Te conocí un día de noviembre hace un par de años. Tuviste a bien venir a la presentación de mi libro «Reflexiones republicanas». Fue un gran honor contar con tu presencia y la de un buen número de amigas y amigos, mis hij@s y mis niet@s y mi compañera Clara que nos acompañaron.

Tu presencia dio tono y color al evento; también compromiso con las reflexiones que fueron presentadas por Antonio Miguel Carmona y la periodista Rosa Paz. También estaba Bea Talegón, nos conocimos los tres el mismo día de color rojo, amarillo y malva, como los colores de este mes de abril.

Me dirijo a ti en este día, sabiendo que no mes escuchas ni me leerás; cuando uno sale por la puerta por la que tu saliste hace un año, la existencia desaparece para nunca volver, pero el recuerdo perdura, como quedó en mi memoria tu forma de ser y actuar. Te conocí viéndote en la tele y en algún espectáculo de la noche madrileña.

No lo sabes, pero yo también fui artista «mago- ilusionista» y también anduve en la televisión de los sesenta de Boby Deglane y cuando empezaba a presentar programas el Monchito de Moreno, en saraos nocturnos y cabaretes desde bien joven. Lo que más me impactó fue verte irrumpir en la conferencia de Mariano Rajoy, con tu vestuario especial para la ocasión, con turbante amarillo, al grito de «Basta ya de homofobia en el PP».

La vida de lucha social y política, con tu derroche de generosidad, sigue siendo la lucha que mantenemos muchos hoy y te recordamos, porque la lucha por la libertad, la justicia social y la solidaridad sigue siendo necesaria.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + veinte =