Carles Puigdemont, el expresidente catalán, ha internacionalizado el conflicto independentista, y ha anunciado un gobierno en el exilio en Bélgica.

Puigdemont ha negado que su visita a la capital de Europa sea para pedir asilo político en Bélgica, como ya adelantó diario 16.

Se trataba de dilatar la defensa del expresidente y los siete exconsejeros, Joaquim Forn, Toni Comín, Dolors Bassa, Meritxell Serret, Meritxell Borràs, Lluís Puig y Clara Ponsatí, informa Claudi Pérez. Hoy se ha conocido la presencia en Bruselas de los exconsejeros (Lluís Puig y Clara Ponsatí), que le han acompañado en su su rueda de prensa.

Puigdemont a pesar de afirmar que no va a eludir la acción de la justicia, busca claramente dilatarla y obligar a la Audiencia Nacional, si quiere que comparezcan para declarar en el procedimiento, cuando sea admitido a trámite, obligarles a cursar una Orden Europea Detención (OED), al sistema judicial de Bruselas.

El expresidente ha dado la rueda de prensa en francés, inglés, español y catalán. Puigdemont ha comenzado afirmando que el viernes por la tarde, después de tener una serie de datos de una “ofensiva” del Gobierno español y una querella del fiscal presentada ayer, el Govern acordó que “priorizaría la prudencia, la seguridad y la negociación“.

Puigdemont ha dicho que todo lo ocurrido les obligó a adoptar el plan de trabajo de forma que priorizaron “evitar la violencia porque la paz y el diálogo siempre han sido una prioridad de la población catalana y del gobierno catalán”.

“Este Gobierno ha preferido garantizar que no habrá enfrentamientos, que no habrá violencia. No se puede construir la república de todos desde la violencia. (…) No se nos puede arrastrar a un escenario en el que el proyecto soberanista ha rechazado”, frase pronunciada en español por el expresidente.

Ha continuación, Puigdemont ha afirmado no haber “obligado a los funcionarios a tomar partido como colectivo”. Y que si esta actitud tiene como precio retrasar la República, lo asumiremos”.

Querella de la Fiscalía

Para Puigdemont la querella presentada por la fiscalía en la Audiencia Nacional no se sustenta jurídicamente, es una “una querella que persigue una idea y no un delito. Pide 30 años para cada uno de nosotros” ha afirmado el expresidente.

“La querella es un ejemplo de la máxima beligerancia del Gobierno español”, ha matizado Puigdemont.

Gobierno en el exilio

Puigdemont ha afirmado que parte del Gobierno catalán se ha desplazado a Bruselas de modo indefinido para poner de manifiesto el problema catalán en el corazón de Europa y para denunciar la parcialidad de la justicia. También asegura que quieren priorizar sus actuaciones en cuatro ejes, y mostrar el problema catalán en el corazón de Europa, y así “poner en evidencia la actuación del Gobierno español, denunciar la politización de la justicia española y mostrar al mundo el grave déficit democrático que existe en el Estado español”. Ha matizado.

La Segunda decisión que ha querido expresar el expresidente es que “la otra parte del Gobierno, encabezada por el vicepresidente, seguirán en Cataluña como miembros legítimos del Gobierno de Cataluña. Nunca hemos abandonado al gobierno. Es más, vamos a seguir trabajando, en virtud de nuestra estrategia de no confrontación. Vamos a seguir defendiendo que la querella es una herramienta del Estado. No vamos a escapar a la acción de la justicia, vamos a enfrentarnos a ella políticamente

Tercera decisión. Apoyar a los sindicatos y les piden que hagan todo lo posible para evitar la demolición del sistema catalán, y finalmente, afirma el expresidente, “no les dan miedo los retos democráticos, en referencia a las elecciones del próximo 21 de diciembre.

Elecciones del 21 de Diciembre

Puigdemont acepta el reto de las elecciones, “Vamos a respetar los resultados de las elecciones del 21 de diciembre, como siempre se ha hecho. Quiero hacer una pregunta al Gobierno español: ¿Va a hacer lo mismo?”, pregunta al Gobierno de Mariano Rajoy. “Quiero un compromiso claro por parte del Estado. ¿Va a respetar los resultados o no?”

“No van a conseguir que abandonemos nuestro proyecto político”, dice Puigdemont, y ha pedido un reconocimiento para cada uno de los consejeros del Gobierno, que “tienen muy presentes a su familia”, sobre todo por el “esfuerzo personal” que están haciendo.

Defensor de las instituciones catalanas  

Puigdemont se presenta con el defensor de las instituciones catalanas, “para que sea imposible que PP, Ciudadanos y PSOE desmonten las instituciones catalanas”.

No volverá a España hasta tener garantías 

Puigdemont ha afirmado que no volverá a España, y que está “buscando garantías, que, de momento, no se dan”.

Para Puigdemont, su presencia en Bruselas “No es una cuestión de política, estoy aquí para actuar con libertad y con seguridad” y añade que él y sus consejeros quieren “estar aquí como ciudadanos europeos, no hay duda de nuestro compromiso al respecto. Vamos a ver, cada día hay novedades. Hemos decidido que la mejor forma de expresarse es estar aquí en la capital de Europa“.

Puigdemont insiste en que el conflicto catalán es un problema europeo. “El Gobierno español ha decidido de forma ilegítima despojarnos de nuestra responsabilidad”, explica para quejarse de que el Estado español les ha retirado “toda la protección” policial que antes tenían. “En mi caso la han reducido”, ha dicho.

Y ha asegurado que no va a “enfrentar a mis ciudadanos a una ola de violencia, esa no es mi opción”, dice Puigdemont. “Queremos seguir trabajando como gobierno”, añade EL expresidente.

Para finalizar le preguntan cuánto tiempo se va a quedar en Bruselas, a lo que ha contestado que “depende”, de que le presten las garantías de “un proceso justo, con separación de poderes”. Si fuera así, “volveríamos de forma inmediata”, finaliza el expresidente Puigdemont.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + cuatro =