La Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a un hombre a quince años de prisión como autor de un delito de incendio en concurso con otro de lesiones por incendiar la vivienda de su expareja con ella y su hijo de tres años en su interior. El tribunal le aplica la agravante de parentesco y la atenuante de reparación del daño.

Además, el procesado no podrá acercarse a ellos a una distancia inferior a 500 metros ni comunicarse con ellos durante 25 años. Asimismo, la sentencia le impone una indemnización de 6.172 euros por los daños y lesiones causadas, así como el pago de las costas procesales.

La sentencia declara como probado que el procesado, que ya fue condenado anteriormente por un delito de violencia en el ámbito familiar, sobre las 5:00 horas del 2 de noviembre de 2014 se dirigió a la vivienda de su expareja situada en la localidad de Arrecife portando un bidón de gasolina que vertió sobre la puerta de entrada de la casa. Después le prendió fuego. Madre e hijo consiguieron salir del inmueble por la azotea ayudados por unos vecinos, salvando así sus vidas.

El tribunal considera acreditado que el procesado “sabía que su expareja y su hijo de tres años estaban en la casa cuando decidió prender fuego en la puerta” y que “abandonó el lugar sin preocuparse de lo que pudiera suceder”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Doce + 8 =