Y creíamos que la esclavitud había quedado abolida. Pero hemos conocido que hay en el mundo 45,8 millones de personas (la población española asciende a 46,42 millones), víctimas de la esclavitud. De esta miseria no nos libramos ni en España. 8.400 personas sufren la esclavitud en nuestro país, según la investigadores realizada por la Walk Free Foundation. Desde el anterior estudio hace dos años, ha habido un aumento de 10 millones de personas consideradas como esclavos modernos.

Grandes fortunas se amasaron con la esclavitud en España. Conocidas familias de hoy se enriquecieron con ese negocio. La reina María Cristina de Borbón promovió la trata de esclavos en las islas caribeñas en el siglo XIX. Leopoldo O’ Donnell, siendo capitán general de Cuba (1843-1848), ordenó una cruel represión defendiendo el negocio del que se lucraba indirectamente. Parece ser que por cada «pieza» desembarcada, recibía 51 pesos de los negreros, por lo que debió amasar hasta 500.000 pesos durante su estancia. Canovas del Castillo se opuso radicalmente a los proyectos abolicionistas que se presentaron en las Cortes entre 1869 y 1870. Los negocios eran los negocios.

La esclavitud moderna está vinculada al tráfico humano, trabajo forzado, servidumbre por deudas, explotación sexual comercial o matrimonio servil o forzado. El Índice Mundial de la Esclavitud (The Global Slavery Index), estima que España está entre los países que menos esclavos tiene, pero aún así afecta al 0,018% (unas 8.400 personas), el mismo porcentaje que en Noruega, Suiza o Alemania. Los casos mayoritarios en España son mujeres subsaharianas —especialmente nigerianas— que sufren la trata de blancas para ser explotadas en el servicio doméstico o la explotación sexual.

La forma involuntaria de servidumbre humana más absoluta es la esclavitud. El trabajo de un esclavo se obtienen por la fuerza y su persona es considerada propiedad de su dueño, que dispone de él a voluntad. El descubrimiento de América y su colonización fue una de las mayores fuentes de esclavos de la época. Se sometía a los pueblos esclavizándoles como en la época del Imperio Romano. Bartolomé de Las Casas, protector de los indios, propicio que la mano de obra se nutriera de negros al «no tener alma». África fue uno de los países de donde más esclavos se exportaron y Portugal el primer país europeo que cubrió su demanda de trabajo con la importación de esclavos.

Los factores que explican la esclavitud moderna, tienen relación con los índices de paz, democracia o derechos humanos. Un elemento que contribuye a la esclavitud moderna en Europa tiene relación con la «crisis de los refugiados», que es crisis de la humanidad. Desesperados por llegar a Europa, demandantes de asilo y migrantes se ponen en manos de traficantes para que les faciliten el paso. El informe destaca que los gitanos están «entre las poblaciones más marginadas en Europa» y con mayor riesgo de esclavitud.

El desarrollo de la conquista de América está muy ligado a la manufactura del azúcar de caña y la implantación de los ingenios azucareros. La mano de obra nativa, muy perjudicada por las enfermedades, fue siendo sustituida por los esclavos negros trasladados al continente por los primeros exploradores. Entre 1501 y 1641 llegaron a los puertos americanos cerca de 300.000 africanos. A partir de 1595 la Corona Española optó por conceder el comercio de esclavos por «asientos», para recaudar grandes rentas fiscales en todos sus puertos.

Un negocio tan lucrativo tuvo grandes defensores y grandes presiones para impedir el abolicionismo. La guerra de Cuba (1868-1878) con un marcado carácter antiesclavista y anticolonialista, motivó que la aristocracia financiera de la isla y sus potentados políticos y económicos en la península vieran la necesidad de realizar cambios sociales en las colonias. No fue hasta noviembre de 1879 cuando se presentó en el Congreso un proyecto de abolición de la esclavitud. La Ley de 13 de febrero de 1880, de abolición de la esclavitud e instauración del patronato. La ley no suponía la liberación plena, al colocar al esclavo bajo el patronato de su dueño. La legislación se completó por un real decreto de 1886, que liberó los 30 000 esclavos que quedaban.

La vulnerabilidad a la esclavitud moderna, se ve afectada por la interacción de factores relacionados con la presencia o ausencia de la protección y respeto de los derechos humanos, la seguridad física, el acceso a las necesidades de la vida, tales como alimentos, agua y atención sanitaria, y los patrones de migración, desplazamiento y conflictos. Es necesario impulsar leyes y destinar fondos suficientes para combatir la esclavitud moderna, relacionada con las diferencias sociales en el mundo.

La esclavitud es y ha sido una vergüenza de la humanidad. La Declaración Universas de los Derechos Humanos proclama que «Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas». Cúmplase, hagan cumplirlo, por dignidad y decencia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − 10 =