En declaraciones a Catalunya Ràdio, el nuevo president de la Generalitat, Quim Torra, se ha mostrado claro a la hora de asegurar que no tiene miedo ante la posibilidad de ser procesado, aunque también ha ofrecido “diálogo sin condiciones a Madrid en un trato bilateral”.

Torra viaja este martes a Berlín para verse con el expresident Puigdemont, con quien acabará de perfilar, entre otras cosas, la composición del nuevo Ejecutivo catalán. Será la primera sesión de una relación que se reiterará a lo largo del mandato del nuevo jefe del Govern porque, aunque Torra tomará las decisiones, “todo se hablará con Puigdemont”. De momento, el presidente investido no puede tomar posesión hasta que su nombramiento no sea publicado en el DOGC, pero ya se adelanta el primer choque con el Estado a cuenta de la composición del nuevo Ejecutivo catalán, puesto que Torra pretende restituir “a todos” los cesados por el Gobierno de Rajoy en aplicación del 155, incluidos los exconsellers encarcelados.

Ha admitido que se arrepiente de que no se hubiera mantenido la declaración unilateral de independencia (DUI) y ha considerado que quizás las fuerzas independentistas no fueron suficientemente explícitas sobre los esfuerzos que debían realizarse para sostener la ruptura con el Estado español. “Tenemos que encontrar otra manera, otra ventana de oportunidades. Si continamos firmes, esto irá bien. Tenemos que ganar”, ha añadido.

Si vamos a hacer república, vamos a hacer república, con todas sus consecuencias. Yo obedeceré al Parlament de Catalunya. Lo que a mí me importa es lo que considere el Parlament y el pueblo de Catalunya (no el Tribunal Constitucional”, ha abundado el nuevo ‘president’, dando pistas de lo que será la nueva legislatura.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl máster de Cifuentes arrastra a Casado
Artículo siguienteKote Cabezudo versus La Manada
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once − uno =