Cuatro primas con distinto grados de capacidad intelectual propinan un “puñetazo” en toda regla al machismo imperante en la sociedad patriarcal que se resiste a la claudicación por una sociedad más justa e igualitaria. Lectura fácil, de la granadina Cristina Morales, una de las voces narrativas españolas con mayor proyección, ha obtenido el Premio Herralde de Novela que concede la editorial Anagrama.

En un piso tutelado, las protagonistas sufren en primera línea de fuego la Barcelona mestiza y opresiva de los desahucios, el paro estructural o el movimiento okupa

“Una novela-panfleto, una novela-grito, una novela-puñetazo (…) Es un campo de batalla: contra el machismo imperante, contra la opresión del sistema, contra la injusticia. Pero es también una novela que celebra el cuerpo y la sexualidad, el deseo entre mujeres, la dignidad de quien es señalada con el estigma de la incapacidad intelectual y la capacidad transgresora y revolucionaria del lenguaje”. Como siempre impactante en sus simbiosis y textos de contraportada, la nota de la editorial Anagrama ha anunciado este lunes en Barcelona la obra ganadora de la 36 edición del Herralde de Novela, dotado con 18.000 euros.

Marga, Nati, Patricia y Àngels, con distintos grados de discapacidad intelectual, son las protagonistas de la nueva novela de la autora de obras como Los combatientes, Malas palabras o Terroristas modernos. Para Juan Pablo Villalobos, miembro del jurado junto a Gonzalo Pontón, Rafa Arias, la escritora Marta Sanz y la editora de Anagrama, Sílvia Sesé, asegura que estas cuatro mujeres “son cuatro voces desternillantes que gozan de la impunidad imprescindible a toda literatura verdadera”.

En un piso tutelado, las cuatro protagonistas viven y sufren en primera línea de fuego la Barcelona mestiza y opresiva de los desahucios, el paro estructural o el movimiento okupa. La escritora y miembro del jurado Marta Sanz considera que Morales “impugna un canon de normalidad económico, social, político, moral, educativo. Y lo hace a través de una motosierra estilística que, a su vez, impugna el canon de normalidad literaria”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − catorce =