En síntesis, una arritmia es una alteración del ritmo cardíaco. Pero, para entender mejor qué es una arritmia, antes debemos saber cómo y por qué late el corazón. Los latidos del corazón ocurren como consecuencia de unos impulsos eléctricos que hacen que las aurículas y los ventrículos se contraigan de forma adecuada, sincrónica y rítmica. La frecuencia cardiaca normalmente oscila entre 60 y 100 latidos por minuto (lpm).

¿Porque y cómo late el corazón?

Si miramos el corazón de frente, en la parte superior izquierda, esta situado el denominado Nodo Sinusal, en la aurícula derecha. En ese punto es donde se genera el impulso eléctrico, que pasa a otro punto denominado Nodo auriculo-ventricular situado justo entre las aurículas y los ventrículos. Este nodo reparte el impulso eléctrico entre otras terminaciones nerviosas: Haz de His y sistema de Purkinje.

Estos impulsos eléctricos provocan que las aurículas llenas de sangre se contraigan y manden la sangre a los ventrículos que, de nuevo se contraerán y expulsaran la sangre del corazón. Este movimiento a base de contracciones y expulsiones debe de ser acompasado y manteniendo y manteniendo el mismo ritmo. Cuando ese movimiento de contracción y expulsión se interrumpe por unas decimas de segundo o, simplemente, no es rítmico estamos hablando de una Arritmia. En lugar de ser un movimiento rítmico, tenemos un movimiento arrítmico. Ahora, cambiemos la palabra movimiento por latido y lo entenderemos.

 

Causas

Entre las causas de las arritmias, hay que buscar tres motivos principales, según asegura la Fundación Española del Corazón: el impulso eléctrico no se genera adecuadamente, el impulso eléctrico se origina en un sitio erróneo; o los caminos para la conducción eléctrica están alterados.

 

Síntomas

Las arritmias pueden causar síntomas como palpitaciones, mareo, síncope, dolor torácico o pérdida de conocimiento, pero también pueden pasar inadvertidas y detectarse casualmente cuando se realizan pruebas diagnósticas.

 

Diagnóstico

Para hacer el diagnóstico es necesario demostrar que existe una alteración en la actividad eléctrica cardiaca. La prueba diagnóstica de referencia es el electrocardiograma, aunque también se puede medir la actividad eléctrica cardíaca con un Holter, que registra la actividad eléctrica cardiaca durante un periodo de tiempo de uno o más días. Cuando se sospecha que existe una arritmia relacionada con el esfuerzo físico puede realizarse una prueba de esfuerzo. Finalmente, puede estudiarse en profundidad el sistema de conducción cardiaco e intentar reproducir las arritmias mediante el llamado estudio electrofisiológico, que se realiza introduciendo unos cables en el interior del corazón, generalmente desde las venas de las piernas (vena femoral) que permiten registrar la actividad eléctrica cardiaca y estimular al corazón para reproducir arritmias.

 

Pronóstico

El pronóstico depende del tipo de arritmia y del estado del paciente.

En general, las bradiarritmias tienen un pronóstico bueno después de ser tratadas y entre las taquiarritmias, las supraventriculares tienen un pronóstico más favorable que las ventriculares.

Te aconsejamos encarecidamente que al menor síntoma de los mencionados acudas a tu médico de atención primaria o a un servicio de urgencias. No juegues con tu corazón, sólo tenemos uno. Y si contamos las veces que el corazón se contrae en un minuto y lo multiplicamos por toda una vida, tendremos una dimensión exacta de la grandiosidad de este órgano. Cuídalo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 + quince =