“A título personal voy a presentar una querella por difamación contra el señor Alfonso Guerra” es como lo anunciaba ante la prensa Quim Torra. El President de la Generalitat aseguraba que iniciaba ese proceso por las afirmaciones del que fuera vicepresidente del Gobierno que le llamó “nazi”. Torra ya le había pedido que retirara “inmediatamente” el insulto a través de las redes sociales.

Un calificativo que no sentó nada bien al President, y ya avisó a Guerra de que “jamás vuelva a utilizarlo” contra él “ni contra ningún demócrata”. Torra declaró su intención de querellarse contra Guerra tras mantener una reunión con los ex consejeros catalanes que se encuentran en Bélgica huidos de la justicia española.

Alfonso Guerra dijo en sus declaraciones a la Cadena Ser que “tenemos a un presidente de la Generalitat que habla exactamente igual que un nazi, pero decimos que es supremacista, no vaya a ser que se enfade”. Guerra, que fue vicepresidente del Gobierno socialista entre 1982 y 1991, lamentó que la posición política que él entiende que tiene Torra “ahora se toma con naturalidad”.

Tras conocer las declaraciones del ex vicepresidente de Gobierno, Quim Torra aseguró que consideraba “inadmisible que en Europa se pueda insultar a alguien calificándole de nazi y que no pase nada”.

Torra ha viajado a Waterloo para reunirse con los exconsejeros Meritxell Serret, Toni Comín y Lluís Puig, un día después de firmar un nuevo decreto de nombramiento de los nuevos consejeros que formarán su Gobierno, sustituyendo a los que se encuentran en prisión preventiva (Jordi Turull y Josep Rull) o en Bélgica (Comín y Puig), para desbloquear la toma de posesión.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez + dieciseis =