A pesar del optimismo oficial, la actividad económica no despegará lo suficiente como para asegurar que estamos “en la senda de la recuperación”. El sector inmobiliario sigue siendo uno de los puntales del crecimiento y sin él no hay “recuperación”. Es por eso que sus previsiones son claves para saber por dónde van a ir los derroteros este año. Pues bien, las principales consultoras advierten: será el año del frenazo en la inversión.

En el ejercicio que acaba de concluir, la inversión alcanzó los 9.000 millones de euros. Si en el presente ejercicio, esta cifra se acerca a los 8.000 nos podremos dar con un canto en los dientes. La actividad no la protagonizarán las grandes inversiones. Las socimis (Sociedades de Inversión Inmobiliaria) serán los grandes vendedores, y las rentabilidades apenas variarán.

El ladrillo firmó un buen 2016 en operaciones en materia de inversión inmobiliaria. Pero no fue tan bueno como se cerró 2015 cuando se alcanzó una inversión cercana a los 12.000 millones de euros. Y el ejercicio que acabamos de concluir ha concluido con un volumen situado entre los 8.000 y 9.500 millones (12.000 millones si se cuentan las operaciones corporativas). El sector que más dinero atrajo fue el “retail”, es decir, los locales y centros comerciales. De entre las operaciones más importantes a resaltar destacan la venta de Diagonal Mar, del Edificio España o la compra de Torre Cepsa por parte de Amancio Ortega.

Según la consultora BNP Paribas, la inversión inmobiliaria se frenará, este año, como consecuencia de que los incentivos del Banco Central Europeo irán disminuyendo y los estímulos para la creación de empleo serán menores. Por su parte, la consultora Cushman & Wakefield prevé que las socimis jueguen un papel relevante como vendedores de propiedades inmobiliarias. Y habrá más producto en el mercado. En opinión de Oriol Barrachina, CEO de la consultora, seguirá habiendo actividad y apetito inversor.

Uno de los subsectores inmobiliarios que se beneficiará de una mayor inversión es el que vende los espacios logísticos. Está claro que, con el fuerte auge de la venta on line, las empresas dedicadas a distribución de productos van a necesitar mayores infraestructuras. Madrid y Barcelona se encuentran saturadas por lo que las consultoras advierten de la posibilidad de especulación. “La falta de oferta implicará que los inversores/promotores desarrollen promociones especulativas. La escasez de oferta también implicará un incremento de las rentas, especialmente en primera y segunda corona de la ciudad”, dicen en la consultora JLL.

En cuanto al mercado de oficinas, esta misma consultora se muestra optimista para el sector en Madrid y Barcelona. No obstante, la firma señala que este optimismo es moderado por el hecho de que “aun siendo positivas las previsiones de crecimiento y empleo, éstas no serán superiores a las del 2016, por lo que en el sector inmobiliario es esperable también un cierto nivel de continuidad, con un ligero incremento en las cifras de alquiler tanto en renta como en volumen de metros contratados ante el previsible ligero aumento de la demanda de mayor tamaño que es la que ha experimentado en el último trimestre de 2016 un crecimiento con respecto al resto del año”.

Ello hace suponer a los expertos que las rentabilidades, tanto a lo que se refiere la compra como al alquiler “apenas sufrirán variaciones” lo que supone también poca subida de los precios en el mercado.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 2 =