Poca o nula intención tiene Puigdemont de volver a España, al menos de momento, a juzgar por la información de publica un diario belga en el que afirman que el expresident de la Generalitat ha alquilado una amplia y confortable  mansión en el  municipio de Waterloo, a 25 kilómetros al sur de Bruselas, por la que tendrá que pagar  4.400 euros al mes. De confirmarse este extremo y  según los mensajes que cruzó con Toni Comin a través de whatsapp, Carles Puigdemont estaría dispuesto a renunciar a la independencia,  pero no a la buena vida.

Al parecer, el contrato de alquiler está a nombre de su amigo y confidente, el empresario gerundense, que lo acompaña desde que está en Bruselas,  Josep Maria Matamala,

Según informa el periódico belga L´Echo, se habrían pagado dos meses de fianza por adelantado para poder contar con las llaves de forma inmediata. La casa, de 550 metros cuadrados, dispone de seis habitaciones, tres baños, cocina con totalemente equipada, garaje con capacidad para cuatro coches y terraza de 100 metros cuadrados además de un jardín de unos 1.000 m2.

La residencia de Puigdemont en Bruselas siempre había sido una incógnita, sabíamos que vivía en un hotel de la cadena Husa Park en la que JxCat celebra todas las reuniones en Bruselas. En Navidad,  se filtró que las vacaciones las pasó en una lujosa mansión situada en Sint-Pauwels, una localidad flamenca de 4.000 habitantes, y que es propiedad de Walter Verbraeken, un millonario flamenco vinculado al partido nacionalista Nueva Alianza Flamenca (N-VA).

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + 8 =