Los afectados del Banco Popular están buscando respuestas en todas las instituciones, respuestas que nadie les da porque los organismos europeos y españoles se intentan pasar la responsabilidad. Esto es lo que ha ocurrido con el Banco de España (BdE) y el Banco Central Europeo (BCE) respecto a las líneas de liquidez de urgencia (ELA) concedidas al Popular, sobre todo teniendo en cuenta que la causa principal de la presunta inviabilidad fue, precisamente, la crisis de liquidez que se provocó en el segundo trimestre de 2.017 por las actuaciones y la mala gestión de Emilio Saracho, tal y como ha reconocido la Junta Única de Resolución (JUR).

En una comunicación del BCE a un afectado a la que ha tenido acceso Diario16 se dice lo siguiente: «En lo que se refiere a su pregunta sobre el prestamista de último recurso, deseamos aclarar que actualmente las normas y procedimientos aplicables a la provisión de liquidez de emergencia (ELA, en sus siglas en inglés) se recogen en el «Agreement on emergency liquidity assistance» (Acuerdo de provisión de liquidez de emergencia), que especifica asimismo el papel del Consejo de Gobierno del BCE en la provisión de liquidez de emergencia por parte de los bancos centrales nacionales (BCN) del Eurosistema. Según el acuerdo, ELA es la provisión de dinero de banco central y/o cualquier otro tipo de asistencia que pueda representar un incremento del dinero de banco central prestada por un banco central nacional (BCN) del Eurosistema a una institución financiera solvente, o a un grupo de instituciones financieras solventes, con problemas transitorios de liquidez, sin que estas operaciones se encuadren en el marco de la política monetaria única. La responsabilidad para la provisión de liquidez de emergencia reside en el ámbito nacional, es decir, las decisiones de conceder liquidez de emergencia son adoptadas por los BCN que corresponda conforme a la legislación nacional, teniendo en cuenta factores relevantes que puedan justificar la concesión de liquidez de emergencia para apoyar a una entidad con problemas transitorios de liquidez, pero solvente, que opera en su jurisdicción. Los costes y riesgos derivados de la provisión de ELA son asumidos por el BCN de que se trate. Por otra parte, el papel del Consejo de Gobierno del BCE se rige por lo dispuesto en el artículo 14.4 del Protocolo (nº 4) sobre los Estatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales y del Banco Central Europeo (los Estatutos del SEBC), que establece que «[l]os bancos centrales nacionales podrán ejercer funciones distintas de las especificadas en el presente Estatuto, a menos que el Consejo de Gobierno decida, por mayoría de dos tercios de los votos emitidos, que dichas funciones interfieren en los objetivos y tareas del SEBC. Dichas funciones se ejercerán bajo la responsabilidad de los bancos centrales nacionales y no se considerarán parte de las funciones del SEBC». En consecuencia, el Consejo de Gobierno no provee ELA ni adopta decisiones sobre la provisión de ELA a entidades de crédito concretas. Su papel se limita a evaluar si la provisión de ELA en casos específicos interferiría en los objetivos y tareas del SEBC. Como se expresa en la evaluación de inviabilidad o previsible inviabilidad, el BCE no presentó objeciones a la prestación de ELA a Banco Popular».

Sin embargo, el ex gobernador del Banco de España, Luis María Linde, afirmó en su comparecencia en el Congreso de los Diputados que, a partir de 2.000 millones de liquidez de urgencia, la responsabilidad corresponde al BCE.

Por tanto, si se están pasando la responsabilidad los unos a los otros en referencia a la concesión de la ELA del Popular, alguien está mintiendo. ¿Quién y por qué? La razón podría ser sencilla de entender. La intervención de la sexta entidad financiera española tiene ya demasiadas lagunas legales que pueden acarrear graves condenas en la Justicia, tanto la española como la europea, y el prestigio de los organismos supervisores quedaría por los suelos si se determinara que más de 305.000 familias fueron arruinadas por una mala decisión o por una mala praxis al aplicar los mecanismos de la Unión Bancaria.

Las propias instituciones europeas han reconocido que el Mecanismo Único de Resolución, que se aplicó por primera vez con el Popular, tiene demasiadas imperfecciones. Entonces, ¿por qué se aplicó si sabían que así era y que estaba pensado para aplicar en entidades con graves problemas de solvencia y no de liquidez?

En referencia a la liquidez también hay que tener en cuenta las gestiones deficientes que hizo Saracho como, por ejemplo, presentar unos colaterales que no se correspondían con la realidad del banco, tal y como reconoció Javier Alonso, subgobernador del BdE al afirmar que existían sospechas de que no se habían presentado todas las garantías de las que disponía el Popular para acceder a la ELA de 9.500 millones.

