El presidente de la Generalitat cesado y candidato el 21D por la formación política JuntsxCat, tras tratar de conseguir el respaldo europeo, responde con despecho y cree que Cataluña estaría mejor fuera de la UE.

Puigdemont  pide cuentas a Europa y le reclama que retire su apoyo “acrítico” y “a veces inmoral” al Gobierno del PP contra el proceso independentista si ellos ganan las elecciones catalanas.

Además, acusa a la Unión Europea de dar ‘carta blanca’ a Mariano Rajoy “para que le resuelva lo que para ellos es un problema” y le echa en cara que “le han dejado hacer de todo”.

El presidente cesado considera que “a lo mejor no hay mucha gente que quiera formar parte” de esta UE, “la del señor Juncker y Tajani”, y que es “tan insensible al atropello de los derechos humanos, de los derechos democráticos de una parte del territorio sólo porque una derecha postfranquista tenga interés en que sea así”.

Estas declaraciones las hace Puigdemont en una entrevista realizada para un programa del canal público israelí Canal 1 Kan, que ha realizado un reportaje sobre la situación en Cataluña.

En la entrevista, también afirma que se declara partidario de la UE y del Euro pero matiza que va a “trabajar para cambiarla” precisando que “también esta decisión la debe tomar el pueblo de Cataluña”. “No podemos dar por hecho que porque a los grandes intereses les convenga que pertenezcamos a la UE, la población esto lo va a aceptar sin ningún tipo de crítica”, puntualiza el ex President de la Generalitat.

Preguntado por el entrevistador si no descarta un “Catexit”, responde con claridad: “Los que no lo descartan son los españoles y los europeos, porque no paran de decir que vamos a quedar fuera de la UE, pero quien debe tomar esa decisión son los ciudadanos de Catalunya, como deberían tomarla libremente los otros ciudadanos de Europa. ¿Quieren ustedes pertenecer o no a esta Unión Europea? ¿Y en qué condiciones? Vamos a ver qué dice el pueblo de Cataluña”.

Así mismo, Puigdemont ha dedicado, durante la entrevista, duras palabras a la UE definiéndola como un “club de países decadentes, obsolescentes, en el que mandan unos pocos, además muy ligados a intereses económicos cada vez más discutibles” y “donde hay varias varas de medir”.

Sobre la autocrítica de los últimos días entre los independentistas, Puigdemont manifiesta que “estábamos preparados para hacer la transición nacional desde la democracia”, con una situación de “normalidad democrática, de un Estado español que acepta un referéndum y una voluntad popular”, también afirma que “jamás contemplamos otro calendario que no fuera uno muy largo”. “No esperábamos ningún reconocimiento internacional en horas, días, semanas o meses inmediatos” a la DUI.

“Es algo de cocción muy lenta”, admite Puigdemont, que razona que esa ausencia de apoyos “no prejuzga nada”. En la entrevista, Puigdemont también se manifiesta “preocupado” por la salida de empresas de Catalunya, aunque matiza que “hay que desdramatizar lo que es el diseño de una estrategia política de miedo económico”. En este sentido, alerta que “vaya muy con cuidado el Gobierno español en alentar la guerra económica con Catalunya porque las consecuencias las pagará toda España y Europa”. “Estoy convencido de que se creen de verdad el ‘antes pobre que rota’”.

Puigdemont alude también a su situación judicial planteando una “paradoja”. “Si gano las elecciones y soy investido presidente, lo que me habría llevado a ganar las elecciones es lo que me puede llevar a prisión”. “Yo creo que eso Europa no puede aceptarlo”, concluye.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Yo no veo que reniegue de Europa sino de la actual dirección de la UE. Dice nombres concretos y también interses que perjudican a los europeos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × dos =