Catalunya Ràdio se ha desplazado a Bruselas para entrevistar a Carles Puigdemont. Como ya adelantó Diario 16, el ventilador mediático ya está en marcha. Desde Bélgica ha enviado un duro mensaje tanto a Estrasburgo, como a España, convencido que el Estado, “pasará vergüenza en los tribunales internacionales”. 

En su primera entrevista a un medio catalán desde Bruselas, Puigdemont afirmó estar “absolutamente convencido de que el Estado había preparado una ola de durísima represión, de violencia, de la que nos quería hacer responsables a la sociedad catalana, que ha demostrado una actitud impecable. No hubiera escatimado esfuerzos a llevar una ola de violencia en las calles de Barcelona y Cataluña”.

El expresident ha vuelto a retar al Estado español a aceptar los resultados de las elecciones del 21 de diciembre y otro tero a Europa, al que le ha exigido que reaccione ante “una causa de derechos humanos”, porque “se están violando los derechos humanos con los compañeros que están encarcelados” y “Europa no puede tener a todo un gobierno en la prisión o en el exilio”.

Y ha dicho que el gobierno apretó el freno tras declarar la independencia porque temía una nueva ola de represión por parte del Estado.

Puigdemont en la entrevista de esta mañana ha recordado que lo único que ha hecho el gobierno es cumplir el programa electoral con el que se presentó a las elecciones del 27-S. y que no “No recibió ninguna reclamación”. “El programa electoral decía explícitamente que en aquella legislatura habría una declaración de independencia. Hay gente en la cárcel por haber cumplido un programa electoral que el Estado ha permitido”, ha señalado.

Otro de los mensajes al Estado por parte del presidente destituido, que diga claramente si piensa prohibir que haya partidos que se presenten a las elecciones con la independencia en su programa: “Si el día 21-D, la gente que vota no sabe que puede haber opciones que no tienen derecho a aplicar su programa, España lo tiene que decir al mundo. Tiene el coraje del Estado de decirle a la UE: estos catalanes aunque voten, eso no lo tendremos en cuenta” ha retado al Gobierno.

Puigdemont considerada necesaria su labor y la de los exconsellers en Bélgica: “Por eso es necesario trabajar desde aquí, y por los catalanes a los que se les ha robado una legislatura”, mientras que “lo que sería inexplicable es que hubiéramos desaparecido”. El expresident ha llamado la atención sobre la repercusión del conflicto en Cataluña a afirmar que “nos estamos dirigiendo al mundo, y el mundo, comparta o no, escucha”.

Ha explicado que cree que las elecciones del 21 de diciembre no son un plebiscito sobre la independencia, sino más bien sobre la democracia. Puigdemont afirma que él y sus exconsellers, viven con la amenaza de la cárcel y que, con ello, el estado demuestra que prefiere que los catalanes sean españoles a la fuerza.

“Todos sabemos que podemos acabar en prisiones españolas, también nosotros si se concede la extradición. Pero esto no acaba nada, complica las cosas”. Y afirma que los catalanes nos mantendremos en España no por seducción, no por empatía, sino por obligación”.

Para el expresidente se están “violando los derechos humanos y tenemos que reclamar lo que es una verdadera anomalía en Europa. No puede tener presos políticos. No puede tener parte de un gobierno o todo en el exilio”, ha recordado.

El expresidente cree que todo terminará en la justicia europea, que le acabará dando la razón, a el y a los otros consejeros cesados. Carles Puigdemont, que acusa al gobierno español de aplicar el artículo 155 fuera de la ley.

Ha llegado a preguntar al gobierno de Mariano Rajoy, ¿de qué tiene miedo?, a continuación la avisa que “España no se puede cargar la carta de los derechos fundamentales de la UE”. Ha criticado la absoluta indiferencia que viene practicando la comunidad internacional, frente al interés a nivel mundial que ha generado la cuestión catalana. “Europa se ha cansado de decir que este es una cuestión interna”, frente a la frase, “el planeta entero informa de lo que pasa en Catalunya y en las instituciones europeas” y ha lamentado, “la más absoluta indiferencia, desconectada de lo interesa a la gente”, por parte de los gobiernos del mundo.

Puigdemont decidió proclamar la república por que “el fanatismo del gobierno español” no garantizaba a la Generalitat las condiciones que pedía para convocar elecciones.

El president ha insistido en la necesidad de concurrir a través de una “lista de país amplísima”, en la que estén “todas las sensibilidades”, desde el PDeCAT a la CUP, pasando por independientes o espacios de centro como Demòcrates, “porque si no lo combatimos, el Estado español puede ganar”, ha alertado, y “sin libertad y democracia no es posible el proyecto legítimo de cada formación, de cara a las elecciones del 21D, que ha bautizado como “elecciones de emergencia nacional”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × cuatro =