Por otro lado, el Banco de España tenía información más que suficiente como para determinar de dónde procedieron las más que probables filtraciones de información para que las entidades públicas retiraran más de 14.000 millones de euros en depósitos en los días previos a la intervención. Exactamente lo mismo que en referencia a las ofertas de ampliación de capital remitidas por Barclays y Deutsche Bank que hubieran solucionado la situación a la que Saracho había llevado a una entidad que él mismo reconoció que no tenía «ni puta idea de gestionar».

El Popular disponía de una línea abierta de liquidez de urgencia de 9.500 millones de euros y sólo se le concedieron 3.200. ¿Quién fue el responsable de que no pudiera acceder a la totalidad? ¿El Banco Central Europeo, Saracho, el Banco de España?

Si el BCE tuviera razón respecto a la normativa expuesta al afectado que se dirigió a ellos, nos encontraríamos con una responsabilidad directa del Banco de España en la caída del Popular y, por tanto, una nueva conexión de connivencia con los responsables de la operación de rescate del Santander, algo que, junto con lo publicado por Diario16 en el día de ayer, podría demostrar que el propio Estado y sus instituciones eran conniventes con dicha estrategia y, en consecuencia, partícipes del mayor Golpe de Estado financiero que se ha dado en la historia de España.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

12 Comentarios

  1. El Santander está en una situación límite de capital y el popular ha sido el salvavidas Con los más de 43000 millones que se ha embolsado con esta operación
    Por último el popular le aportará 470 millones este año de beneficio este año

  2. Decidieron matarlo para regalar los bienes al SATANder, cada minuto que pasa está más claro. Les da igual arruinar a 300.000 o a 1.000.000, eso para los implicados es lo de menos, de hecho lo único que les molestará es que nadie se cree las manipulaciones que publican en sus medios y que se les ha señalado, si pudieran ver muertos a los expoliados mejor para ellos, silencio ante sus robos. La justicia española muy bien, como con el caso falciani-botín, muy justa y muy igual para todos, etc…gran país, grandes servidores públicos.

  3. Ron y Saracho darán la cara por primera vez por el Popular

    El día 12 de julio se dibuja en rojo en el calendario que marca la historia del Banco Popular. Los dos últimos expresidentes de la entidad, Ángel Ron y Emilio Saracho, darán por primera vez la cara en público el próximo jueves para explicar la caída del banco en la comisión del Congreso de los Diputados que investiga la crisis financiera en España. Los dos expresidentes llevan sin comparecer de forma oficial desde que la Junta Única de Resolución (JUR) europea intervino la entidad el 6 de junio del año pasado ante un grave problema de liquidez. Sin embargo, muchos de los más de 300.000 antiguos accionistas del banco que perdieron todo su dinero, y sus respectivos representantes legales, se cuestionan aún si la caída fue un problema de falta de liquidez o de solvencia.
    El secretismo sobre el banco es la tónica que rodea el caso empezando por los informes confidenciales sobre la valoración de la entidad que la JUR se niega a publicar de manera completa, continuando por si la entidad tenía bien contabilizados los activos problemáticos y terminando en si hubo ocultación de pérdidas.
    Las respuestas se están haciendo esperar y, hasta ahora, la única vía para conocer qué pasó en las tripas del banco es la judicial, con la respectiva lentitud que le acompaña. El celo de los antiguos presidentes de la entidad a dejarse ver es tal, que el propio Saracho se ha negado a acudir a los tribunales de instrucción a declarar como testigo ante las denuncias de los afectados para recuperar la inversión que realizaron en la ampliación de capital de mayo de 2016. La negativa del exbanquero de presentarse ante el juez le ha costado una multa de 500 euros. Saracho alegó ante la magistrada que acudir al tribunal socavaría su defensa en el proceso penal abierto contra él en la Audiencia Nacional.
    Su antecesor tampoco se ha prodigado demasiado en actos públicos, con la excepción de dejarse ver en algún desayuno informativo con motivo de la salida de José María Linde como gobernador del Banco de España. Precisamente, Linde ha sido el único compareciente que ha acudido dos veces a la comisión sobre la crisis financiera y el que realizó las declaraciones más severas sobre la realidad de la entidad.

