No te derrumbes, no decaigas, no tires la toalla, no te preguntes cómo sería todo si hubieras optado por una soluciones en lugar de otras, no escuches a quienes te culpan. Tampoco des pábulo a los fantasmas ni a los pensamientos, las palabras o los insultos de quienes no tienen ni idea de lo que se siente cuando una mujer no solo es maltratada por su maltratador, si no y peor aún, por un sistema que en lugar de ayudar a la víctima, le pone zancadillas inexplicables.

Mírate en cada una de las mujeres, en cada niño y niña a los que con tu lucha haces más fuertes y a quien evitas pasar por el mismo calvario. Escucha el latido que vibra y bombea en cada una de las vidas a las que estás salvando con tu bravura. Arrópate con el calor de todas y cada una de las personas que aunque no te conozcan, te saben noble y están contigo. Toma nuestras manos y abrazos porque son los mismos que tú nos das al resto levantándote todos los días con la dignidad de una mujer valiente y ejemplar que compensa todo el sufrimiento con la esperanza de un final feliz.

Quiérete con la misma mirada amorosa que cada día lanzas desde el corazón y en la distancia a tus dos grandes tesoros: tus hijos. Vístete con la ternura de una madre, que como la tuya, está ahora mismo a tu lado surcando este difícil temporal para que se haga justicia. Cobijaros la una en la otra, porque aunque ahora mismo la miseria económica campe a sus anchas tras tener que dejar de cobrar tú la ayuda del RAI como mujer maltratada porque vas a estar fuera de España más de 15 días y ella la del subsidio agrario por el mismo motivo, compartís la infinita riqueza del amor más puro y absoluto.

Mientras vosotras os defendéis con estas armas, el resto: tus hermanas, amigas, compañeras, toda la gente bonita que te quiere y que el pasado 8 de marzo salimos a las calles en manada llevándote en el corazón, seguiremos luchando contigo, por ti y por todas las Juanas y los hijos de Juanas.

Te prometo querida amiga que no te dejaremos sola y que vamos a seguir remando para que el barco llegue de una vez por todas a playa dignidad y se quede allí para siempre. Te doy mi palabra de que vamos a seguir estando en el lado de la verdad y que el bando contrario no va a ganar la partida. Nosotras somos guerreras. Nosotras somos tú. Y ante ese ejército revolucionario e invencible nadie puede ganarnos por más que quiera.

Posdata: Si quieres ayudar a Juana y a sus hijos puedes hacerlo con la cantidad que estimes. Un euro, 5 o 50 son más que bien recibidos para pagar todos los gastos que jurídicamente tiene que afrontar. Las formas de hacérselo llegar son dos: Ingresando en la cuenta bancaria de Cajasur nº ES 34 0237 0714 10 9170790245 l cantidad o en https://www.gofundme.com/juana

 

Gracias de antemano por leer y difundir.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorFelipe González: “Ojalá no se le ocurra meter en la cárcel a ningún político”
Artículo siguienteEn el momento y en el lugar indicado
Es periodista, autora de Hombres por la Igualdad (Ed LoQueNoExiste) http://loquenoexiste.es/producto/hombres-por-la-igualdad/, editora y responsable de Comunicación y RR.PP. de @juanmerodio. Además es Máster en Producción Radiofónica (RNE), Biblioteconomía y Documentación (Universidad Complutense) así como Mujer y Liderazgo (Escuela Aliter). Fue becaria Erasmus y Leonardo en Roma. Ha desarrollado su carrera durante 25 años a caballo entre el periodismo, la comunicación, la organización y la presentación de eventos. Colabora con El Español, 20 minutos, Diario 16 y AgoraNews, entre otros medios. Es madre de dos hijos y cree que el liderazgo y la defensa de los derechos y los valores sociales, en especial los de las mujeres, han de partir de uno mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − nueve =