NO: Adverbio de negación. Se antepone al verbo para construir oraciones enunciativas negativas. En respuesta a oraciones interrogativas, se emplea para negar o rehusar.

De la definición de la RAE parece meridianamente claro el significado del adverbio NO. El PSOE lleva desde el 20D diciéndole NO al PP. Apoyar a Rajoy? NO. Gran coalición? NO. A pesar de la RAE y de las declaraciones de miembros destacados del Partido Socialista, algunos siguen dale que te pego con que ese NO repetido hasta la saciedad es de mentirijilla. A ver si a base de insistir, el NO se convierta en un Sí y problema solucionado. Volvemos a tener un villano en el escenario político y los demás se lavan las manos.

Una vuelta de tuerca más, se deposita toda la responsabilidad en el PSOE y su Secretario General: que decida Sánchez.

Parece que esto de formar gobierno o repetir las elecciones no va con ellos. Que decida Sánchez que luego ya le criticaremos.

No va con ellos lo de la responsabilidad, ni tienen nada que decir en la formación de un Gobierno de un color o de otro. Que se estrellen que ya lo utilizaremos en la próxima campaña electoral.

Esto de la política no es una cuestión nada sencilla, pero para eso están ustedes. Para ver más allá, para escuchar más allá del mundanal ruido.

Quizás deberían empezar por mirarse un poco menos el ombligo y pensar en esos ciudadanos y ciudadanas que tanto les gusta mencionar en campaña. ¡¡¡Que seguimos aquí!!¡¡¡ No hemos desaparecido después de depositar nuestro voto en las urnas!!! Seguimos intentando salir adelante como buenamente podemos, como el día después de las elecciones de diciembre y como el día después de las elecciones de junio. Si hay algo de lo que ustedes son responsables, ustedes y las decisiones que toman, es de lo mejor o peor que nos va a los que les votamos.

A estas alturas de la película, parece que si hay una batalla que se ha perdido definitivamente es la de recuperar la credibilidad y la dignidad de la política. ¿ De verdad piensan que vamos a peregrinar otra vez, por tercera vez hasta un colegio electoral para votar a quienes parecen incapaces de salir del atolladero?

Oigan, decidan una cosa u otra, pero decidan. Dejen de escurrir el bulto. Pónganse manos a la obra. Siéntense, hablen negocien, pacten o vayamos a unas terceras elecciones. Pero hagan algo. Si quieren recuperar la confianza de la ciudadanía, no cabe dejación de funciones, no cabe que “decida Sánchez”.

Compórtense a la altura de su responsabilidad, que cosas más difíciles hemos hecho. Tiren de historia y vean de lo que hemos sido capaces cuando hemos tenido políticos a la altura de las circunstancias.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × cinco =