    • la caída fue un problema de falta de liquidez o de solvencia.-
      La caída fue un problema de un robo planeado con los colaboracionistas, consentidores y ladrones como un individuo llamada Mariano Rajoy Brey, Luis de Guindos Jurado, Ana Patricia Botin-Sanz de Sautoula O´Shea, Sebastián Albella Amigo, y la recua:
      Joaquín Hervada Yáñez, Consejero de Administración del Banco Popular
      Luis María Linde de Castro, Gobernador del Banco de España
      Jaime Ponce Huerta, Presidente del FROB
      Elke König, Presidenta de la JUR
      Danielle Nouy Presidenta del Consejo Superior del Banco Central Europeo
      Ramón-José Quintana Aguirre Director General del Mecanismo Único de Supervisión (MUS)
      Emilio Saracho Rodríguez de Torres Presidente del Banco Popular
      Ángel Ron Presidente del Banco Popular
      Ignacio Sánchez Asiain Sanz Consejero Delegado del Banco Popular
      Jean Claude Juncker Presidente de la Comisión Europea
      Mario Roberto Draghi Presidente del Banco Central Europeo
      Antonio Carrascosa Director General del FROB
      Francisco Javier Garcia-Carranza Benjumea Subdirector General del B. S.
      José Antonio Álvarez Consejero Delegado de Banco Santander
      Rodrigo Echenique Gordillo Vicep
      Y alguno más.

      • como estos:
        Rodrigo Echenique Gordillo Vicepresidente del B. S. y Presidente del B. P.
        Manuel Echenique Sanjurjo socio de Uría y Menéndez despacho de abogados afines a B. S.
        Miguel Escrig Melia
        Juan Miguel Goenechea, socio del bufete Uría y Menéndez
        Víctor Matarranz, responsable de la división Wealth Management de Banco Santander.

      • todos al GARROTE me ofrezco me ofrezco voluntario para ejecutar la pena de muerte mejor ha un pago por ejecutarlos

  4. La palabra Santander ha sido pronunciada tres veces; la señora presidenta de la comisión, señora Ana María Oramas, muy bien, sabiendo compaginar la rectitud con la condescendencia.
    Este Inspector, es un mamarracho, el cual no sabe, no estaba, no era su competencia, no era su………… , es decir un falso y un hipócrita a las órdenes de quien maneja a estos inspectores de tres al cuarto.
    Y la señora que tenía que acompañarle, ya se habrá recuperado.
    Da pena, ver la comisión, una vergüenza.

  5. El BCE prohíbe a un inspector del Banco de España hablar de Popular en el Congreso

    El Banco Central Europeo (BCE) tiene poca intención de poner luz y taquígrafos sobre la crisis de Popular. El supervisor europeo no ha autorizado a Ignacio Pardo, inspector del Banco de España en la entidad entre 2008 y 2011, a compartir ante el Congreso información sobre su etapa en el BCE, donde que formó parte de su equipo de supervisión entre 2014 y 2017.

    Pardo había sido llamado a comparecer este martes ante la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera, el programa de asistencia y la quiebra de las cajas de ahorro, junto con la otra inspectora del Banco de España encargada de la entidad, Carmen Hernández, que finalmente no ha acudido.

    Tras ser llamado a declarar, el propio Pardo transmitió al Congreso las limitaciones impuestas por ambos supervisores para hablar sobre su trabajo en ellos. En supervisor español, no obstante, trasladó al Parlamento el levantamiento de ?cualquier restricción? a las manifestaciones que pudiera emitir el compareciente. El BCE hizo lo contrario, si bien dio la posibilidad a los portavoces a remitir al supervisor sus cuestiones sobre el tema.

    Esta circunstancia, en parte, ha llevado al compareciente a limitar sus declaraciones ante la comisión. Muchas de las preguntas de los grupos políticos han sido respondidas con una justificación por parte de Pardo de que no estaba en disposición de contestarlas o que desconocía el tema.

    Los grupos, por su parte, le han reprochado que les haya “toreado”, que haya sido “escurridizo”, que nos les haya “aclarado mucho” o que hayan salido de la comisión con la misma información con la que entraron. Ante los reproches, Pardo ha lamentado que sus expectativas no se hayan cumplido.

    INFORMACIONES DEL BANCO NO AJUSTADAS A LA REALIDAD

    Este coto a la transparencia contrasta con alguna de las declaraciones que ha emitido Pardo en el Congreso. En su opinión, la comunicación por parte del banco durante sus últimos meses no fue la óptima, en un contexto marcado por ?informaciones no ajustadas a la realidad?.

    El exinspector de Popular ha recordado que la crisis de liquidez de la entidad se produjo ?en unos meses de un flujo constante de noticias negativas?, especialmente desde el mes de abril, cuando Emilio Saracho llevaba dos meses siendo presidente.

    ?Ese flujo (de información) genera un nivel de desconfianza muy elevado?, ha añadido. Según ha dicho, la confianza es ?clave? para cualquier negocio, pero lo es más para la banca. Por ello, la falta de confianza llevó a una retirada masiva de depósitos.

