El president depuesto de Cataluña, Carlos Puigdemont, ha puesto el ventilador mediático que se intuye imparable desde lo que denomina “su exilio político”. Tras la entrevista en la televisión pública belga, hoy le tocó el turno al medio británico The Guardian, donde en un artículo denuncia la “brutal ofensiva judicial para instigar el encarcelamiento masivo de independentistas en España”.

El mismo hombre que hace dos meses aseguraba en público y privado que no se presentaría como cabeza de lista a las elecciones en Cataluña, y que ahora se autodenomina el candidato en el exilio, y que salió de España rumbo a Bélgica sin ni siquiera informar a su vicepresidente depuesto para evitar la prisión y ganar tiempo, ha decidido ser la voz contra España y, para ello, ante el vacío de los Estados europeos, utiliza a los medios para poner el ventilador contra España.

El día después de quedar en libertad con medidas cautelares, el president depuesto de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha publicado un artículo en el británico The Guardian donde critica el cese de su Govern y la ofensiva judicial que, según su juicio, están sufriendo él mismo y los exconsellers por llevar a cabo el programa político mayoritario en el Parlament surgido de los comicios del 27 de septiembre de 2015.

En un artículo titulado “Esto ya no va sólo de Catalunya, va sobre la democracia misma”, Puigdemont comienza lamentando que “Catalunya es en este momento el único territorio de la Unión Europea al que se le ha denegado la ley por la que votaron sus ciudadanos; el parlamento elegido por sus ciudadanos; el presidente que eligió este parlamento; y el gobierno que este presidente nombró en el ejercicio de sus poderes”.

En este sentido, el president cesado tacha la actitud del Estado de “arbitraria, antidemocrática e ilegal” por su “brutal ofensiva judicial para instigar el encarcelamiento masivo y la criminalización de candidatos que promueven unas ideas políticas que, hace apenas dos años, obtuvieron niveles históricos de apoyo público”. “Hoy, los líderes de este proyecto democrático están acusados de rebelión y afrontan el castigo más severo del código penal español, el mismo que para cargos de terrorismo y asesinato, 30 años de cárcel”, añade, antes de concluir que “este colosal atropello judicial tendrá serias consecuencias”.

“Es por eso que seguiremos denunciando al mundo entero las graves deficiencias democráticas evidentes en España”, reafirma el texto Carles Puigdemont en el rotativo londinense. “Sin duda, lo que debe prevalecer es la voluntad de la mayoría de los ciudadanos y el respeto a los derechos fundamentales incluidos en los tratados internacionales suscritos, también, por el Reino de España”, agrega.

El president cesado justifica su desplazamiento a Bruselas por la falta de seguridad jurídica que habría sufrido en España y sostiene que seguirá defendiendo la independencia: “¿Alguien cree que el Govern catalán cesado puede esperar un juicio justo e independiente, sin presiones políticas o mediáticas? Yo no, y por ello, más allá de continuar defendiendo la legitimidad de nuestros actos políticos, defenderemos nuestro derecho a querer la independencia de Catalunya y un modelo de sociedad en el que nadie tenga miedo del poder del Estado”. “Defenderemos nuestros derechos hasta el final”, concluye.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorBeatriz Talegón y Diario 16, en el debate de TV3
Artículo siguienteEl 155 acaba con el crédito del PNV al Gobierno de Rajoy

Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible.
Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann.

Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública.

Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × tres =