Como se suele decir ésta es “la pregunta del millón” y es que para llegar a su respuesta hay que analizar muchos hechos acontecidos recientemente y las repercusiones que están teniendo y podrán tener, para que el PSOE afronte su futuro inmediato de una forma o de otra, con o sin traumatismo. De entre todas las crisis que ha padecido el Partido Socialista en sus 137 años de existencia, una de las peores fue la del bochornoso espectáculo ocurrido en la reunión del Comité Federal del 01 de octubre de 2016, que ha dejado una huella muy negativa con sus consiguientes secuelas.

El daño ya está hecho, habiéndose originado una gran brecha y dos bloques antagónicos. Uno conformado por los dirigentes del Partido, estando al frente el gran jerarca Felipe González, junto a la gran baronesa y sus acólitos barones regionales y el otro por la gran mayoría de la militancia, que tiene en Pedro Sánchez como su referente y es éste como se está comprobando quien tiene ante el otro candidato reconocido Patxi López, más opciones en la pugna para lograr la secretaría general, que se elegirá mediante primarias en la segunda quincena del mes de mayo.

Falta saber si Susana Díaz se decide y postula como candidata a optar al principal cargo orgánico del Partido Socialista. Puede ser que viendo la gran aceptación que viene recibiendo Pedro Sánchez de la militancia decida no presentarse, pero lo más probable es que si lo hará y a partir de ese instante, aparte del apoyo de la (su) gestora federal que tendrá en su poder la organización y el desarrollo de las primarias y posteriormente del XXXIX Congreso Federal a celebrar los días 17 y 18 de junio, igualmente contará con el respaldo y colaboración de la gran mayoría de los “aparatos” oficiales de todos los niveles y ámbitos del Partido, disponiendo además con el apoyo de muchos de los medios de comunicación y fundamentalmente del Grupo Prisa.

Seguro que todo incidirá pero mucho tendrán que esforzarse, para que Susana Díaz pueda desbancar a Pedro Sánchez como el candidato preferido por la militancia, aunque viendo lo acontecido en el referido bochornoso Comité Federal y la forma tan burda y grotesca que emplearon para defenestrar a quien hasta ese momento era el secretario general, no cabe la menor duda que todo puede suceder incluido prácticas poco éticas o edificantes.

Éstos procesos de primarias y congreso federal, se realizaran con las actuales bases y estructuras no suficientemente democráticas. En el primero de los casos, los candidatos tienen que pasar el filtro de obtención de avales (5% de la afiliación). En consecuencia, está estructurado para que los candidatos sólo sean profesionales de la política y muy reconocidos y no se le dé la oportunidad a quienes pudiendo ser tan o más valiosos que estos, pero al no ser conocidos se ven imposibilitados para obtener los avales requeridos. Se tendría que eliminar el requisito de los avales, lo que posibilitaría la concurrencia de más candidatos y el enriquecimiento de la vida política y orgánica del PSOE, mediante el debate entre ellos defendiendo sus respectivos proyectos. Si ninguno de los candidatos obtuviera la mayoría absoluta (más del 50% de los avales o votos), tendría que producirse una segunda vuelta entre los dos primeros. Se hace necesario que el reglamento de primarias contemple igualdad de oportunidades para todos los candidatos.

En lo que respecta al congreso federal, el filtro está establecido debido a que la elección de los delegados, se hace mediante listas cerradas y en éste terreno la gran baronesa, barones regionales, provinciales e insulares, “se mueven como peces en el agua” y prácticamente imponen a sus candidatos. Por éste motivo, podría darse el caso de que si sale Pedro Sánchez elegido como secretario general por el proceso de primarias, no sea refrendado o confirmado en el mencionado XXXIX Congreso Federal, lo que significaría que su autoridad moral otorgada por el apoyo de la militancia, no le serviría de nada y es que prevalecería el voto de los 972 (cifra del último congreso) delegados a los emitidos libremente por los afiliados de entre un censo establecido de 190.000.

Si esto llegará a ocurrir la brecha entre los dos bandos sería mucho mayor y las consecuencias se agravarían considerablemente. Pedro Sánchez desde que se presentó a las primarias y las ganó el 13 de julio de 2014 debería tener las ideas muy claras, para no tener que estar dando tantos bandazos. De los candidatos actuales e igualmente si se presenta Susana Díaz, es el menos malo y el preferido, sobre todo ante la presidenta andaluza que viene suscitando mucha desconfianza y rechazo entre las afiliadas y afiliados, como así mismo en los simpatizantes socialistas (no así como apunta las encuestas entre los del Partido Popular, de quienes tiene un respaldo mayoritario).

La situación que está atravesando el PSOE es muy grave y complicada y será muy difícil hacer abstracción de todo lo sucedido. Pedro Sánchez ha sufrido las consecuencias en primera persona, con la deliberada y premeditada defenestración a la que fue sometido y posteriormente con deserciones y traiciones de sus más allegados colaboradores, siendo los casos más significativos los de Antonio Hernando y Cesar Luena. Pero los militantes también nos hemos sentido traicionados por todos los diputados “socialistas”, que del no es no pasaron a votar abstención en la investidura de Mariano Rajoy a la Presidencia del Gobierno y propiciaron que ésta se produjera. No nos vale la excusa que esgrimen del mandato que tenían del Partido por mediación de la resolución del Comité Federal y es que éste órgano es poco democrático, debido a que sus miembros (salvo muy escasas y honrosas excepciones) son elegidos (impuestos) en listas cerradas mediatizadas y condicionadas por los jerarcas y barones regionales, provinciales e insulares.

Aunque no es de esperar cambios de mucho calado y profundidad, pero esperemos que podamos decir la celebre frase: “nunca es tarde si la dicha es buena” y es la impresión que está causando con sus declaraciones de reconocimiento de errores y posibles rectificaciones Pedro Sánchez. “Las espadas entre ellos seguirán en lo alto”, pero sería preferible su victoria pues de suceder, es previsible que no se producirá ninguna desbandada o baja de militantes, algo que con toda seguridad si ocurrirá en caso de que sea Susana Díaz quien como secretaría general, coja las riendas del PSOE.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEn tiempos de postverdad
Artículo siguienteSer mujer sin ser madre
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − Ocho =