A excepción del Partido Popular, todos los partidos políticos han sido unánimes en exigir la dimisión del ministro del Interior en funciones, Jorge Fernánez Díaz, tras el escándalo de la conspiración de Interior contra los nacionalistas catalanes. Los líderes de PSOE, Podemos y Ciudadanos exigen que se vaya y que Rajoy no lo respalde como ha hecho tras conocer los hechos. También el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, considera que el ministro del Interior en funciones y candidato del PP por Barcelona a las elecciones generales debe renunciar al cargo y a su candidatura debido a las grabaciones recogidas este martes por el diario Público donde aparecen Fernández Díaz y Daniel de Alfonso, director de la Oficina Antifraude de Cataluña, en una reunión celebrada en el despacho del ministro de Interior en octubre de 2014. “Estamos ante un GAL informativo”, ha afirmado.

En estas conversaciones filtradas ahora ambos tratan sobre presuntos casos de corrupción. Entre ellos los beneficios a través de contratos públicos y subvenciones que habrían obtenido supuestamente familiares del líder de ERC, Oriol Junqueras, o negocios que salpicarían al ex conseller de CDC Felip Puig.

En declaraciones a Rac1 recogidas por Europa Press, Puigdemont ha dicho que de la presunta conspiración entre Fernández Díaz y el director de la Oficina Antifrau de Catalunya (Oac), Daniel de Alfonso, se extrae “la confirmación de una sospecha que era más que sospecha”. “Ya teníamos la sospecha y ahora está claro que ha habido un planteamiento de guerra sucia”, ha subrayado Puigdemont, que ha urgido a ambos a que den explicaciones y asuman responsabilidades.

Preguntado por si cesarán al director de la Oficina Antifrau de Catalunya (Oac), Daniel de Alfonso, ha dicho que “la responsabilidad es del Parlament” y debe ser la cámara catalana quien decida.

Puigdemont ha sostenido que aunque ve evidente que la filtración obedece a un interés de cálculo partidista, lo importante es el contenido. El presidente catalán ha criticado que “se ha ido a por Convergència desde que decidió defender un Estado independiente para Cataluña”, y ha opinado que también se debería citar al grupo de comunicación que se menciona en la conversación para que comparezca en el Parlament.

En un mensaje que ha colgado esta mañana la alcaldesa en su perfil de twitter, Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, ha subrayado que “¡Fernández Díaz tiene que dimitir!” porque es “un ministro que abusa de su poder par conspirar y fabricar pruebas contra adversarios políticos”.

En otro mensaje, el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Barcelona, ha escrito: “La cloacas del PP no tienen límite. Si Fernández Díaz ha dicho lo que hemos leído, no sólo tiene que dimitir. Tiene que ser denunciado penalmente”.

El líder de ERC y vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha pedido al presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección que dimita por presuntamente estar al tanto de la presunta conspiración entre el ministro del Interior en funciones, Fernández Díaz y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC). En declaraciones a Rac1 recogidas por Europa Press, ha dicho que es “de una maldad, mala fe y mala intención sin límites”, y ha criticado que se fabriquen pruebas falsas con fines políticos con una voluntad de encarnizamiento.

Preguntado por si se deben emprender medidas legales, ha dicho que “todas las que se puedan emprender, se tienen que emprender”, y ha añadido que debería afectar al resultado de las elecciones.

Estas conversaciones entre Fernández Díaz y el director de la OAC para pactar presuntos datos comprometedores sobre ERC y CDC ha sido una auténtica bomba en la campaña electoral en Cataluña. Ambos partidos soberanistas han reclamado la dimisión del ministro del Interior, al cual reclamaron que retire también su candidatura para las elecciones del 26-J. También exigieron que el Parlament de Cataluña, del que depende el cargo del director de Antifraude, cese inmediatamente a De Alfonso. La Cámara catalana celebra este miércoles una sesión extraordinaria para tratar en exclusiva el escándalo.

El candidato de CDC, Francesc Homs, exige la renuncia de Fernández Díaz al cargo de ministro y como candidato al considerar que «una persona que aspira a representar un escaño no puede haber participado de este tipo de persecuciones, de querer fabricar pruebas contra adversarios políticos». Homs añadió que «esto es propio de una república bananera, no de un Estado democrático y de derecho» y sostuvo que las conversaciones evidencian que «las cloacas del Estado existen» y actúan contra partidos catalanes.

Las mismas exigencias reclamó la secretaria general de ERC, Marta Rovira, quien durante un acto electoral ha acusado a Fernández Díaz y a De Alfonso de «conspirar» contra los partidos independentistas. Según la también diputada por Junts pel Sí, la grabación «constata lo que ya sabíamos, que hay un Estado que conspira constantemente contra las garantías democráticas, contra los partidos. Es una conducta aberrante en democracia. Para proteger el Estado de Derecho tienen que dimitir».

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 5 =