguien entiende que un guardia civil o un policía nacional perciba menos salario por su trabajo que un mosso o un ertzaina?

Y es que no se trata de poner de manifiesto lo bien que están algunos, sino lo mal que están otros, en este caso quienes siempre cumplen, quienes siempre están, quienes más indefensos se muestran para reivindicar sus derechos, quienes carecen del derecho de sindicación, peticiones colectivas, límites a su libertad de expresión, sin convenios colectivos, o bajo la imposibilidad de adoptar medidas de presión para poner de manifiesto sus carencias. Y las consecuencias son el despotismo y el olvido institucional a la hora de atender una justa equiparación salarial. Ni tan siquiera pedimos más, pedimos lo mismo.

Como consecuencia de los graves sucesos producidos en el mes de octubre en Cataluña, estamos siendo testigos del mayor despliegue policial de nuestra democracia. De nuevo como garantes del ordenamiento constitucional. Pero de nuevo pretenden olvidarse de las Fuerzas de Seguridad en los próximos Presupuestos Generales del Estado Y para que eso no ocurra Jusapol, una asociación creada para demandar esta equiparación salarial, ha convocado una manifestación el próximo sábado 18 de noviembre a las 11:30 en la madrileña plaza de la Puerta del Sol. Para que no se olviden de nosotros, para reclamar la equiparación salarial de los servidores públicos encargados de proteger los derechos cívicos y las libertades públicas. No será la última manifestación que se convoque para este fin, pero detrás de cada cita vendrán más y más personas para apoyar esta causa.

No queremos seguir oyendo caer tristemente la lluvia sobre los coches patrulla, mientras soportamos el riesgo, la rutina, las noches y los festivos trabajados en el servicio diario, sin que no se ponga fin a una injusta brecha salarial que ha ido creciendo año tras año, y a la que ahora todos juntos, guardias civiles, policías nacionales, con el apoyo del conjunto de la sociedad, vamos a conseguir poner fin.

Recuerda, próximo sábado a las 11:30 en la Puerta del Sol, nos vemos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorSe vende museo artístico de tapaderas de váter
Artículo siguienteMoción de censura o Vueling

Guardia civil destinado en la unidad de Tráfico de Tenerife, es el secretario de comunicación y portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria en la Guardia Civil.

Ingresó por vocación y pronto se convirtió en un luchador ingénito en la defensa de los derechos de los y las guardias civiles, para conseguir el cambio hacía una Guardia Civil plenamente democrática y del siglo XXI. Actualmente desarrollando el Trabajo Fin de Grado de Sociología, por la universidad de La Laguna, en la realización de un estudio sobre la percepción de ciudadanía de los guardias civiles y su relación con la sociedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − tres =