El expresident Puigdemont ha propuesto ser elegido por el Consell de la República el próximo 18 de febrero en Bruselas.  Sería el president simbolico de la republica en el exilio, como ya adelanto Oriol Junqueras en exclusiva a Diario 16. En aquella entrevista a nuestra directora, María José Pintor: “La cuestión es si el Parlament puede investir a un diputado electo. Ahí radica un principio democrático elemental, lo que no quita que las circunstancias puedan obligar o impedir que esa presidencia sea efectiva. Y que se deba combinar una presidencia legítima, aunque simbólica, con una ejecutiva.” finalmente Puigdemont acepta presidir de forma honorifica la Generalitat, como le propuso ERC.

No obstante el número uno de JxCat propone que el mismo sea reelegido como presidente de la Generalitat el próximo 21 o el 22 de febrero desde el Parlament. Cómo está posibilidad es muy improbable, se propone que se elija a otro candidato de su lista

Como ya informamos hace días, en la reunión de Carles Puigdemont con una delegación de ERC el domingo en Bruselas y el lunes con dos diputados de la CUP, propuso la creación la creación de un Consell de la República encabezado por él mismo y cuya investidura sería el 18 de febrero mediante una asamblea de cargos electos que se celebraría en un acto en Bruselas. Está formula lo que pretende es la reinstauración del régimen presidencialista lo más fiel posible a fecha del 27 de Octubre.

En esas conversaciones que han transcendido a la prensa, el expresident puso fecha y hora para las investiduras de un doble Govern: uno en el exilio y otro en Barcelona.

Pero la segunda propuesta de Puigdemont, que plantea ser investido por el Parlament de Catalunya, en sesión de investidura para el día 21 o 22 de febrero para ser elegido también como presidente de la Generalitat, es poco problable que se produzca. Todo hace indicar que el expresident quiere que se elija a otro candidato de la lista de JxCat.

Se quiere dotar un carácter casi simbólico a la presidencia en Barcelona, convirtiendo el Parlament en un órgano “gestor de políticas públicas tensando la legalidad institucional, siguiendo las iniciativas políticas y legislativas” acordadas desde Bruselas.  Desde el Govern en Bruselas se configurarían posteriormente un “Govern real y una asamblea constituyente, la política internacional y la internacionalización de la república, el activismo internacional, el Diplocat y un think tank republicano”.

El Gobierno tiene un difícil papel ante semejantes desafíos de los soberanistas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + 11 =