    ?La información debe ser crucial, sobre todo en un contexto en el que vemos informaciones no ajustadas a la realidad, que se transmiten rápidamente y pueden tener impacto en el nivel de confianza?, ha apuntado Pardo. En un par de ocasiones, Pardo ha destacado la ?importancia de la comunicación? por parte de la entidad en un entorno ?en el cual noticias negativas o con cierto sesgo o no ajustadas exactamente a la realidad pueden tener repercusiones inmediatas en cuanto a nivel de confianza, sobre todo en aquellas entidades en las que existen ciertas vulnerabilidades o problemas estructurales?.

    EL CONGRESO ANALIZA LA CRISIS DE POPULAR

    Con la intervención de Pardo, esta comisión ha dado comienzo a su estudio sobre la crisis de Popular. Esta misma semana desfilarán por ella las dos personas más relevantes en la crisis de Popular: los expresidentes del banco Ángel Ron y Emilio Saracho. Ambos se cruzarán en los pasillos del Congreso, pues están citados a comparecer a las 9 horas y a las 12 horas, respectivamente.

    También dará cuentas en el Parlamento esta semana Gonzalo Sánchez, presidente de PwC España. Esta compañía fue la auditora de Popular durante sus últimos años y fue la responsable de la reexpresión de las cuentas de 2016 de Popular, que se comunicó al mercado ya bajo la presidencia de Emilio Saracho. De hecho, el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) solicitó a la firma información sobre esta reexpresión.

    El actual presidente de Popular, Rodrigo Echenique, deberá declarar, asimismo, ante esta comisión. El también vicepresidente de Santander lo hará la próxima semana, concretamente el 18 de julio.

  6. Quien colabore o dea cobijo a terroristas financieros, como nuestro Estado, debería ser responsable y tratado como a terroristas, no ???

  7. no hubo falta de solvencia y la falta de liquidez puntual fue provocada para justificar acabar con el banco.
    hubo chivatazos para retirar fondos por parte de los organismos oficiales ,tambien hubo un chivatazo de otros bancos a nivel individual para avisar a sus clientes preferentes con dinero en el popular para que retiraran su dinero del banco
    . hay que saber nombres de los que participqaron en los cortos salvajes de los tres ultimos dias
    que tambien eran instrumentos de la destruccion del banco .totalbank que ya estaba hubiera dado liquidez al banco se paralizo su venta . y la parte de wizin que tenia el popular valia un potosi
    el BCE que solto dinero sin problemas a los bancos griegos que estaban cuarenta veces peor que el popular se nego a darlo al banco popular ,de que manera intervino el BDE en que esto ocurriera ,es importante saberlo, el grado de culpabilidad
    el BDE es un delincuente habitual ,los inspectores del banco de españa se inventaron el agujero del banesto para regalarlo al santander .sus acciones son contraproducentes y producen daños a la economia española.
    habia que mantener a la gente valida del banco de españa y hechar al resto y a todo lo que huela a politica ,sus acciones son nefastas .
    otro ejemplo de su desastrosa planificacion fue la venta de las reservas de oro del banco de españa en el peor momento perdiendo miles de millones ,hay que hacer una limpia a fondo y quitar a los comisarios politicos de turno
    era el 2007 cuando ocurrio el desastre del oro
    «El oro ya no es una inversión rentable», aseguraba en 2007 el entonces vicepresidente económico, Pedro Solbes, para justificar la venta de más del 32% de las reservas de este metal propiedad de nuestro país que el Banco de España había realizado en ese mismo ejercicio. La operación se sumaba a una cerrarada el año anterior, de casi otro 8%. No se puede tener más olfato inversor. En ese momento, la onza de oro cotizaba a 669 dólares; ayer a 1.508. Las crisis financiera primero, económica después, y de deuda actual han convertido el metal precioso en valor refugio por excelencia y su precio no ha parado de encadenar récord tras récord. En los cuatro años que han pasado desde que el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, con el visto bueno del Gobierno, decidiera reducir sus reservas en oro, la cotización de éste ha crecido un 125%.

    Los 4,3 millones de onzas de oro que el supervisor vendió en el año 2007 por un precio de 2.867,7 millones de dólares (2.108,6 millones de euros al cambio de ese momento), se valoran ahora en 6.471,5 millones de dólares (4.460 millones de euros al cambio de hoy), casi un 125% más si la comparación se hace en los «billetes verdes» y un 111% más en euros (teniendo en cuenta la revalorización de la moneda europea en el periodo). En cualquier caso, en sólo cuatro años, España ha perdido más de 2.350 millones de euros por vender esos activos.
    primero lor rojos durante la guerra civil nos robaron el oro de españa y mucho mas tarde los lumbreras socialistas
    ejemplo del pais de ladrones en el que vivimos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × cinco =